Category Archives for "Calienta biberones"

¿Cómo podemos calentar los biberones cuando estamos de viaje?

Si hacer las maletas para un viaje ya es de por sí estresante, preparar el equipaje con un bebé es todo un desafío.
Viajar con un bebé supone ir cargado con un equipo completo de artilugios para satisfacer todas sus necesidades.

Uno de los aspectos más importantes es su alimentación. Lo más fácil y cómodo es darle el pecho, pero si utilizas leche de fórmula o leche materna extraída, necesitarás una manera de calentarla porque ningún padre quiere darle leche fría a su hijo.

Es aquí donde comienza la búsqueda de la mejor forma de calentar los biberones estando de viaje, vayas donde vayas.

¿Cuáles son las opciones?

Opciones para calentar el biberón cuando estás de viaje

Calienta biberones de viaje

Estando de viaje, no siempre se tiene a mano una cocina o un microondas, por eso un calienta biberones portátil puede ser la mejor opción.

Este tipo de calienta biberones tienen un tamaño más pequeño para poder llevarlo cómodamente en la bolsa de viaje del niño.

Hay diferentes modelos, con diferentes características.

Unos son eléctricos y cuentan con un enchufe adaptado para utilizarlo en el automóvil, por lo que resultan perfectos para viajes en carretera. Solamente hay que añadir el agua indicada dentro e introducir el biberón. El contenido se calentará en pocos minutos a la temperatura óptima para tu bebé.

Otros calienta biberones son tipo termo, con un recipiente en el que añadir el agua caliente del termo e introducir el biberón para que se vaya calentando uniformemente. Es otra forma muy rápida de calentar la leche.

Existen también calienta biberones con una bolsa térmica y un acumulador dentro. Para utilizarlo hay que hervir el acumulador hasta que esté blando y colocarlo dentro de la bolsa térmica.

Cuando quieras calentar la leche, sólo tienes que apretar una pestaña para liberar el calor acumulado y así calentar un biberón o un potito. Lo malo de este tipo de modelo es que es de un sólo uso. Para volver a reconstituirlo hay que volver a hervirlo en una olla o utilizar un esterilizador.

Todos los modelos sirven también para calentar tarritos con potitos o papillas. Además, la mayoría de calienta biberones funcionan con casi todas las marcas de biberones y con diferentes tamaños.

Estas soluciones son prácticas y asequibles y si viajas regularmente, es la opción más cómoda para disponer de leche o la comida a la temperatura óptima para tu bebé.

Simplemente tienes que tener la precaución de llevar más de un biberón para tener recambios mientras lavas el usado.

Pedirle a un bar/restaurante que lo caliente

Si utilizas leche de fórmula, puedes pedirle al camarero de cualquier bar o restaurante que caliente el biberón en el microondas.

En el caso de la leche materna, este método de calentamiento no es el más adecuado, pues puede destruir parte de los beneficiosos nutrientes que tiene.

El método más seguro para calentar la leche materna es pedirle al camarero que caliente agua en un recipiente y sumerja el biberón para que se vaya calentando gradualmente, girándolo de vez en cuando para que el líquido se caliente homogéneamente.

Esta opción también es válida en hoteles o apartamentos que tengan microondas o vitrocerámica en la habitación.

Al igual que el método anterior es recomendable llevar varios biberones como recambio.

Utilizar un termo

Los termos de acero inoxidable mantienen calientes o fríos los líquidos que contienen durante varias horas, por lo que son una buena idea para conservar la leche caliente durante el viaje.

Simplemente hay que añadir la leche caliente dentro del termo y cerrarlo herméticamente. Cuando lo necesites, basta con añadir la leche al biberón y listo.

Generalmente, los termos tienen una gran capacidad, por lo que te servirá para varias tomas.

También hay termos específicos para comida sólida, como papillas o potitos, de tamaño más pequeño y con cuchara incluida.

Una vez utilizado, hay que lavar muy bien el termo, especialmente la boquilla, pues tiene muchos recovecos y ha estado en contacto con la leche y si no se limpia bien, puede desarrollar bacterias.

Calienta biberones: todo lo que necesitas saber

Si almacenas la leche materna en el frigorífico o en el congelador, el uso de un calienta biberones puede ayudarte a acelerar el proceso de calentamiento, proporcionando un calor uniforme y gradual para alcanzar la temperatura perfecta para tu bebé.

Si almacenas la leche materna en el frigorífico o en el congelador, el uso de un calienta biberones puede ayudarte a acelerar el proceso de calentamiento, proporcionando un calor uniforme y gradual para alcanzar la temperatura perfecta para tu bebé.

Estos aparatos son rápidos y eficientes. En menos de 5 minutos consiguen la temperatura óptima para la toma. Y si te retrasas no hay problema, ya que mantienen caliente la leche o la comida durante una hora.
La mayoría de los calienta biberones pueden calentar biberones de varios tamaños, así como tarritos de cristal (como los de los potitos).

A continuación, vamos a explicar los diferentes tipos de caliente biberones que hay y cómo funcionan para poder utilizarlos de manera segura y eficaz.

Tipos de calienta biberones

Calienta biberones eléctrico: son los más simples, pues sólo tienen una rueda para seleccionar la temperatura o la función.

Calienta biberones digital: además de su pantalla digital, cuentan con varios programas para calentar y descongelar, dependiendo del tamaño del recipiente elegido y la temperatura.

Calienta biberones de viaje: son más compactos para poder llevarlos en el bolso y suelen incluir un adaptador para poder utilizarlo en el coche.

Todos ellos utilizan agua caliente para calentar gradual y uniformemente la leche a una temperatura adecuada para tu bebé.

¿Cómo utilizar el calienta biberones?

Calentar la leche en el calienta biberones es un proceso rápido, sencillo y eficaz. Simplemente hay que seguir unos sencillos pasos:

  1. Una vez que el biberón está lleno de leche, colócalo dentro de la abertura del calentador de biberones, mientras el aparato está desenchufado y vacío.
  2. Llena la abertura con agua. Lo más probable es que el calienta biberones tenga varias indicaciones de llenado máximo (dependiendo del tamaño del biberón utilizado) que hay que respetar para que el agua no se derrame por los lados. En el caso de que el aparato tenga un depósito de agua, tendrás que llenarlo también.
  3. Enchufa el calienta biberones a una toma de corriente y selecciona la temperatura adecuada. Los calienta biberones no calientan a altas temperaturas como medida de seguridad, pero es probable que tenga dos o tres niveles diferentes de temperatura para elegir, dependiendo de las preferencias del bebé.
  4. Espera a que se caliente la leche. Tarda aproximadamente 4 minutos. La mayoría de los modelos se apagan inmediatamente al lograr la temperatura elegida y otros avisan mediante un pitido.
  5. Retira el biberón y prueba la temperatura en tu muñeca. Si la leche está demasiado caliente, deja que se enfríe durante unos minutos y escoge una temperatura más baja la próxima vez.  Lograr la temperatura óptima para tu bebé llevará varios intentos, ya que algunos prefieren la leche más fría, mientras otros la prefieren más caliente.

Funciones adicionales de los calienta biberones

Además de calentar la leche de los biberones y los tarritos, la mayoría de los modelos tiene otras útiles funciones:

Descongelación: si tienes la leche congelada, esta función la descongelará de forma segura.

Calentamiento de comida sólida: además del biberón, se puede colocar un recipiente para poder calentar la comida sólida (potitos, purés, etc.).

Esterilización: algunos modelos alcanzan la temperatura de ebullición para actuar como esterilizador y matar todos los microorganismos patógenos de los productos que estén en contacto con el bebé.

Exprimidor: algunos incluyen un accesorio exprimidor para sacar el jugo a los cítricos.

Apagado automático de seguridad: evita que el aparato se sobrecaliente, por lo que no es necesario vigilar el proceso de calentamiento.

Precauciones de uso

Hay que tener cuidado de no tocar el calienta biberones durante el ciclo de calentamiento, para no quemarnos. Al final del ciclo, hay que abrir la tapa con cuidado para evitar posibles quemaduras por el exceso de vapor o agua caliente.

También es importante no sobrepasar la línea de máximo llenado al verter el agua, pues podría salirse por los lados y estropear el aparato.

Para evitar la contaminación bacteriana, no hay que volver a recalentar la leche que ya se ha calentado.

Mantenimiento de los calienta biberones

Las piezas sueltas de plástico, se pueden lavar en el lavavajillas. Mientras que el cuerpo y el interior se pueden limpiar con un trapo húmedo.

Al utilizar agua para calentar, es posible que el calienta biberones necesite ser descalcificado ocasionalmente para evitar una obstrucción de los conductos. Para poder hacerlo es necesario utilizar un producto descalcificante apropiado y seguir al pie de la letra las instrucciones del fabricante.

Para ahorrarte la descalcificación, puedes utilizar agua destilada en vez de agua del grifo.

¿Cómo podemos conservar y calentar la leche materna?

La leche materna es la alimentación más apropiada para un bebé, pues le suministra todos los nutrientes que necesita durante los primeros meses de vida.La leche materna es la alimentación más apropiada para un bebé, pues le suministra todos los nutrientes que necesita durante los primeros meses de vida.

Darle el pecho al niño es sencillo, pues la leche materna está a la temperatura perfecta. No es necesario calentarla ni envasarla. ¡Siempre está lista para tomar!

Pero no todas las madres pueden permitirse el lujo de estar presentes cuando el niño necesita comer y tienen que recurrir  a la extracción con un sacaleches.

Después del proceso de extracción, es importante almacenar la leche correctamente, en un lugar seguro, con la temperatura adecuada y durante el tiempo recomendado:

  • A temperatura ambiente (19-26ºC): de 4 a 6 horas
  • En el frigorífico (4ºC): de 72 horas a 8 días
  • En el congelador (-17ºC a -20ºC): de 3 a 12 meses

Antes de darle el biberón al bebé es necesario que alcance la temperatura ideal para que la pueda tomar. El calentamiento de la leche materna es completamente seguro y fácil de hacer.

Para facilitar tanto el descongelamiento como el calentamiento, lo mejor es almacenar la leche en porciones pequeñas, de 30 a 120 ml.

¿Cómo descongelar la leche materna?

Es importante realizar una descongelación adecuada. Nada más sacar la leche del congelador, hay que introducirla en el frigorífico, para que no se rompa la cadena de frío. El proceso de descongelación tarda aproximadamente 12 horas, por lo que es recomendable hacerlo con tiempo suficiente.

Si necesitas acelerar el proceso de descongelación, se puede poner el recipiente con la leche bajo un chorro de agua fría e ir aumentando la temperatura gradualmente.

Una vez que la leche está descongelada, hay dos opciones: guardarla en el frigorífico o calentarla para dársela al bebé.

¿Cómo calentar correctamente la leche materna?

Hay varias formas de calentar la leche, pero las más seguras son: colocar el biberón en agua tibia y utilizar un calienta biberones.

Sumergir el biberón en agua tibia, es la forma más económica de calentar la leche materna. Simplemente hay que llenar un recipiente con agua tibia, y colocar dentro el biberón (o la bolsa de leche), agitándolo de vez en cuando para lograr una temperatura uniforme en todo el líquido.

Este proceso es más largo (aproximadamente 15-20 minutos) y requiere que estemos presentes y pendientes, ya que si el calentamiento se prolonga demasiado, empezará el desarrollo de bacterias. Además es un método poco exacto, ya que no podemos saber específicamente la temperatura a la que se encuentra la leche y requiere de varias pruebas hasta dar con la adecuada.

Si quieres lograr la temperatura óptima de la leche, lo mejor es que utilices un calienta biberones. Estos aparatos descongelan y calientan inteligentemente la leche a la temperatura adecuada, teniendo en cuenta la temperatura inicial, el tipo de biberón y la cantidad de leche.

El calentamiento es gradual, de esta forma se mantienen todas las propiedades beneficiosas de la leche materna.
El proceso es muy rápido y sencillo. En apenas 5 minutos ya estará caliente, listo para la toma. Además, la leche permanece caliente durante más tiempo y no necesita supervisión por nuestra parte.

Si estás fuera o de viaje, existen calienta biberones de viaje o portátiles que son compactos y eficientes.

Recuerda que nunca debes calentar la leche materna en el microondas o hervirla en un recipiente, pues se destruirán todos los nutrientes beneficiosos y se pueden crear puntos calientes que quemen la boca del bebé.

Consejos para la conservación de la leche materna

A la hora de conservar la leche, es conveniente que sigas estos consejos:

  1. Una vez extraída y envasada la leche, hay que rotular la fecha de extracción para utilizar los recipientes con fechas más antiguas en primer lugar.
  2. Hay que colocar la leche en el centro del congelador, donde la temperatura es más constante, para evitar las fluctuaciones de los lados.
  3. La leche congelada que se ha descongelado se puede conservar en el frigorífico durante 24 horas, pero nunca hay que volver a congelarla.
  4. Antes de darle el biberón al bebé, hay que agitarlo suavemente para homogeneizar el líquido. Es importante no agitarlo vigorosamente, ya que se podrían dañar algunos de los componentes de la leche materna.
  5. Si el bebé no termina la leche durante la toma, se puede refrigerar y volver a calentar en un plazo de 1-2 horas antes de desecharla.

¿Qué tipo de contenedor utilizar para conservar la leche?

No importa el método de calentamiento que se escoja, la leche debe estar almacenada en un recipiente adecuado, como los biberones de vidrio o de plástico (libre de BPS y BPA), con tapas herméticas. También podemos utilizar las bolsas de leche diseñadas específicamente para almacenar leche materna.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies