Los mejores juguetes para niños de 0 a 24 meses

Los juguetes son importantes para que el bebé pueda desarrollar su inteligencia y habilidades cognitivas, además de  conseguir mantenerlos entretenidos durante más de cinco segundos.

De los muchos que hay en el mercado, estos son los mejores juguetes que puedes comprar para cada edad y etapa.

Juguetes de 0 a 3 meses

El recién nacido apreciará los juguetes que pueda ver y oír. Su visión es algo borrosa y sólo se fijará en las cosas que estén de 20 a 40 centímetros de su vista y con colores vivos y brillantes.

Está aprendiendo a apreciar los sonidos y la música y los objetos que se mueven lentamente y emiten un sonido suave son mucho más interesantes que aquellos que son fijos y silenciosos.

  • Libros blandos: Con dibujos grandes y de colores vivos, ¡y si emiten algún sonido mejor!
  • Juguetes sensoriales: Un juguete suave que chirría cuando se presiona, le gustará.
  • Sonajeros: El bebé no podrá agarrarlo, pero se pueden sujetar a la muñeca o al tobillo para que pueda experimentar los sonidos que puede hacer el mismo.
  • Móvil de techo con sonido: a los bebés les encantan la música suave, así que un móvil en el techo de su cuna le gustará.

Juguetes de 3 a 6 meses

En estos meses, el bebé empieza a descubrir lo que puede hacer con sus propias manos. Ya puede agarrar algunos juguetes y pronto será capaz de girar sus manitas para inspeccionarlo por todos los lados.

  • Sonajero: Con sonido para que pueda mirarlo y sacudirlo.
  • Peluches y muñecos suaves: a esta edad, muchos bebés ya crean un apego a un muñeco o peluche.
  • Juguetes de goma chirriantes: todo lo que un bebé pueda estrujar y emita un sonido, suele ser popular entre este grupo de edad.
  • Juguetes de dentición: cuando el bebé tiene dolor de encías, no hay nada como un mordedor.
  • Manta de actividades: con juguetes colgantes, ruidos y sonidos que entretendrán al bebé durante horas.

Juguetes de 6-9 meses

El juego a esta edad se vuelve más intenso, ya que el bebé puede agitar con entusiasmo los juguetes. Empiezan a sentarse sin ayuda, a balancearse adelante y atrás y a gatear. Es un buen momento para ponerle en un parque infantil donde pueda jugar de manera segura.

  • Libros: la lectura se vuelve más interactiva, aunque todavía son necesarios los libros fabricados en materiales resistentes.
  • Juguetes apilables: El bebé es consciente de que puede hacer que sucedan cosas, así que este tipo de juguetes le encantará.
  • Pelotas: blanditas y con ruido para hacerlas rodar por el suelo.
  • Juguetes chirriantes: como instrumentos musicales, teléfonos de juguete y cubos de actividades que hacen ruido cuando los aprieta.
  • Juguetes con ruedas: a medida que empieza a moverse, le interesarán más los juguetes que se mueven con él.

Juguetes de 9 a 12 meses

Empieza la etapa en la que el bebé comienza a caminar, por lo que su atención se centra en juegos más interactivos. Está mejorando su capacidad para resolver problemas y comienza a entender palabras sueltas.

  • Carretillas: que sea grande y con peso, para que pueda apoyarse en ella.
  • Clasificador de formas: este es un juguete que fascinan a los bebés de esta edad, pues tienen que descubrir porque abertura tienen que introducir la pieza.
  • Teléfono de juguete: como ven a sus padres hablar por un teléfono, ellos querrán hacerlo también.
  • Bloques: los bloques le dan la oportunidad de practicar el arte de apilar y derribar.

Juguetes de 12 a 18 meses

Esta etapa es muy activa y la mayoría de los bebés están muy interesados ​​en las consecuencias de sus acciones. Debido a que su memoria es frágil, no se cansan de la repetición.

  • Bloques de construcción grandes: para que se puedan sujetar sobre una pared.
  • Clasificador de formas y juguetes apilables: son muy divertidos para aquellos que están probando sus habilidades iniciales para resolver problemas.
  • Pelotas: cualquiera que sea fácil de agarrar será un éxito.
  • Pinturas lavables: comienzan los garabatos y para ello lo mejor son las pinturas lavables.
  • Vehículos de paseo: este modo de desplazarse puede ser incluso más divertido que caminar.

Juguetes de 18 a 24 meses

A esta edad, los bebés están cada vez más entusiasmados con  su independencia, mientras que aprenden mejor el juego no estructurado.

  • Juguetes de imitación hogar y entorno: rastrillos, escobas, carros de la compra, etc., le dan la oportunidad de hacer lo que más le gusta: imitar lo que ve que hacen los mayores.
  • Instrumentos de juguete: a los niños les encanta la música y la posibilidad de crear sus propios sonidos.
  • Rompecabezas: la satisfacción de poner algo exactamente en su lugar. Tiene que tener muy pocas piezas y tiene que estar hechos de bloques gruesos y fáciles de manipular.
  • Coches eléctricos: Le encantará recorrer toda la casa y sentir la diferencia entre correr sobre una alfombra y sobre un suelo duro.

 

 

La alimentación de tu bebé mes a mes

La alimentación de un bebé no es algo que haya que dejar al azar y si eres padre primerizo, seguro que te sientes algo perdido y no sabes por dónde empezar. Por suerte, es algo que no requiere un título en nutrición.

Desde la lactancia materna o el biberón, a través de los sólidos iniciales, vamos descubrir la alimentación del bebé mes a mes.

Alimentación de 0 a 6 meses

Durante los primeros seis meses de vida, un bebé sólo necesita alimentarse con leche materna o, en su defecto, con leche de fórmula.

La leche materna contiene una mezcla única de ácidos grasos, lactosa, aminoácidos, vitaminas, minerales, enzimas y otros nutrientes que se combinan para crear la alimentación infantil perfecta. Tiene todo lo que un bebé necesita para hacer una digestión fácil, desarrollar su cerebro, crecer sano y protegerlo contra enfermedades.

Los recién nacidos deben ser amamantados cuando muestren signos de hambre como estar más alertos o activos, introducirse la mano en la boca o ponerse a llorar.

Durante las primeras semanas, los bebés deben hacer de 8 a 12 tomas al día, durante 10-15 minutos en cada pecho. Si te sacas la leche o utilizas leche de fórmula, utiliza un biberón anticólicos para evitar este trastorno.

La Asociación Española de Pediatría recomienda no darle leche de vaca hasta que el bebé tenga un año de edad, pues no contiene las vitaminas que necesita. Tampoco hay necesidad de darle agua, zumo u otros alimentos en este periodo.

Lo ideal es que la lactancia materna continúe durante al menos 12 meses, siempre y cuando tanto la madre como el bebé quieran seguir con ella.

Si vas a utilizar biberones para darle la leche, buen la tuya o la de fórmula, es aconsejable que los esterilices frecuentemente. Es una buena forma de prevenir infecciones gastrointestinales como la  gastroenteritis.

Alimentación de 6 a 8 meses

A esta edad, probablemente el bebé ya coma de 4 a 6 tomas al día, ingiriendo más cantidad que en los primeros meses.

Si le das leche de fórmula, deberá tomar de 180 a 240 ml por toma, sin sobrepasar los 950 ml al día.

A partir de los 6 meses se puede empezar a introducir alimentos sólidos, aunque la mayoría de las calorías deberían provenir de la leche materna o de fórmula.

La leche materna no contiene mucho hierro, así que es bueno empezar a introducir más hierro en su dieta con cereales. Hay que mezclarlos con suficiente leche para que la textura sea muy fina.

Empieza dándole esta mezcla 2 veces al día, solo unas cucharadas.

También puedes introducir carnes, frutas y verduras en puré. Empieza por guisantes verdes, zanahorias, patata, calabaza, manzana, peras, plátanos y melocotones. Es recomendable empezar con las verduras, pues la dulzura de la fruta puede hacer que los vegetales sean menos atractivos.

La cantidad variará entre 2 cucharadas (30 gramos) y 2 tazas (480 gramos) de frutas y verduras al día, dependiendo del tamaño del bebé y de lo bien que los tolere.

Para introducir nuevos alimentos, hay que hacerlo de uno en uno, esperando entre 2 y 3 días. De esta manera, podemos comprobar si hay alguna reacción alérgica (con signos como diarrea, erupción cutánea o vómitos).

En este periodo no le debes dar nunca miel, pues puede contener bacterias. La leche de vaca tampoco es recomendable, pues los bebés menores de 1 año tienen dificultades para digerirla. También hay que evitar los alimentos con sal o azúcar añadido.

Alimentación de 8 a 12 meses

A esta edad, puedes empezar a darle alimentos sólidos en pequeñas cantidades, además de la leche materna o de fórmula 3-4 veces al día. Tu bebé te hará saber que está listo para empezar a alimentarse agarrando la comida o la cuchara con la mano.

Estos alimentos sólidos incluyen: legumbres cocidas blandas, frutas lavadas y peladas, queso blando pasteurizado, requesón o yogur, galletas de dentición, trocitos de pan, pasta bien cocida, pequeños trozos de carne, pescado sin espinas o trozos de patata bien cocida.

Debes evitar los alimentos que pueden causar asfixia como trozos de manzana, uvas, bayas, pasas, cereales secos, salchichas, crema de cacahuete, palomitas de maíz, nueces, semillas, caramelos redondos y verduras crudas.

Alimentación de 12 a 24 meses

Pasado el año, ya se le puede dar leche entera (no desnatada o semidesnatada) de vaca, en sustitución a la leche materna o de fórmula, aunque se puede continuar amamantando si tanto tú como tu bebé lo desean.

A esta edad, el bebé debe obtener la mayor parte de las calorías y las vitaminas de las proteínas (carnes, pescados y huevos), frutas y verduras, panes y cereales y productos lácteos.

Evita los dulces, las bebidas azucaradas, la sal, las especias fuertes y los productos con cafeína, incluidos los refrescos, el café, el té y el chocolate.

 

 

La ropa imprescindible del bebé

Cuando el bebé todavía no ha nacido, es muy fácil caer en la tentación de comprar unas cuantas prendas de ropita bonita (y a menudo poco práctica) para el bebé. Sin embargo, el primer año es un torbellino de ropa que se queda pequeña rápidamente y que se mancha fácilmente. Esto hace que, al final, sólo utilizamos las prendas más prácticas.

Pero, ¿cuál es la verdaderamente imprescindible durante su primer año de vida? Vamos a verlo a continuación.

El fondo de armario básico para el bebé

Monos de una sola pieza (de 5 a 7 prendas)

Estos monos suelen valer tanto para dormir como para jugar. Son muy prácticos, especialmente al principio, ya que los bebés suelen dormir muchas horas al día y con estas prendas están arreglados en cualquier momento.

Opta por los que se abrochan por delante o por abajo para poder abrirlos rápidamente para cambiar el pañal sin tener que quitárselo por la cabeza.

Bodys básicos (de 5 a 7 prendas)

Un body es la prenda que más vas a necesitar en el armario de tu bebé, desde su nacimiento hasta sus primeros años. En los meses más fríos se utiliza como prenda interior y en el verano es el top básico perfecto para combinar con pantalones.

Los más prácticos son los que se abrochan en el cuello y en la parte de abajo, para que no tengas que quitarlos al cambiar el pañal.

Camisetas (de 4 a 6 piezas)

Su utilización es similar a los bodys. No quedan tan bien ajustados, pero tienen la ventaja de que no roza su cordón umbilical. Las que tienen broches laterales son perfectas para poner y quitar.

Leotardos o pantalones elásticos (de 5 a 7 prendas)

Algunos padres te aconsejarán no comprar nunca pantalones largos, porque el bebé los dejará pequeños demasiado rápido. Otros dirán que son esenciales, porque los calcetines nunca duran puestos.

Lo cierto es que este tipo de prendas facilitan el cambio de ropa sin tener que cambiar todo el atuendo. Prueba los de cintura elástica para que se puedan adaptar al pañal y se puedan expandir a medida que aumentan de peso.

Chaquetas y prendas exteriores (5 piezas)

Los suéteres con cremallera, chaquetas de lana y sudaderas son fáciles de poner y quitar. Las capuchas son útiles porque puedes utilizarlas como gorro cuando empiece a hacer frío. Evita las prendas con cuerdas, borlas y cintas colgantes, pues es un riesgo de asfixia.

Gorros y manoplas

Un sombrero para el sol de ala ancha en verano y un gorro que cubra sus orejas durante el invierno deberían ser suficientes. De manoplas también basta con un par, que tengan elástico en las muñecas para poder ponerlas y quitarlas fácilmente.

Calcetines o patucos

Necesitarás muchos pares de calcetines para casa y patucos para el exterior, pues los calcetines no suelen durar puestos mucho tiempo. Los patucos se pueden sujetar con velcro o con un lazo para mantenerlos fijos por más tiempo.

Zapatos

Es posible que no necesites comprar zapatos de suela dura durante los primeros 12 meses. Algunos expertos recomiendan esperar hasta que el bebé sepa andar bien para ponérselos, pues los zapatos pueden interferir en su desarrollo. Hasta entonces, puedes utilizar calcetines o patucos que tengan la suela antideslizante o un zapato con suela blanda.

Pijamas o sacos de dormir (5 a 7 piezas)

Al vestir al bebé para dormir, hay que tener en cuenta 3 cosas: la seguridad del bebé, su comodidad y la facilidad con la que puedas cambiar el pañal sucio.

Consejos a la hora de comprar ropa para el bebé

La ropa de bebé generalmente se clasifica por rango de edad (de 0 a 3 meses, de 3 a 6 meses, etc.), pero no todas las prendas tallan igual, ni todos los bebés tienen el mismo tamaño. Por ejemplo, hay muchos recién nacidos que pesas 4 kilos o más y la ropa tamaño recién nacido no le vale.

Por eso, es recomendable buscar otras pautas, como la altura o el peso para ayudarte a encontrar las prendas que mejor se adapten a tu bebé.

Los bebés recién nacidos usan varios atuendos al día debido a sus vómitos y escapes del pañal. El número de prendas que realmente necesitas depende de la cantidad de lavadoras que quieras poner en un día. Recuerda que, tanto si amamantas como si utilizas el sacaleches, tú también acabarás manchada.

Las telas naturales suaves y transpirables como el algodón son cómodas y son una buena alternativa a la ropa sintética (generalmente hecha de poliéster).

¿Te imaginas que en lugar de tener que comprar la ropa del bebé pudieras alquilarla y ahorrarte así bastante dinero? La buena noticia es que esta posibilidad existe. La mala es que, de momento, sólo es posible en Dinamarca, que es donde está la empresa que lo hace.

¡Quién sabe! Lo mismo en breve alguien de nuestro país recoge el guante y empieza a alquilar ropa de bebé.

Los mejores regalos para bebés

El nacimiento, el cumpleaños, las primeras navidades, cualquier celebración es buena para hacerle un regalo al pequeño de la casa. Aunque siendo tan pequeños se divierten más con la caja que con cualquier otra cosa que les des, hay muchas ideas divertidas y prácticas para regalarles.

Los recién nacidos necesitan juguetes brillantes simples que estimulen su mente, mientras que los bebés de más de 6 meses quieren algo un poco más interactivo. Sea lo que sea, elige algo que los mantenga contentos, les ayude a dominar sus nuevas habilidades o, por qué no, que sea práctico para la madre.

Si estás buscando el mejor regalo para un recién nacido, el juguete perfecto para un bebé de seis meses o un gran regalo que le acompañe durante su primer año, estas en el sitio correcto. A continuación, te voy a dar unas cuantas ideas para que elegir un regalo sea pan comido.

10 regalos para bebés de 0 a 12 meses

Móvil de techo con luces y sonido

Los más pequeños se duermen mejor con una armoniosa melodía, leves luces y viendo a sus muñecos preferidos. Por eso, los móviles de techo para bebés son perfectos para ayudarles a conciliar el sueño.

Set de baño

Con champú y gel de baño libre de parabenos y ftalatos y una loción para después del baño, todo lo que necesitas mantenerlo limpio sin irritaciones, ¡la hora del baño del bebé será todo un placer!

Juego de anillos apilables

Los bebés comienzan a explorar su entorno al cabo de varias semanas y los juguetes específicos para su edad les ayudan a potenciar su curiosidad, especialmente aquellos que estimulan la audición, la vista y el tacto.

Los anillos apilables son perfectos para bebés a partir de 6 meses, ya que les ayudan a aprender secuencias y a practicar su psicomotricidad. También los pueden utilizar como anillos de dentición.

Manta de actividades

La diversión de una manta de actividades no tiene fin. Colores vivos, juguetes colgantes, mordedores, instrumentos musicales y una manta suave y acolchada, se unen para crear una zona de juegos para los más pequeños.

Elige una manta que se pueda lavar en la lavadora y se pueda plegar fácilmente, para hacerle la vida más sencilla a la madre.

Cojín de lactancia

Una madre que da el pecho necesita todo tipo de apoyo, incluido un lugar cómodo para que el bebé pueda reposar durante la toma. Los cojines de lactancia son la solución perfecta, ya que se adaptan a casi todos los tamaños de cintura, vienen en varios estilos de tela y pueden lavarse fácilmente en la lavadora.

Esterilizador de biberones

Aunque este regalo lo va a aprovechar más la madre que el bebé, éste podrá disfrutar de todos los beneficios de un biberón realmente limpio. La leche es bastante difícil de limpiar, pues se cuela por todos los recovecos del biberón y si el bebé hace 5 o 6 tomas al día, la limpieza de biberones al final del día puede ser un incordio.

El esterilizador de biberones es un aparato realmente práctico para poder limpiar de forma efectiva y rápida varios biberones y tetinas a la vez.

Saco de dormir

La cuna más segura es una completamente desnuda, sin almohadas, mantas ni juguetes de peluche, por lo que un saco de dormir es la opción más inteligente y confortable para que el bebé esté arropado en las noches frescas.

Hamaca balancín

Este asiento lo tiene todo. Una música dulce, luces parpadeantes, un ligero movimiento de balanceo y hasta peluches colgantes. El bebé se quedará embelesado durante horas. Además, estará seguro y cómodo, ya que tiene un cinturón de seguridad y una almohadilla para que pueda reposar su cabeza y hombros.

Libro interactivo

Los libros son un gran regalo a cualquier edad, pero los dedos pequeños de un bebé pueden rasgar las páginas de papel. Los libros interactivos ofrece toda la diversión y el aprendizaje de un libro normal, pero sus páginas de plástico no se pueden romper tan fácilmente. La mayoría tienen varios botones para poner música o sonido, para enseñarle al bebé nuevas palabras y canciones.

Sesión de fotos

Tener una buena cámara y un bebé precioso no significa que vayas a poder sacar fotos perfectas de tu bebé en casa. Por eso, una sesión de fotos con un fotógrafo local es siempre un regalo maravilloso que dura de por vida.

La canastilla básica del recién nacido

La llegada de un recién nacido implica la creación de un ajuar con los productos básicos que va a necesitar durante sus primeros meses de vida, lo cual es emocionante y abrumador a la vez.

Si entras en cualquier tienda de bebés, encontrarás cientos de artículos que podrías necesitar, pero ¿cuáles son los que realmente necesitas?

Lo que no puede faltar en la canastilla de un bebé

Ropa

Solemos comprar la ropa antes de que el bebé nazca y normalmente optamos por la talla de 0-3 meses, pero muchos bebés recién nacidos, por su tamaño, pasan directamente a la talla de 3 meses. Como esto es algo que no podemos predecir con antelación, no está de más tener ropa de 3 meses a mano.

Para el uso diario, hay que pensar en la comodidad y la facilidad. Elige ropa suave, espaciosa y duradera que le permita al bebé moverse con comodidad.

Durante los primeros tres meses, la ropa que más vas a utilizar son los trajes de una sola pieza (pijamas o monos), bodys, pantalones elásticos, chaquetas, gorros y manoplas (en caso de que sea invierno) y calcetines o patucos. Los zapatos no los va a necesitar y los de suela dura no son recomendables.

Pañales

Ya sea que utilices pañales desechables, de tela o algo intermedio, el bebé necesitará de 10 a 12 pañales al día al principio, así que hazte con un buen cúmulo.

Si utilizas pañales desechables, compra de varias tallas y marcas, por si acaso irritan la piel de tu bebé o no es su talla. Tener una gran cantidad de toallitas húmedas a mano también es imprescindible.

Lactancia y alimentación con biberón

Si le estás amamantando y necesitas extraer la leche, un sacaleches te puede ayudar mucho y también necesitarás unas cuantas bolsas de leche para guardarla en la nevera o transportarla.

Si no le das el pecho, también  tienes muchas opciones de leches de fórmula para elegir.

Si le tienes que dar biberón, bien sea de tu propia leche como de leche de fórmula, necesitarás biberones.

Los recién nacidos empiezan utilizando biberones de 120 ml, pero también necesitarás biberones de 250 ml a medida que el bebé comience a comer más. También necesitarás al menos tantas tetinas como biberones y un par de cepillos para limpiarlos.

Si puedes comprar biberones anticólicos, mejor, así reducirás el riesgo de que tu bebé sufra los tan temidos y comunes cólicos de lactante.

Hora de dormir

Muchos padres primerizos no necesitan una cuna de inmediato, pues optan por llevar a su recién nacido a su cama. Sin embargo, es un elemento que necesitarás en algún momento, por lo que es útil comprarlo por adelantado y montarlo.

La cuna también necesita un colchón de un tamaño adecuado, un protector y de 3 a 5 sábanas. Los sacos de algodón tienen una cremallera que mantienen al bebé abrigado durante la noche, reemplazando a las mantas tradicionales.

A muchos recién nacidos les encanta que los envuelvan y los arrullos están especialmente diseñados para eso.

Hora del baño

Es posible que quieras tener una bañera pequeña para bañar a tu bebé, en vez de tener que utilizar la bañera normal. Escoge una que sea resistente y de calidad.

Busca champús y jabones «sin lágrimas» que no incluyan fragancias entre sus ingredientes. Y para secarlos, las toallas normales suelen ser demasiado grandes y rudas para un bebé, lo que mejor funciona son las capas para envolverlo y secarlo después del baño.

Chupetes, juguetes y entretenimiento

Algunos bebés aman los chupetes, otros no tanto y aunque los chupetes no sean una necesidad, para muchos padres y bebés, son esenciales. Esto es lo que dice la Asociación Española de Pediatría de ellos.

Los juguetes forman una parte importante en el desarrollo del bebé. Una manta de actividades es la mejor opción ya que puedes colocar al bebé tumbado para que juegue con los juguetes colgantes. Sonajeros, juguetes musicales y peluches son otras de las opciones.

Cuidado y salud

Entre los artículos de para el cuidado del bebé tienen que estar un aspirador nasal para limpiar la nariz congestionada del bebé, un termómetro digital, unas tijeras para uñas para recortar las uñas del bebé de manera segura y un cepillo de pelo para bebés de cerdas suaves.

Transportadores

El cochecito es imprescindible para poder pasear al bebé por la calle. Su elección dependerá de las necesidades que quieras cubrir y el tiempo que quieras utilizarlo.

Sólo asegúrate de escoger el cochecito adecuado para hacer que tu vida sea mucho más fácil.

La sillita del coche es obligatoria para que el bebé pueda viajar en coche. Siendo tan pequeño, tienes la opción de utilizar un capazo, un portabebés o una silla convertible.

 

Los mejores regalos para madres primerizas

¿Tienes una amiga, hermana o compañera de trabajo que está a punto de dar a luz o acaba de dar por primera vez? En ese caso, seguramente quieras tener un detalle con ella, pero cuando piensas en qué regalarle, tu mente solo piensa en regalos centrados en el bebé.

Al ser madre primeriza, tendrá que comprar todo lo que necesita por primera vez, ¡así que cualquier ayuda es buena! Sobre todo si lo que les regalas, le hace la vida más fácil.

En este artículo te voy a dar unas cuantas ideas de qué regalar a una madre primeriza. ¡Seguro que aciertas!

10 regalos para madres primerizas

Bolsa para pañales

Ninguna mamá debería tener que renunciar al estilo en favor de la utilidad. Y ya que va a tener que llevar los pañales a casi todas partes, puedes ayudarla a que no sienta que la bolsa de los pañales es una extensión de su propio cuerpo regalándola una bolsa funcional y con estilo.

Cojín de lactancia

No se puede poner precio a la comodidad, por eso regalar a la nueva mamá un cojín de lactancia con todas sus ventajas es una estupenda idea. Es una superficie cómoda para apoyar al bebé mientras le da el pecho y segura, con un cinturón ajustable para asegurar el cojín en su lugar.

Esterilizador de biberones

El bebé es más vulnerable a las enfermedades durante su primer año de su vida. Y si los biberones y tetinas no se limpian correctamente, te arriesgas a que las bacterias se acumulen y puedan provocar una enfermedad al bebé.

Afortunadamente, la esterilización de los biberones y tetinas es simple con el equipo adecuado. Un esterilizador de biberones podrá limpiar cualquier resto de leche, manteniendo los biberones limpios y al bebé seguro.

Mei tai portabebés

Aquellos padres que prefieren llevar a su bebé de una forma más tradicional, simple y con estilo al mismo tiempo, suelen elegir un portabebés estilo Mei Tai.

Se trata de un rectángulo de tela con cuatro tiras para anudarlo y poder llevar con seguridad al bebé. Además, ¡puedes hacerlo tu misma! Su utilización tiene muchas ventajas, incluyendo un menor riesgo del síndrome de la cabeza plana.

Collar de dentición

Los collares que se pone la madre son los mordedores favoritos del bebé. Por eso, existen los collares de dentición, fabricados con materiales seguros para que el bebé pueda chuparlos. Son el complemento perfecto para las mamás coquetas y resultan el juguete perfecto para calmar a un bebé con ganas de morder.

Contenedor de pañales

Para poder deshacerte de los pañales sucios sin que huela todo fatal, no hay mejor cosa que un contenedor para pañales. Resulta perfecto para casa. Hay varios modelos con diferentes capacidades para poder almacenar una buena cantidad de unidades.

Kit de lactancia

Si la madre tiene previsto darle el pecho a su bebé, seguramente necesitará un kit de lactancia con todo lo necesario para poder extraer la leche cuando no sea posible darle el pecho directamente.

Los kits suelen estar compuestos por un sacaleches, bolsas para leche materna, pezoneras, parches de hidrogel, discos absorbentes y cremas para el cuidado del pezón.

Trona portátil

Los papás viajeros necesitarán una trona portátil para poder colocar a sus bebés mientras comen en un restaurante o en cualquier otro sitio. Este tipo de tronas tienen la ventaja de que se acoplan a cualquier silla, se pueden plegar fácilmente para convertirse en un maletín y son seguras gracias a un cinturón de tres puntos.

Camisetas de lactancia

Una camiseta de lactancia facilita dar el pecho en público, para que sea una tarea fácil y sin tensiones.

Tienen un práctico diseño con aberturas ocultas que crean un fácil acceso al pecho, a la vez que siguen una estética moderna y actual, estilizando la figura.

Este tipo de prendas superiores son un básico para cualquier futura mamá que quiere dar el pecho.

Bolso cambiador

Como el resto de mujeres, las mamás primerizas necesitan varios bolsos. Además del de los pañales, también es necesario el bolso cambiador, con compartimentos para guardar todo lo necesario para el bebé y un cambiador para poder utilizarlo en cualquier parte.

Se puede utilizar para colocarlo en el cochecito de paseo o para llevarlo en el hombro.

Enfermedades y trastornos más comunes en bebés

Los niños pequeños enferman con bastante frecuencia. Tan pronto como se recuperan de una cosa, cogen otra.

Es como si tuvieran una diana en la espalda y todos los virus y bacterias apuntasen hacia ella.

Y en cierta manera es así. El sistema inmunológico de un bebé no ha sido expuesto a infecciones, por lo que es mucho más propenso a las enfermedades que los niños mayores y los adultos, que ya tienen inmunidad a muchos gérmenes.

Tampoco ayuda que los niños lo toquen todo y después se metan la mano en la boca. Y aunque todavía son muy pequeños para decir lo que les duele, tanto Internet como otros padres nos ayudan a identificar sus posibles dolencias.

Son bastantes las enfermedades y trastornos que puede sufir un niño pequeño, pero a continuación vamos a ver las más comunes.

Cólicos del lactante

Es el primer trastorno que aparece en un bebé. El cólico es un llanto incontrolable en un bebé saludable. Se considera cólico si el bebé tiene menos de 5 meses y llora durante más de tres horas seguidas durante tres o más días a la semana, durante al menos tres semanas. No es una enfermedad como tal, pero es una situación difícil, tanto para el bebé como para los padres.

Como no se conoce la causa concreta, tampoco hay un tratamiento específico, simplemente consejos que pueden ayudar cómo, por ejemplo, utilizar biberones anticólicos para evitar tragar aire, crear cercanía con el bebé, envolverlo en una mantita o cambiar la alimentación de la madre (si da el pecho).

Reflujo gastroesofágico

Durante los primeros meses, muchos bebés experimentan diversos grados de reflujos. Esto ocurre cuando el contenido ácido del estómago regurgita hacia el esófago, causando dolor. Es un trastorno bastante común en los bebés porque la válvula entre el esófago y el estómago es inmadura.

A menudo, se diagnostica erróneamente como cólico porque los síntomas incluyen vómitos, movimientos tales como levantar las piernas o arquear la espalda, eructos húmedos o ruidos de arcadas guturales.

Alimentarlo dándole menos cantidad, más frecuentemente, puede ayudar, ya que una menor cantidad de alimentos en el estómago disminuye el reflujo.

Esto también estimulará la producción de saliva, que neutraliza el ácido del estómago. Mantén al bebé en posición vertical durante media hora después de alimentarlo para que la gravedad retenga la comida.

Resfriado común

Con la llegada del invierno, llegan los resfriados. Fiebre leve, congestión, tos y una garganta dolorida son sus síntomas. Para mejorar este proceso, consulta al pediatra los medicamentos que puede tomar para bajar la fiebre, utiliza una solución salina para hidratar las fosas nasales y un aspirador nasal para eliminar el exceso de moco.

Virus Sincitial Respiratorio (VSR)

Este virus afecta a los pulmones y los niños menores de 2 años son los más susceptibles de sufrirlo. En la mayoría de los casos, los síntomas son similares a los de un resfriado, pero para los bebés prematuros y los niños que tienen un sistema inmune débil o una enfermedad pulmonar crónica, puede llegar a ser grave.

Llama al pediatra inmediatamente si el bebé está jadeando, respirando muy rápido o luchando por respirar, se niega a beber cualquier cosa, está extremadamente letárgico o comienza a desarrollar un matiz azulado en sus labios y en su boca.

Roséola

Lo más probable es que los síntomas de roséola de tu bebé sean tan leves que apenas los notes. Sin embargo, algunos niños tienen fiebre alta, congestión, tos y una erupción que comienza en el pecho y se va propagando.

Aunque la roséola normalmente desaparece en un plazo de una semana, acude al pediatra si la fiebre tiene un pico o dura más de tres días. Mientras tanto, para aliviar su malestar dale ibuprofeno y que no le saques de casa hasta que la erupción desaparezca.

Enfermedad boca-mano-pie

Esta enfermedad está producida por diferentes virus. Aparece principalmente durante el verano y el otoño y es altamente contagiosa, pasando de niño a niño a través del tacto, la tos, los estornudos y las heces.

Las llagas dolorosas en la boca a menudo vienen acompañadas de puntitos rojos o de ampollas rojas en las manos y plantas de los pies que duran entre siete y diez días. Si el bebé también tiene dolor, dale ibuprofeno.

Puedes aliviar su dolor de garganta con líquidos fríos, pero evita los zumos ácidos, que pueden irritar. También hay que vigilar la deshidratación, ya que las llagas de algunos niños son tan incómodas que se resisten a beber.

Sillas de coche para niños: ¿estás cumpliendo la ley?

Todos los padres queremos que nuestros hijos viajen seguros, pero los estudios demuestran que muchos sistemas de retención infantil, a menudo, no se utilizan correctamente.

Para que sean efectivos, los asientos de seguridad deben estar homologados y deben fijarse y utilizarse apropiadamente.

Debido a que la tecnología y la sociedad evolucionan constantemente, los productos tienen que mejorar para adaptarse a las nuevas necesidades y las sillas de coche no son una excepción.

Hace tan sólo unos meses que ha cambiado la normativa que regula los sistemas de retención para mejorar la seguridad de los más pequeños. ¿Conoces los cambios?

¿Cuál es la normativa vigente que regula las sillas de coche?

Hasta el 2013, a la hora de comprar la silla de niños para el coche, nos regíamos por la norma ECE R44/04 que se basaba en el peso del niño para clasificar las sillas de coche en grupos (0, 0+, 1, 2 y 3).

En el 2013 entró en vigor la norma R129 (i-Size), que en vez de guiarse por el peso, utiliza la altura del niño para simplificar la elección. Puedes consultar aquí la normativa iSize.

Esta norma consta de 3 fases:

  • 1ª Fase: Entró en vigor en el 2013 y cubre las sillas para niños desde el nacimiento hasta los 105 cm de altura (los asientos integrales, es decir, con arneses de sujeción y con sistema ISOFIX).
  • 2ª Fase: Entré en vigor en verano de 2017. Se centra en las sillas para niños de más de 100 cm, es decir, los asientos no integrales (sujetados mediante cinturón de seguridad.) Una de las novedades, es que no obliga a la utilización de ISOFIX para las sillas para niños de 100 a 150 cm. A partir de ahora será opcional. Estas nuevas sillas incluyen mejoras para la protección ante impactos laterales. Además, no se permitirá la homologación de asientos elevadores sin respaldo.
  • 3ª Fase: Esta tercera fase todavía no se ha implementado. Pero contará con las modificaciones necesarias para que se complete el cambio definitivo de una normativa a otra.

Durante los próximos años las dos normas estarán vigentes, de forma que se podrán seguir utilizando los asientos que tenemos ahora.

¿Dónde se ponen las sillas de coche?

Siempre deben ocupar los asientos de atrás, excepto en 3 casos:

  1. Si el coche no tiene asientos traseros.
  2. Si los asientos traseros están ocupados por otros niños también con sillas.
  3. Si no se pueden instalar los sistemas de retención porque el coche es demasiado pequeño.

En cualquiera de estos casos, la silla se podrá poner en la parte delantera. Hay que tener en cuenta que si va a en el sentido contrario de la marcha, hay que desconectar el airbag.

¿En qué dirección deben ir las sillas?

Siempre hay que seguir las instrucciones del fabricante para instalar las sillas, pero siempre que se pueda, deben estar orientadas en el sentido contrario a la marcha, siendo obligatorio hasta los 9 kg de peso (aprox 9-12 meses).

La nueva norma iSize garantiza que todos las sillas orientadas hacia atrás se puedan utilizar, al menos, hasta los 15 meses de edad.

¿Hasta cuándo se tienen que utilizar los sistemas de retención infantil?

Cualquier niño que no sobrepase los 135 cm de altura debe viajar con un sistema de retención adecuado a su talla y peso.

En caso de que sobrepase esa altura, ya no será obligatorio su utilización, aunque sí se recomienda seguir usándola hasta los 150 cm o los 12 años.

¿Cuál es la sanción económica en el caso de no cumplir la normativa?

No tener sillas homologadas o no llevar a los niños correctamente sentados durante los viajes en coche es una infracción grave. La sanción económica es de hasta 200 euros y la retirada de tres puntos del carné.

¿Con la nueva norma, se pueden utilizar los asientos elevadores sin respaldo?

Los asientos homologados bajo la normativa ECE R44/04 todavía pueden usarse pero, a partir de ahora, los fabricantes sólo podrán homologar los elevadores del grupo 2 que tengan respaldo.

Sólo se podrán utilizar asientos elevadores sin respaldo para el grupo 3 (de 22 a 36 kilos).

Una vez que desaparezca la norma ECE R44/04, todos los alzadores deberán llevar respaldo.

¿Tienen caducidad las sillas para coches?

Si, como cualquier producto tiene una duración determinada ya que los materiales con los que están fabricados no duran para siempre. Muchos fabricantes de sillas infantiles recomiendan no utilizarlas más de 4 o 6 años o a los primeros signos de deterioro o rotura.

 

¿Cómo elegir la silla de coche más adecuada para tu hijo?

Al elegir una silla de coche para nuestro hijo, la seguridad debe ser la prioridad. Solo hay una manera de viajar en coche con niños y es utilizando una silla de coche adecuada para su peso y altura.

Si no sabes por dónde empezar, te voy a dar algunos consejos para elegir la silla de coche más adecuada para tu hijo, tenga la edad que tenga.

Sillas del grupo 0, 0+ y 1

Desde que nace y hasta que el niño tiene aproximadamente 15 kilos de peso o 100 cm de altura (3-4 años), puede utilizar estos 3 tipos de asientos en el coche:

  • Capazo o cuco: A diferencia de los otros dos tipos de sillas, en el capazo o cuco el bebé está en una posición tumbada. Es el método de retención menos aconsejable para un bebé (salvo en bebés con problemas respiratorios) y hay que asegurarse de que esté homologado.
  • Portabebés (conocidas como sillas huevo o Maxicosi): En esta silla el bebé está colocado en una posición semi-reclinada, y se puede poner a contramarcha sin problemas. Lo bueno de estas sillas es que tienen un asa para poder darles la vuelta fácilmente e incluso adaptarlas a las sillitas de paseo.
  • Sillas convertibles: sin duda, comprar una silla convertible es una buena manera de ahorrar dinero, porque puede utilizarse durante más tiempo. El inconveniente es que no se puede coger y sacar tan fácilmente como el portabebés, por lo que tendrás que coger al bebé en brazos para moverlo.

Tanto si prefieres un portabebés, como un convertible, busca un modelo que tenga un arnés de 5 puntos (dos cintas a la altura del hombro, dos cintas a la altura de la cintura, y una cinta entre las piernas) que se une en el centro; protección lateral con un relleno o espuma que proteja los lados de la cabeza del bebé y que sea compatible con el sistema de sujeción de tu coche (cinturones de seguridad o sistema ISOFIX).

Sillas del grupo 2 y 3

Cuando el niño supera los 15 kg de peso o los 100 cm de altura (o cuando el hombro del niño está a una altura superior a la posición más alta del arnés) es el momento de pasarle a un elevador con respaldo.

A diferencia de las sillas anteriores, las de los grupos 2 y 3 utilizan el propio cinturón de seguridad del coche para sujetar tanto a la silla como al niño (algunas también utilizan el anclaje Isofix para asegurar la silla al coche).

Es por eso que, además de sujetar, estas sillas tienen que garantizar que el cinturón se asiente sobre las partes correctas del niño, aquellas que puedan soportar mayor presión (las caderas, el esternón y la clavícula), para reducir las probabilidades de sufrir una lesión.

Se pueden encontrar dos tipos de sillas:

  • Con respaldo: además de respaldo, tienen un cabezal regulable en altura para subirlo a medida que crece el niño. Lo más importante es que tengan integrado una guía para el cinturón, de manera que no se pueda desplazar a su antojo, y que tengan protecciones laterales. Esto incluye un cabezal con orejeras y soportes adicionales para aumentar la distancia entre la puerta y el niño.
  • Sin respaldo: es simplemente un elevador para que los niños estén sentados a una altura mayor y el cinturón de seguridad les llegue bien a los hombros y no les quede a la altura de la cabeza.

Con la nueva normativa i-Size, los nuevos elevadores que se fabriquen sin respaldo, sólo los podrán utilizar los niños que midan más de 125 centímetros.

La seguridad

Necesitamos que la silla para el coche sea la más segura. Para ello, primero debemos mirar su etiqueta de homologación, con la que se garantiza que se han cumplido los requisitos de seguridad que establece la normativa europea.

Es importante comprar una silla de coche nueva. La tecnología mejora constantemente, por lo que puede que el asiento que nos presten o compres de segunda mano, esté obsoleto o haya sido retirado del mercado.

El tipo de anclaje de nuestro coche

Debes tener en cuenta que no todas las sillas se adaptan a cualquier tipo de coche. Por eso, además de considerar el peso y la talla del niño, también tendrás que tener en cuenta el tipo de anclaje que tiene tu coche.

Si la silla sólo cuenta con un sistema de anclaje ISOFIX, pero tu coche no lo tiene, no te quedará más remedio que cambiar la silla por una opción que incluya la opción del cinturón.

Si quieres saber más acerca de la elección correcta de una silla de coche, en este artículo encuentras más información.

Remedios para los cólicos del lactante

Descartar las causas comunes de llanto (hambre, incomodidad o cansancio) es el primer paso para tratar a un bebé con llanto persistente como ocurre cuando sufre un cólico de lactante.

Una vez que tenemos claro que nuestro bebé sufre cólicos, tenemos que tratar de averiguar qué lo puede estar causando para así tratar de provocándolos para así tratar de evitar lo ponerle remedio.

A continuación vamos a ver cuáles son las causas más comunes de un cólico y cómo tratarlas.

Reflujo gastroesofágico

Para evitar el reflujo del bebé, hay que alimentarlo con la mitad de la cantidad habitual, haciendo el doble de tomas.

Un volumen más pequeño de alimento se digiere más rápido, por lo que hay menos tiempo para que vuelva de nuevo al esófago. El estómago del bebé es del tamaño de un puño y si le damos un biberón de 120 ml, es normal que se sature.

Hacer que expulse los gases después de cada toma también puede ayudar. Mantén al bebé erguido durante al menos media hora después de alimentarlo, frotando suavemente su espalda y su barriga hasta que eructe, ya que acostarlo puede hacer que la leche vuelva a subir más fácilmente.

Que traguen aire también puede llenar el estómago y agravar el reflujo. Los bebés no tragan tanto aire cuando toman pecho y la leche materna se digiere más rápido que las de fórmula, así que alargar la lactancia materna es muy beneficioso.

Si tienes que darle biberón, opta por los biberones anticólicos, que tienen una tetina con un orificio más pequeño para que no trague tanto aire.

Alergia a los alimentos

Del 5% al 15% de los bebés tienen alergia a la leche de vaca. Si estás dándole el pecho, examina tu dieta para ver si está relacionada con el comportamiento irritable del bebé.

Generalmente, lleva 4-6 horas que el alimento ingerido llegue al bebé con la leche, pero puede variar dependiendo de la persona, el tipo de alimento y la frecuencia de tomas.

Elimina los productos lácteos de tu dieta durante una semana para ver si hay alguna diferencia u opta por una dieta hipoalergénica.

Además de la leche y demás productos lácteos, las bebidas con cafeína, las comidas picantes, las cebollas y las verduras como el brócoli, la coliflor, la col y las coles de Bruselas pueden causar irritabilidad en el bebé.

Problemas de sobreestimulación

Los bebés irritables a menudo tienen problemas de sobreestimulación: multitudes, ruidos fuertes, sacudidas o empujones pueden molestar a algunos bebés.
Cuando empiece a quejarse, llévalo a una habitación tranquila con iluminación tenue y una cantidad mínima de estímulos. También puedes optar por darle un baño relajante.

A algunos bebés les calma un sonido constante, algo así como el ruido de un televisor sin sintonizar, la lavadora o secadora o el zumbido de un ventilador.

Problemas de sueño

Tratar con un bebé con cólicos es agotador. Y aunque es tentador dejarlo dormir tanto como quiera, esto significa que no dormirá durante la noche.

Planificar y seguir una rutina del sueño, puede ayudar a que se quede dormido por la noche, cuando el cólico es peor.

Sobrecarga del sistema

Algunos bebés simplemente necesitan evadirse del mundo y volver a un lugar de paz y tranquilidad como en el vientre materno. Cuando empiecen los lloros, prueba estos remedios reconfortantes:

Envolverlo en una manta acogedora puede ayudarle a sentirse seguro. Mucho mejor si está cerca de tu pecho, pues el ritmo de tu respiración también los calma.

Utilizar palabras tranquilizadoras o cantos repetitivos, especialmente cuando se acompañan de un movimiento rítmico suave, pueden ayudar a calmar al bebé.

A los bebés les encantan los masajes, así que no dudes en hacerle uno al tuyo. Utiliza aceite de masaje para masajear suavemente su abdomen con un movimiento circular, en el sentido de las agujas del reloj.

Muchos padres atestiguan las maravillas de un paseo en coche. El movimiento y el sonido del motor pueden adormecer al bebé, al menos por un tiempo. Otra estrategia es llevarlo de paseo en el cochecito hasta que se tranquilice.

Mecerlo imitando los movimientos en el vientre materno puede ayudarlo a calmar los cólicos: arriba y abajo, de un lado a otro lado y hacia adelante y hacia atrás.

Un columpio infantil puede hacer maravillas, dándole un movimiento constante. Y los asientos que vibran también funcionan, pues la suave sacudida puede calmar sus lágrimas.

Si nada de lo anterior funciona, coloca al bebé en un lugar seguro, y tómate un respiro de 10 minutos. ¡Lo necesitarás!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies