¿Cuáles son los mejores juguetes para potenciar la psicomotrocidad de tu bebé?

El desarrollo psicomotriz del bebé depende en gran medida de la maduración desde el punto de vista neurológico.

Este proceso atraviesa distintas etapas desde el automatismo de los primeros meses, hasta que gradualmente sus sentidos adquieren mayor capacidad discriminativa y el aumento de la movilidad le permiten una mayor capacidad de explorar y adquirir conocimiento.

El juego es la manera en que los niños expresan sus emociones, nivel de pensamiento y aprenden acerca de su entorno.  Por esto es tan importante proporcionar los juguetes adecuados para la edad del bebé y la etapa correcta de su desarrollo.

Los mejores juguetes por edad

De 0 a seis meses

El bebé hace grandes progresos desde los reflejos automáticos y movimientos inconscientes:

  • Primer mes: comienza a mover su cabeza y tiene reflejo de prensión en la palma de sus manitas y pies. Dirige su atención hacia la luz y sonidos
  • Segundo mes: comienza a fijar la mirada y seguir objetos
  • Tercer mes: intenta levantar su cabeza. Puede girarse. Sonríe y tiene movimientos voluntarios de sus extremidades
  • Cuarto mes: ya puede sostener su cabeza e intenta incorporarse. Observa sus manos y puede coger objetos. Balbucea vocales, sigue sonidos y reconoce rostros familiares
  • Sexto mes: puede mantenerse sentado. Le gusta jugar llevándose los pies a la boca. Intenta saltar al ponerlo de pie. Pasa objetos de una mano a la otra. Comienza a pronunciar sílabas

Los juguetes indicados para esta etapa deben resultar estimulantes para su visión, por lo que es recomendable que sean coloridos y con texturas diferentes para potenciar las habilidades sensoriales del bebé.

Se recomiendan objetos pequeños como pelotas y sonajeros que el bebé pueda manipular y apreciar sus características, pero no demasiado que pueda tragarlos o aspirarlos.

Las bandejas de actividades con sonidos y colores también son ideales desde esta etapa y son juguetes que pueden acompañar al bebé hasta que sea más grande. Otra opción son los muñecos para ayudarle a comprender las dimensiones de su cuerpo y los libros con imágenes y texturas.

9 – 12  meses

A partir de los nueve meses la mayoría de los bebés pueden:

  • Sentarse y gatear
  • Girar el cuerpo hacia ambos lados
  • Asir objetos
  • Sostenerse un poco en pie con apoyo
  • Mejora su agudeza visual

Entre los 9 y los 18 meses los juguetes para mejorar la psicomotricidad son aquellos que le permitan al bebé establecer una relación de causa y efecto y resolver problemas como los de insertar y encajar figuras geométricas o asociar imágenes con sonidos.

El balancín si dispone de asas para sujetarse y un asiento cerrado, mejorará su equilibrio y le ayudará a andar.

A partir de los 12 meses

Más adelante, alrededor de su primer año, el bebé es capaz de mantenerse en pie, deambular con apoyo y recoger objetos. Es el momento para introducir correpasillos y andadores de empujar.

Estos juguetes , además de estimular la marcha y la orientación espacial, le permitirán al bebé practicar el desplazamiento, el equilibrio y la coordinación necesaria para realizar varias tareas al mismo tiempo: empujar, mirar y tirar del juguete, caminar.

A partir del año y medio cobra importancia el juego simbólico, por lo que serán de gran utilidad los juguetes representativos de la realidad como teléfonos, coches, disfraces y cubos para armar estructuras estilo lego. Las muñecas, la casas de muñecas y las cocinas también son perfectos para los niños de esta edad.

Para ABC del Bebé el triciclo puede ser utilizado por bebés desde los dieciocho meses. Inicialmente se le debe proporcionar uno de los modelos en los que ellos se impulsan con los pies. Cuando ya tienen la coordinación y fuerza necesarias para pedalear, alrededor de los dos años, es momento de introducir el triciclo con pedales.

Cuatro años

A los cuatro años el niño ha alcanzado importantes hitos de su desarrollo psicomotriz:

  • Puede trepar y mantenerse sobre un solo pie
  • Corre, patea pelotas y anda de puntillas
  • Salta con los pies juntos
  • Dibuja la figura humana y conoce los colores
  • Cuenta y canta

A esta edad los niños ya pueden seguir instrucciones y son capaces de compartir y esperar su turno. Es el momento de introducir rompecabezas de 12 a 15 piezas, juegos de emparejar figuras, juegos de memoria, juegos de mesa sencillos y juegos de construcción.

Seis años

El niño ha madurado y tiene muy buen sentido del equilibrio y el ritmo. Puede escribir algunas letras. Tiene un vocabulario bastante completo y ya elige a sus amigos.

Los juguetes indicados para esta edad incluyen la bicicleta, inicialmente con ruedines de apoyo para facilitar el proceso, aunque algunos niños no las utilizan.

La bicicleta además de mejorar la percepción de su entorno, les permite ejercitar músculos, coordinación y la destreza motora.

El mejor consejo

Asegúrate de que los juguetes para cada edad son de excelente calidad y cumplen con las normas y especificaciones que garantizan un uso seguro.

Es preciso que sepas que tú eres el mejor estímulo para tu bebé, háblale mucho, describe el entorno, sonríe y canta con él. Le proporcionarás afecto y la retroalimentación necesaria para aprender de su entorno y alcanzar el desarrollo psicomotriz esperado en cada etapa.

Los juguetes indicados son muy importantes,  pero no te sustituyen. Comparte sus juegos y disfruta cada etapa del crecimiento de tu bebé.

¿Cómo Puedes Ayudar a Tu Bebé a dar sus Primeros Pasos?

Los primeros pasos de tu bebé son sumamente importantes para su desarrollo. En esta etapa es crucial que estés muy atento, pues es posible que existan tropezones y caídas que le lastimen físicamente. Por lo general, estos comienzan a dar sus primeros pasos entre los 9 y 15 meses de nacimiento, con algunos casos especiales en los que pueden comenzar a hacerlo con tan solo 8.

Es sumamente importante para el bebé que sus padres o un familiar cercano le ayuden a dar sus primeros pasos, ya que estas son las personas en las que más confía. De este modo, podrá ir ganando confianza paso tras paso, hasta que no necesite la ayuda de nadie para comenzar a caminar libremente por la casa.

A continuación, te damos algunos consejos para que ayudes a tu bebé a dar sus primeros pasos y evitar que esto para él sea una experiencia traumática que afecte su autoestima y seguridad.

Primero, enséñalo a gatear

Muchas madres quieren que su bebé camine antes de que gatee. Incluso, a algunas no les gusta que lo hagan ya que en el suelo se encuentra una gran variedad de bacterias que pueden ser nocivas para su salud, pero lo cierto es que esta es una fase imprescindible para que pueda dar sus primeros pasos. Esto se debe a que gateando comenzará a acostumbrarse al peso de su cuerpo y a tener noción de sus extremidades, lo que más adelante, una vez estas estén fortalecidas, le harán tener el impulso de caminar erguido.

Los especialistas recomiendan que a los seis meses se dejen a un lado los gimnasios para bebés y se le empiece a motivar por medio de los juguetes a su alrededor. No te preocupes si tu bebé no gatea a los 9 meses. El primer gran error que cometen las madres es comparar su bebé con otros. Esto no se debe hacer ya que cada uno va evolucionando según su cuerpo ya que cada organismo es diferente.

Sin embargo, si pasan más de 9 meses y no ves evolución ni iniciativa en el niño, es recomendable que lo lleves al pediatra para que le realice una prueba. Es posible que necesite un poco de estimulación mediante ejercicios para fortalecer un poco su tren inferior.

Si quieres que tu bebé gatee, no le estimules el pararse y dar pasitos, enfócate en animarlo a gatear. El gateo ayuda al equilibrio y la coordinación, sin olvidar que también fortalece el eje de las caderas y el de los hombros, tonificando los músculos que luego le ayudarán a mantenerse erguido para caminar.

Ejercicios para el equilibrio

Por otra parte, los ejercicios para el equilibrio son fundamentales. Esto le facilitará las cosas para mantenerse estable. Puedes lograrlo dejándolo de pie ante una silla o cualquier otra cosa de la que pueda sostenerse y mantenerse erguido como un correpasillos (bajo vigilancia). Del mismo modo, puedes utilizar una caja para guardar los juguetes de manera que mientras los toma, coja fuerza para permanecer estable.

Lo ideal es que los primero pasos los de descalzo, pues esta es la base del equilibrio y le permitirá tener una mejor noción del terreno que está pisando. En caso de que no se pueda, lo mejor es ponerle unas zapatillas de suela delgada y flexible que le permitan tener la mayor movilidad posible.

Generar estímulos para que camine

Lo más importante es estimularlo visual y auditivamente con objetos que llamen su atención y que pueda agarrar para divertirse y desee cogerlos nuevamente cuando se los quites. Luego, es importante llamarlo e incitarlo a caminar hacia ti, enseñándole siempre la recompensa que le espera por ello. Cada intento o movimiento, por muy pequeño que sea, debes celebrárselo para motivarlo y darle a entender que está haciendo las cosas bien.

Existen algunos ejercicios para enseñar a un bebé a caminar y uno de ellos es con el apoyo de una persona. Esto consiste en sostenerlo desde atrás con sus brazos extendidos y acompañarlo a andar. Es transcendental que se le brinde confianza en todo momento al bebé, para que este se sienta seguro de sí mismo hasta que logre hacerlo solo.

Paseando al recién nacido: cosas a tener en cuenta

Tanto si eres madre primeriza como si no, debes saber que pasear a tu bebé recién nacido es una de las experiencias más gratificantes tanto para ti como para él. Es en ese momento cuando tiene contacto con el mundo exterior y empieza a conocer mejor el mundo que le rodea.

Sin embargo, antes de comenzar a pasear al bebé, es necesario tener en cuenta ciertos aspectos para hacer de esta una de las mejores experiencias para ambos. A continuación, te comentamos cuáles son las cosas más importantes que debes tener en cuenta para pasear a tu recién nacido.

¿A qué edad y a qué hora?

Un bebé puede salir a la calle, siempre que haga buen tiempo (no llueva, no hace un frío terrible, no hace un calor asfixiante, …) desde el primer día evitando entrar en ambientes nocivos, en lugares cerrados con mucha gente o donde haya mucho ruido.  

Respecto a los horarios, algunos estudios señalan que la hora adecuada es antes de las 9am o antes de las 4pm, dependiendo de la época del año. Esto se debe a que durante estas horas el clima, según la estación del año, es más cálido y agradable para el niño.

¿A qué lugares llevar al recién nacido y a cuáles no?

Los paseos generalmente se realizan en los alrededores del hogar, en algún parque cercano o plaza donde se pueda pasear con comodidad. De este modo, el niño irá familiarizándose poco a poco con la zona donde vive, lo que le hará que también se identifique con esta. También, puedes llevar al bebé a un centro comercial con amplios pasillos donde se pueda transitar con total libertad, siempre que no esté concurrido.

Por el contrario, deben evitarse los lugares en los que no se pueda pasear libremente con el carrito de bebé o haya mucho ruido. Un ejemplo de esto podría ser un ambiente cerrado con un alto flujo de personas que dificulte la movilidad de ambos o por calles céntricas de tu ciudad.

También es conveniente evitar los lugares con temperaturas extremas que puedan afectar directamente a  la salud del bebé. Debes considerar, como dijimos anteriormente, que durante los primeros meses de vida es cuando más sensibles son.

Mantas para el carrito y siempre sentado

Por otra parte, cubrir el carrito de bebé con un impermeable ayudará a protegerlo. Muchos carritos de bebé ya lo incluyen de serie.

Ten en cuenta que en sus primeros meses deben ir acostados en el cochecito, ya que sentarlos es perjudicial para su columna. Otra forma de sacarlos es utilizando un portabebés. Esta es una de las formas más cómodas tanto para ti como para él, dado que le brindará seguridad y calor al ir pegado a tu cuerpo.

Beneficios del paseo

Tanto para la madre como para el bebé resulta una buena actividad. A la madre  le ayuda recuperarse del embarazo, de la etapa postparto, además de mejorar la circulación. Al bebé le sirve para el fortalecimiento de su sistema inmunológico, para la adaptación al clima y a los cambios de temperatura. También le sirve como contacto con su mundo exterior, favoreciendo al desarrollo de sus sentidos.

Precauciones que se deben tomar

  • Lleva todo contigo: antes de salir, asegúrate de llevar en tu bolso todo lo necesario como pañales limpios, toallas húmedas, ropa adicional, el chupete y juguetes para su distracción.
  • Una de las partes más sensibles de tu bebé es su cabeza: siempre que lo saques, cúbrele su cabecita. No importa el tiempo, ni la temporada en la que se esté.
  • Cambia regularmente la postura del bebé: esto es para evitar el aplanamiento de los huesos del cráneo, así como para que descanse de la posición.
  • Lleva contigo una manta extra: de esta manera evitaras que se enfríe si empieza a llover o si te encuentras en un lugar muy ventilado. Igualmente para cubrirlo del sol si le pega directamente.
  • Ten en cuenta el clima: si observas que llueve, hace mucho frio o mucho calor, es preferible que no lo saques.

Los primeros pasos del bebé: todo lo que necesitas saber

Los primeros pasos de nuestro bebé nos crean sentimientos encontrados. Por un lado, estamos orgullosos y felices porque nuestro bebé progresa cada día, pero por el otro, sus pasos por la casa nos obligan a ser muy cuidadosos para evitarle accidentes mientras mejora sus habilidades y camina con seguridad.

Hoy queremos contarte cómo es el proceso, en qué momento se inicia, cómo ayudar a tu bebé y qué medidas de seguridad poner en práctica para proporcionarle un entorno seguro y confortable.

Antes de caminar, gatea

El primer desplazamiento realmente autónomo del bebé se  inicia con el gateo, alrededor de los cuatro meses. Consigue arrastrarse sobre su estómago impulsándose con manos y piernas y paulatinamente, desarrolla la habilidad de doblar sus rodillas bajo el cuerpo para moverse y explorar su entorno.

Esta etapa es sumamente importante porque el bebé puede cobrar consciencia de su cuerpo y de la coordinación necesaria para desplazarse, aprende conceptos espaciales como arriba y abajo y además desarrolla sus músculos y articulaciones.

Para la psicóloga Clara Coleto  “…si un niño comienza a andar sin haber gateado, no debemos preocuparnos. Pero hay que proporcionarle la ocasión de poder hacerlo. Es necesario permitir que el niño pase en el suelo el mayor tiempo posible y no tenerlo siempre sentado en su sillita”.

Los primeros pasos

Según la OMS, un niño puede empezar a caminar entre los 9 y los 17 meses y esta variabilidad se considera normal.

A los 8 o 9 meses la mayoría de los bebés pueden ponerse en pie y permanecer unos momentos parados con apoyo o sujetos a sus padres o algún mueble.

Según el Libro del Bebé en esta etapa el bebé se comporta como un pequeño explorador con una gran necesidad de investigar sus habilidades y de todo lo que le rodea”

Aproximadamente un mes más tarde logra ponerse de pie brevemente sin apoyo y por sí mismo. A los doce meses es capaz de agacharse para recoger objetos.

Alrededor de los quince meses pueden levantarse para ponerse de pie sin necesidad de apoyarse y ha mejorado su equilibrio y estabilidad. Para este momento, muchos bebés ya han comenzado a andar. Unos habiendo gateado y otros, obviando esta etapa.

Es el momento ideal para incorporar juguetes como el correpasillos. Inicialmente, lo utilizará como apoyo y poco a poco irá mejorando el equilibrio para acabar montando sobre él.

Cómo podemos ayudar a nuestro bebé

La mayoría de los especialistas coinciden en que la mejor manera de apoyar los primeros pasos del bebé es colocarlo en el suelo con varios juguetes y permitirle explorar su entorno libremente.

Para algunas madres resulta un shock dejar al bebé en el suelo, pero es importante para que pueda hacer su aprendizaje y alcanzar los hitos de desarrollo que corresponden

  • Si te preocupa la higiene y el contacto con el suelo, mantén limpio el piso especialmente antes de cada sesión de exploración de tu bebé. Si te consuela en algo, que sepas que el contacto con los gérmenes reforzará sus sistema inmunológico.
  • Viste a tu bebé con ropa cómoda que le permita libertad de movimientos y acorde a la temperatura dentro de casa. Si no hace frío, permítele andar descalzo, de lo contrario puedes colocarle medias anti deslizantes o calzado blando.
  • Estimula y alienta todos los intentos que haga tu bebé por erguirse o dar pasos. Llámale desde donde puedas verle o cógele de la mano y camina junto a él.
  • Si lo llevas de paseo al parque, lleva contigo una manta grande para colocarla sobre el césped y permítele gatear sobre ella. Si ya ha comenzado a dar pasos permítele caminar descalzo siempre que se sienta cómodo

Prevención de accidentes

Para que la experiencia de tu bebé resulte placentera y memorable, debes tomar ciertas medidas de precaución para evitar accidentes y lesiones:

  • Mantén el piso limpio
  • Guarda fuera del alcance del bebé todos los artículos de limpieza y productos que pudieran resultar tóxicos
  • Despeja mesas y estantes de objetos quebradizos o muy pequeños que pueda tragar o aspirar
  • Cubre y bloquea el acceso a enchufes
  • También debes bloquear el acceso a escaleras, puertas de entrada de tu hogar, la cocina y el baño
  • Mantén desenchufados los artefactos eléctricos que no estés utilizando y no permitas que cuelguen cables o cordones. El bebé podría tirar de ellos y golpearse
  • Protege los bordes rectos de mesas y muebles
  • Retira las macetas y plantas de los espacios donde explora el bebé. Algunas podrían resultar tóxicas y a esta edad tienden a llevarse todo a la boca
  • No permitas que deambule solo por la casa. Vigílale siempre, pero sin ansiedad. Debes transmitirle confianza
  • Supervisa el uso del correpasillos, si usas, y de otros juguetes hasta que el bebé tenga control sobre sus desplazamientos

Disfruta cada etapa del desarrollo de tu bebé y ante cualquier duda, consulta a tu pediatra de confianza.

Los imprescindibles para sacar a tu bebé a pasear

Salir de paseo con el bebé le ofrece beneficios no sólo físicos, sino también emocionales y favorece su desarrollo. Además de respirar aire fresco, los paseos le permiten al bebé descubrir el paisaje, explorar el entorno y acostumbrarse al contacto con otras personas diferentes de su familia.

Exponerlo un poco al sol le ayuda a reforzar su sistema inmune, estimula la síntesis de la vitamina D, lo que favorece a sus huesos y crecimiento y ayuda a controlar la ictericia del recién nacido. Pasear también le ayuda a comer mejor y a estar más relajado a la hora de dormir.

Por todo esto, muchos pediatras recomiendan un paseo diario durante todo el año, incluido en invierno. Bien abrigadito y en su carrito de bebé no hay razón para interrumpir esta sana práctica que, además, beneficia a la madre porque le permite ejercitarse y relajarse de la rutina diaria.

De paseo: ¿qué debo llevar?

A muchas madres primerizas les surge la interrogante y esto me hace recordar a mi madre y mi tía, cada una tenía su estilo.

Una llevaba un bolso grande que fácilmente podía incluir:

  • Muchos pañales desechables, “mejor que sobren y no que falten”- decía
  • Toallitas húmedas
  • Crema para el culete
  • Biberón para el agua y otro para la fórmula, en caso de que esté tomando
  • Un termo de agua caliente para preparar el biberón
  • Ropa por si el bebé se ensucia
  • Abrigo, gorro y manoplas, “nunca se sabe cuándo va a enfriar”
  • Cambiador y una manta
  • Chupete oficial y otro de repuesto
  • Termómetro y medicamento para la fiebre
  • El juguete preferido
  • Actividades para entretener al bebé

La otra en cambio era súper práctica, para empezar no llevaba una un bolso grande. En su bolso ponía:

  • Un par de pañales desechables
  • Bote viajero de toallitas húmedas para que no ocupara mucho espacio
  • No llevaba biberón de ninguna clase porque amamantaba de manera exclusiva
  • Una manta de lana y un gorro eran todo su equipamiento para el frío

No sé con cuál de los dos estilos te sientas más identificada. En lo personal me inclino por la filosofía “Menos es más”, pero con sentido común.

Lo importante es que te sientas cómoda, necesites mucho o poco. Afortunadamente, los carritos de bebé disponen de espacio de almacenaje donde puedes colocar parte de las cosas que consideras imprescindibles para salir de paseo.

Otra opción es comprar un bolso estilo mochila que puedas llevar a la espalda y así tener las manos libres para atenderle cuando sea necesario. Cuando el bebé sea más grande, puedes sacarle a pasear en su correpasillos o en su triciclo.

En verano

  • Viste al bebé con ropa ligera
  • Una sábana finita por si debes cubrirle del sol
  • Crema protectora si es mayor de seis meses
  • Parasol
  • Gorro ligero
  • Una manta grande por si deseas colocar al bebé en la arena o el césped

En invierno

  • Si el bebé es muy pequeño, puedes utilizar un portabebé estilo mochila que lo sostenga sobre tu pecho. Se mantendrá calentito con tu calor corporal y sólo deberás asegurarte de que tenga bien abrigados manos y pies y que lleve su gorro
  • Especialmente en invierno es probable que debas modificar un poco la rutina del paseo y hacerlo a las horas centrales cuando hay más sol
  • Debes abrigar bien al bebé y colocarle sus manoplas
  • El cochecito debe llevar la burbuja para que el bebé no se moje si llueve
  • Limita el paseo a sólo media hora y a paso ligero
  • Cuando vuelvas del paseo, cambia al bebé para que no se acalore
  • Si el bebé está resfriado, mejor quedaros en casa hasta que se cure

Recomendaciones para salir de paseo

  • Elige una hora, preferiblemente a primera hora de la mañana o al atardecer. Establece la rutina y cúmplela.
  • Las mejores horas serán las de menor tráfico, ya que habrá menos ruido y exposición al dióxido de carbono de los coches
  • Pasea por algún parque o plaza cercana y evita las calles muy transitadas
  • Si el bebé lo precisa, lleva un biberón con agua y otro con su fórmula
  • Describe al bebé lo que ve. Estimularás su curiosidad y lenguaje
  • Sonríele y cántale. Si te ve disfrutar del paseo, lo disfrutará mucho él también

 

El baño del bebé: lo que hay que hacer y lo que no

Como madre, sabes que tu bebé necesita un cuidado y una atención especial. En este sentido, el aseo es un factor clave para la salud del bebé y es normal que al principio te preguntes qué es lo que debes hacer y lo que no cuando bañes a tu bebé.

La primera de tus inquietudes seguramente será sobre cuándo podrás dar el primer baño a tu bebé. En ese sentido, algunos pediatras recomiendan no hacerlo hasta que no se haya caído el cordón umbilical, que normalmente después de 7 y 10 días desde el nacimiento, pero en algunos casos puede llegar a tardar hasta tres semanas.

Otra interrogante tiene que ver con la frecuencia con la que debes bañar al bebé durante sus primeras semanas. La mayoría de los especialistas recomienda hacerlo dos o tres veces por semana, siempre tratando de mantener limpia el área del pañal y lavar sus manos, cuello y rostro varias veces al día.

Lo que debes hacer durante el baño del bebé

Ten a mano todo lo que necesitas

En una habitación con un ambiente cálido, preferiblemente entre 23 y 25 grados, organiza todo lo que vas a necesitar antes de estrenar la bañera para bebés. He aquí nuestra sugerencia de lo que debes tener cerca.

  • Una toalla del tamaño adecuado con capucha.
  • Una esponja o paño suave.
  • Jabón para bebé o jabón para bañera.
  • Termómetro para medir la temperatura del agua.
  • Cepillo o peine para bebé.
  • Pompones de algodón.
  • Bastoncillo con algodón.
  • Champú para bebés.

Comienza el delicioso ritual del baño de tu bebé

Antes de meter al bebé en la bañera, utiliza el termómetro para asegurarte de que el agua se mantiene a una temperatura de 36°C o 37°C mientras lo bañas. Una vez le quites la ropa, puedes cantarle, mimarlo, hablarle o sonreírle transmitiéndole complicidad, amor y cariño. Para introducirlo en la bañera, hazlo poco a poco para que vaya ganando confianza. Ten presente que esta es una experiencia nueva para él.

Sus primeros baños no deben ser prolongados ni minuciosos, pero eso no debe impedirte ser efectiva. Sostén al bebé firmemente pero con suavidad para comenzar a limpiarlo, sosteniendo su cabecita y su espalda con un brazo mientras lo vas frotando con la otra mano con delicadeza.

Presta atención a las zonas que debes limpiar bien

No dejes ningún pliegue ni rincón de su cuerpo sin lavar. Mientras lo sigues mimando, presta atención a las siguientes zonas de su cuerpo.

  • Las áreas del pañal, especialmente los genitales.
  • Las manos y los pies, mirando bien entre los dedos.
  • Los pliegues de los brazos, la parte posterior de las rodillas, el cuello y los muslos.
  • La parte detrás de las orejas.
  • Fíjate bien en las axilas, para eliminar posible pelusa de la ropa.
  • Utiliza un pompón de algodón para remover la suciedad alrededor de los ojos.
  • Utiliza el champú para bebés para lavar su cabeza, teniendo cuidado en hacerlo con masajes muy suaves y delicados.

Listo. Ahora solo queda sacarlo de la bañera para envolverlo en la toalla con capucha y, sin frotarlo, secarle todas las partes de su cuerpo.

Lo que no debes hacer cuando bañas a tu bebé

Para mayor satisfacción y evitar inconvenientes, es igualmente necesario que sepas algunas cosas que debes evitar cuando bañas a tu bebé:

  • No debes dejar solo a tu bebé en ningún momento del baño. Por eso, es importante tener todo lo necesario al alcance de la mano.
  • No utilices jabón que no sea específico para bebés, con un PH completamente neutro, para evitarle daños en su piel como la sequedad.
  • Evita los talcos, colonias y similares durante los primeros meses, que pudieran ocasionar alguna alergia en el futuro.
  • Para evitarle un resfriado por los cambios de temperatura, evita salir con él del lugar donde lo bañaste sin el abrigo adecuado.

Durante el baño, madre e hijo establecen una conexión muy especial que fortalece los lazos entre ambos. Sigue estos sencillos consejos y verás cómo, progresivamente y a través de la creación del buen hábito, tu bebé hará de este uno de los momentos más deseados del día.

¿Sabes Cómo bañar a tu bebé paso a paso?

El primer baño en casa es una experiencia nueva para ti y tu bebé, donde ambos mantenéis una conexión única. Los baños se deben realizar a la misma hora una vez al día, algunas veces sin usar jabón, debido a que los bebés nacen con una capa protectora que se mantiene en su piel durante las primeras semanas de vida.

Antes de comenzar el baño es importante que la persona que lo haga tenga las manos limpias, ya que los bebés tienden a contraer enfermedades fácilmente, especialmente en su piel. Asegúrate de tener a la mano todo lo que necesitas para ejecutar el baño a la perfección y no tengas que verte forzado a despegarte momentáneamente del bebé.

Los 6 pasos para bañar a tu bebé correctamente

Paso 1

Llenar la bañera del bebé con agua tibia suficiente para poder cubrir parte del cuerpo. Ten en cuenta que su piel es delicada, por lo que la temperatura ideal es de aproximadamente 36 º. Asegúrate de que no existe corriente de aire en el lugar donde se realizará el baño para evitar que la brisa le provoque un resfriado al niño. Puede parecer exagerado, pero durante las primeras semanas de su vida son tan delicados que les puede afectar cualquier cosa.

Paso 2

Antes de sumergir al bebé en el agua, hay que desnudarle y limpiar la zona íntima una vez quitado el pañal, para evitar contaminar el agua. Para esto puedes reservar previamente un poco de agua o utilizar toallas húmedas.

Paso 3

Meter al bebé en la bañera cuidadosamente. La forma adecuada para agarrarlo es sosteniéndolo boca arriba utilizando un brazo para que repose su cabeza y espalda y con la otra mano enjabonarlo. Si el bebé aún tiene el cordón umbilical, no se debe mojar directamente esa zona.

Paso 4

Para bañarlo, comienza de arriba hacia abajo, es decir, primero la cabeza y por último los pies. Empieza masajeando su cabeza con delicados movimientos circulares, así como también sus brazos, cuello, axilas y torso hasta bañar todo su cuerpo. Para lavar su espalda, es necesario voltear al bebé y que este apoye su pecho en el brazo, sujetándolo por la axila.

Paso 5

Para quitarle el jabón, pasa la mano con delicadeza por su cuerpo y frota levemente su piel. Es importante asegurarse de que todo el producto ha sido quitado ya que este puede resecar la piel del niño si se deja desprevenidamente durante mucho tiempo. Su cara nunca debe ser enjabonada en sus primeros meses de vida, ya que aún no es consciente de que debe cerrar sus ojos para evitar que el jabón entre en ellos. Esta parte de su cuerpo debe ser limpiada con toallas húmedas desechables o con agua caliente.

Paso 6

Una vez terminado el baño, seca su piel con una toalla de algodón palmeando suavemente para evitar irritaciones. Es recomendable que esta tenga una capucha para cubrir su cabeza. Estos momentos se pueden aprovechar para aplicar una loción que mantenga su piel hidratada, además de limpiar los oídos y cortar las uñas en caso de ser necesario.

Recomendaciones

  • Utiliza una bañera especial para bebés, preferiblemente aquellas que tengan material antideslizante en el fondo para mayor más seguridad.
  • No dejes solo al bebé en la bañera en ningún momento.
  • Utiliza champús y jabones de PH neutro para que no le haga daño si le cae en los ojos por accidente.
  • En las niñas, las partes íntimas se deben lavar de adelante hacia atrás, para evitar traer bacterias que se asienten en su zona íntima.
  • Destina una hora concreta del día para realizar el baño, así se acostumbrará rápidamente al hábito.
  • Resulta conveniente bañar a tu bebé antes de dormir, lo ayudará a conciliar el sueño. Nunca debes hacerlo después de alguna comida, es preferible que lo realices antes.
  • El baño del bebé no debe durar más de 5 minutos, debido a que su piel es muy delicada y a que el agua puede enfriarse.

Un juego para cada etapa del desarrollo del Niño

El juego infantil es muy importante para el desarrollo del niño, por eso éste evoluciona de acuerdo a cada etapa. A medida que el niño va creciendo requiere un estímulo diferente. Además, su propio avance le obliga a modificar sus rutinas de juegos en virtud de sus nuevas habilidades e intereses.

Jugar promueve el desarrollo de las habilidades del bebé, pero cuanto más desarrolladas estén sus capacidades, más sofisticado debe ser el juego. De ésta manera, el juego infantil es un indicador del nivel de desarrollo del niño, además de ser una herramienta de aprendizaje esencial.

Los bebés cuando nacen, todo lo que hacen es comer y dormir. Durante los 3 primeros meses la relación entre los padres e hijos se forja en los momentos en que el bebé está despierto. Es durante ese momento cuando los nuevos padres tienen que fomentar su desarrollo físico y mental, con música, figuras y colores.

Los padres deben guiar, sugerir y sobre todo participar en sus juegos. De hecho, los niños disfrutan muchísimo cuando el juego es compartido con sus padres.

Tipos de juegos y sus diferentes etapas

El juego motor

Se inicia desde los primeros días de vida hasta los 2 años aproximadamente. Se enfoca en la realización de diversos movimientos para fortalecer sus habilidades y ayudarlo a controlar su cuerpo.

De 0 a 3 meses, los niños todavía no son capaces de familiarizarse con formas y colores. Aunque ya están capacitados para diferenciar unas cosas de otras, todavía no interactúan con ellas. A partir de los 3 meses, los niños empiezan a abrir las manos,  a mover con mayor intensidad sus piernas y a tratar de tocar y conocer todo lo que los rodea. Pasados los tres meses, sus habilidades motrices están más fortalecidas y es en ese momento cuando conviene utilizar los gimnasios para bebés. El pequeño todavía no se pone de pie, pero tumbado en la manta puede empezar a mover sus piernas y así fortalecerlas. La utilización de estos gimnasios es muy positiva hasta que empiece a  gatear.

El juego simbólico

A partir de los 2 o 3 años de vida. Los niños introducen la ficción, la fantasía y la creatividad en el juego.

El juego simbólico es fundamental para el desarrollo cognitivo y emocional de cualquier niño. Es todo aquel juego espontáneo que sale de modo natural en casa, en el parque o en la escuela, en el que los niños utilizan su capacidad de representación mental para recrear todo un escenario de juegos. Mediante este tipo de representación podemos observar como convierten una escoba en un caballo o un palo en una varita mágica.

Estos juegos permiten la exteriorización de conductas aprendidas mediante la observación, pero también estimula el aprendizaje de nuevas conductas. El juego simbólico facilita la expresión de sentimientos y la activación de habilidades y competencias socioemocionales. Esto aporta grandes beneficios en el proceso de maduración del niño.

El juego de construcción

Este tipo de juegos es más adecuado para niños de 5 a 7 años. Es en estos años cuando su capacidad cognitiva le posibilita realizar ciertas construcciones con las herramientas necesarias.

Gracias a este tipo de juegos, los niños aprenden a identificar el mundo que los rodea y reconocer el entorno. Adquieren conceptos más complejos, como la simetría, la proporción, la resistencia y el equilibrio. A su vez, desarrollan y perfeccionan sus habilidades motrices manejando las piezas o bloques. También se fortalecen los músculos de las manos y de los dedos y favorece el desarrollo intelectual, emocional y cognitivo perfeccionando su lenguaje.

Por otro lado, ayuda a los niños a entender que para que las cosas funcionen correctamente se deben respetar ciertas reglas físicas. Entenderán que  es necesario que sean organizados y fomentará el trabajo en equipo.

El juego de reglas

A partir de los 7 años el niño es plenamente consciente de la sociedad en la está y del grupo de iguales que los rodea. A esta edad ya han desarrollado la mayoría de sus destrezas físicas y mentales, pero aún les falta por perfeccionar sus habilidades sociales. Es por ello que los juegos de esta etapa se enfocan en la interacción social.

Los niños de esta edad juegan con reglas de convivencia, forman grupos con otros niños en base a la interacción y al propio estilo de los adultos y son capaces de participar en deportes o juegos de mesa.

Los mejores juguetes para bebés de 0 a 12 meses

Durante los primeros años de vida de los niños, el juego es una actividad sumamente necesaria para desarrollar diversas habilidades que necesitaran en el futuro. Posiblemente, cuando muchos de nosotros éramos niños, estábamos limitados a jugar con muy pocos juguetes, pero en la actualidad todo ha cambiado. Ahora, nuestros hijos pueden disfrutar de divertidos juguetes que les ayudan a estimular su creatividad para que su capacidad de aprendizaje se vea reforzada.

Para que sepas cuáles son y puedas planificar tu próxima compra de juguetes para tu bebé, hemos preparado una lista con los mejores juguetes para bebés de entre 0 y 12 meses de edad. Puedes estar seguro de que no hay mejores juguetes para fomentar su desarrollo y fortalecer las principales habilidades que le harán un niño sano física y mentalmente.

Juguetes de 0 a 12 meses

Carruseles y sonajeros

Durante sus primeros días de vida, no tiene sentido comprarle juguetes ya que no cuenta con la fuerza suficiente para sujetar o jugar con nada. En esta etapa de su vida, apenas comienza a desarrollar sus sentidos y ni siquiera podrá controlar muchos de ellos.

Una vez el niño cumpla un mes y medio o así, comenzará a identificar sonidos y tendrá suficiente fuerza en las manos como para sujetar algo. Los carruseles y sonajeros son excelentes juguetes para ayudarle a desarrollar sus sentidos por completo. Los llamativos colores harán que comience a enfocar mejor las cosas a su alrededor y los sonidos agudos le ayudarán a mejorar su audición.

Mordedores

Puede que no consideres que el mordedor sea un juguete, pero sí lo es.  Estos artículos son indispensables para comenzar a desarrollar ciertas habilidades sensoriales del niño. Un mordedor le ayudará a identificar texturas por primera vez en su vida y comenzará a despertar su curiosidad por el mundo que le rodea.

Algunos expertos opinan que el mordedor es perjudicial ya que provocará que sus dientes crezcan torcidos, sin embargo todo depende de la regularidad con la que se use. Siempre que le permitas jugar con él en cortas sesiones, de menos de una hora, no habrá nada de qué preocuparse en este sentido.

Gimnasios para bebés

Cuando el niño alcanza los tres meses de vida, sus músculos ya están un poco más desarrollados y sus sentidos de la vista, tacto y oído son mucho más potentes. Un gimnasio para bebés es el juguete ideal para ayudarle a terminar de desarrollar sus habilidades psicomotrices.

Los gimnasios para bebés o alfombras de juegos son uno de los juguetes más necesarios antes de que comience a gatear. Con ellos, podrá ejercitar sus extremidades, comenzar a identificar nuevas texturas y establecer por primera vez una relación acción-reacción.

Pelotas, peluches y mordedores

Pasados los seis meses, el niño ya cuenta con músculos mejor desarrollados y es capaz de apretar cosas con suficiente fuerza como para no soltarlas fácilmente. En esta etapa de su vida, sus dientes están comenzando a crecer, por lo que querrá llevarse todo a la boca.

Esta es una edad en la que los peluches y mordedores son muy útiles. Tener varios de estos artículos le ayudará a identificar nuevas texturas y comenzar a reaccionar ante estas. Las pelotas de material blando y ligero son ideales para que comience a lanzar los primeros objetos y se fortalezcan más aún sus brazos.

Juegos de encaje

Aproximadamente a los 8 meses, el niño ya tendrá mayor control sobre sus extremidades y podrá identificar perfectamente todo tipo de formas. Además, esta es una edad en la que su capacidad de razonamiento está en pleno desarrollo.

Para ayudarle a fortalecer varias de sus habilidades cognitivas, los juegos de encaje son esenciales. Estos juegos le obligan a tomar decisiones acertadas para poder incrustar las diferentes formas donde corresponde. De este modo, fortalecerá su atención y memoria, dos factores indispensables para estimular su capacidad de aprendizaje en el futuro.

Correpasillos

Entre los 10 y los 12 meses de edad, el niño ya cuenta con piernas fuertes y su atención es mucho más aguda. Es posible que ya haya comenzado a gatear por toda la casa y, en algunos casos,  incluso a pararse y dar sus primeros pasos debido a que su sentido del equilibrio está mejor desarrollado. Los andadores o correpasillos son el mejor juguete que puedes comprarle para que termine de perfeccionar las habilidades que necesita para empezar a caminar.

Los mejores juguetes para potenciar su imaginación

Durante los primeros años de vida de los niños es indispensable estimular su creatividad para que también sean potenciadas varias habilidades cognitivas. La creatividad es la base de casi todo cuando son pequeños y, en gran medida, determinará su capacidad de aprendizaje en el futuro.

Es bien sabido por todos lo importante que es estimular la creatividad de un niño. Por ello, se han creado cientos de juguetes enfocados en potenciar esta habilidad. A continuación, te presentamos una lista de los mejores juguetes para potenciar su imaginación.

Juguetes caseros

No todos los juguetes tienen  por qué ser comprados en una tienda. Te sorprenderá la cantidad de objetos que puedes tener en tu casa que podrán utilizar como juguetes para estimular su creatividad.

Sábanas

¿Recuerdas cuando eras niño que te encantaba hacer fuertes con las sabanas de la habitación de tus padres? Pues ahora es momento de que tus hijos hagan lo mismo. Parece increíble, pero son muchas las cosas a las que se puede jugar con un par de sábanas y algunos muebles. Lo más importante de todo es que este tipo de “juguetes” forzarán a tu hijo a convertirse en un agente activo en el que deba utilizar su imaginación para crear escenas divertidas.

Uno de los juegos clásicos con sábanas son el antes mencionado fuerte de aventuras, pero con algo de imaginación, tu hijo podrá convertirse en muchas otras cosas: desde un fantasma aterrador hasta un superhéroe con su capa. De modo que la próxima vez que veas a tus hijos jugar con tus sábanas, no los castigues, solo déjalos divertirse y prepara un poco de detergente pues posiblemente quedarán bastante sucias después de la diversión.

Cajas de cartón

Si tuviste una buena infancia, es posible que después de las sábanas, las cajas de cartón hayan sido uno de tus juguetes favoritos. Al igual que las anteriores, estos objetos exigen al niño convertirse en un agente activo que idee una manera de utilizarlos para divertirse. Son muchas las cosas que puede hacer un niño con un par de cajas de cartón: desde armar su propia casa o castillo hasta hacer coches artesanales o una armadura que le convierta en todo un guerrero. Lo mejor es que no tendrás que gastar prácticamente nada.

Envases de plástico

Los envases se plástico también son objetos con los que tus hijos pueden jugar y estimular su imaginación. Con un poco de ayuda de tu parte podrá reciclar el envase de una gaseosa y convertirlo en un coche de fórmula uno, un barco pirata e incluso en un avión. Aquí tienes algunas ideas de juguetes que puedes hacer con envases de plástico.

Juguetes de fábrica

Ahora que conoces varios “juguetes” caseros para estimular la creatividad de tu hijo, es momento de que conozcas las alternativas que hay en el mercado. Estos juegos han sido especialmente fabricados para estimular la creatividad del niño, así que toma nota y elije el que mejor te guste.

Casitas infantiles

Las casitas infantiles son uno de los juguetes más comunes para estimular la creatividad de los niños en sus primeros años de vida. En ellas pueden jugar juegos de rol y comenzar a exteriorizar diversas conductas que adoptan de sus padres y de los adultos a su alrededor. Nuevamente, el niño tendrá que convertirse en un agente activo para divertirse, lo que automáticamente estimulará su imaginación hasta más no poder.

Juegos de construcción

Posiblemente uno de los juegos para niños más completos que hay. Con ellos, no solo estará estimulando su imaginación, sino que también deberá utilizar su ingenio para encajar cada pieza y armar una estructura. Los juegos de construcción le ayudarán a fortalecer sus habilidades cognitivas, especialmente la memoria y la atención, lo que posteriormente repercutirá positivamente en su capacidad de aprendizaje.

Disfraces

Por último están los disfraces. Estos permitirán a tu hijo meterse en la piel de sus personajes favoritos e imaginar sus propias aventuras. Al igual que las casitas infantiles, los niños tendrán que asumir roles en los que estimularán su creatividad y mejorarán sus habilidades para socializar.

 

1 2 3 6

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies