Los 15 mejores productos para cuidar de la salud de tu bebé

La salud de los pequeños siempre es un tema importante para cualquier madre y es que, a ninguna de nosotras, nos gustara ver a nuestro bebé decaído o teniendo molestias, las cuales se suelen notar a simple vista.

Por esta razón, en este artículo te contamos cuáles son los productos que te servirán para preservar su bienestar. También te hablaremos de los que le ayudan a recuperarse lo antes posible en caso de que se ponga malito.

Para preservar su bienestar

En primer lugar, si podemos evitar que nuestro bebé enferme, pues mucho mejor. Más que productos, en ocasiones se convierten en herramientas indispensables para mantener a nuestro pequeño limpio y libre de cualquier germen que lo pueda afectar, razón suficiente para que nunca falte:

  • Aspirador nasal para descongestionar sus vías respiratorias. Cuando hay exceso de mucosa, puede ser un indicio de que se avecina un resfriado o una gripe.
  • Cortaúñas para bebés, así las mantendremos limpias y evitaremos que se acumule suciedad.
  • Tijeras de punta redondeada, las cuales también sirven para cortar las uñas del bebé. Son bastante seguras gracias a su punta redonda, la cual evita que le hagamos daño al pequeño por accidente.
  • Gotero para cualquier tipo de solución
  • Gasas para el ombligo, las cuales nos servirán bastante en sus primeras semanas de vida. Las gasas sirven para evitar cualquier tipo de infección en su pequeño ombligo
  • Toallitas húmedas especiales para bebés para limpiar sus manos, su cara y cualquier tipo de extremidad que se haya ensuciado. También hay toallitas especiales para limpiarlo después de cada deposición.
  • Esterilizador. Producto vital para librar de gérmenes todos los biberones, tetinas y chupetes del bebé.
  • Crema protectora para pañales. Te ayudará a evitar la conocida rozadura de pañal o pañalitis.
  • Suero fisiológico, el cual se utiliza principalmente para lavar las partes más delicadas del cuerpo como los ojos y la nariz.
  • Protector solar en caso de que vayamos a exponer al pequeño al sol.

También es importante conocer el calendario de vacunas del bebé para prevenir las enfermedades de mayor gravedad.

En líneas generales, con los productos previamente mencionados podrás mantenerlo aseado en todo momento, lo que es un factor muy importante para la prevención de infecciones y enfermedades. Otra forma muy buena de preservar su salud es fortaleciendo su organismo con  alimentos  como frutas, verduras o cereales.

En caso de que enferme

En el lamentable caso de que tu pequeño se ponga enfermo, es indispensable contar con:

  • Termómetro para bebés, ya que estos están diseñados para tomar la temperatura a bebés y niños de una manera mucho más sencilla. Con él, podremos medir su temperatura corporal cada vez que lo necesitamos pudiendo detectar tanto el inicio de una enfermedad como su evolución.
  • Dosificador de medicinas. Muy importante para respetar la dosis recomendada
  • Humidificador, el cual ha cogido mucha importancia en los últimos tiempos. Este es un producto destinado a mantener la humedad en la habitación evitando en todo momento que se resequen las vías respiratorias del pequeño. Viene muy bien cuando tu hijo sufre algún tipo de afección en las vías respiratorias.
  • Stick anti golpes. Perfecto para cualquier tipo de golpe que sufra tu hijo.
  • Paracetamol e Ibuprofeno. Suelen ser los medicamentos más utilizados ya que ayudan a aliviar el dolor y a bajar la fiebre. Usarás uno u otro siguiendo las recomendaciones de tu pediatra.

Todos estos productos son nuestros mejores aliados tanto para evitar enfermedades como para ayudarles a sanar antes en caso de que caigan enfermos. Sabemos que cuando son bebés, todo es más difícil ya que aún no son capaces de verbalizar lo que sienten, pero tranquila, poco a poco irás conociéndolo y comenzaras a entenderlo sin la necesidad de comunicarte con él.

Las 5 enfermedades más frecuentes en los bebés y cómo tratarlas

La salud de los pequeños siempre debe ser tratada como un tema delicado, más aun cuando se trata de recién nacidos ya que al no poder comunicarse con nosotros, se nos hace en ocasiones bastante difícil adivinar lo que ellos sienten.

Por más cuidadosos que seamos es muy difícil mantener a nuestro bebé protegido de cualquier enfermedad ya que incluso, en ocasiones,  algunas se originan por razones difíciles de detectar. Aun así, no hay por qué volverse loco.

En este artículo, te contaremos cuales son las 5 enfermedades más comunes en los recién nacidos, así sabrás como identificarlas rápidamente para tomar acción y mejorar su salud lo antes posible.

Cólicos

Los cólicos son una enfermedad común en los lactantes de 0 a 3 meses y los síntomas más comunes son los irritables dolores de tripa que padece el bebé. A ciencia cierta no se conoce totalmente las causas. Una de ellas puede ser la escasa tolerancia que tiene el recién nacido a ciertos alimentos que ingiere la madre como el café o chocolate. Otra de las causas puede ser la cantidad de gases acumulados.

Los síntomas más comunes son:

  • Llanto desesperado e inconsolable
  • Llanto repentino en plena toma de alimento
  • Reducción del número de deposiciones
  • Mucho esfuerzo empleado para evacuar, inclusive llegando a cambiar el color de su piel
  • Heces duras y secas

En caso de que creas que tu hijo sufre de cólicos de lactante, consulta a tu pediatra. Él te aconsejará el tratamiento más adecuado para tu bebé. De todas formas, lo que si podemos hacer es masajear su tripita para para calmarlo y aliviar los dolores.

Diarrea

A simple vista puede parecer que la causa se deba a una mala digestión del alimento que tuvo el pequeño, lo cual es posible, sin embargo pueden existir otras razones tales como:

  • Un cambio en la alimentación del bebé o de la madre en caso de que sea lactante
  • Consumo de antibióticos por parte del bebé o de la madre en caso de que sea lactante
  • Infección bacteriana o parasitaria
  • Virus
  • Infección de oídos

Primero de todo, no te asustes. Normalmente, la diarrea no suele ser un tema grave e incluso puede durar solo un par de días, sin embargo sí puede causar deshidratación o fiebre en el bebé, por lo que debes mantener a tu hijo muy bien hidratado y vigilar su temperatura de vez en cuando usando un termómetro para bebés.

En cuanto a cómo tratar la diarrea, si esta no presenta vómitos lo recomendable es seguir dándole alimentos o amamantarlo en caso de ser lactante. En caso de que tu hijo ya ingiera sólidos, procure darle alimentos que sean fáciles de digerir como sopa, galletas blandas, compotas, tostadas o plátanos.

Si el pequeño llega a vomitar varias veces, da muestras de deshidratación (boca reseca, no mojar el pañal en 8 horas, llanto sin lágrimas), realiza las deposiciones con sangre o tiene fiebre alta, llévale a su pediatra inmediatamente.

Pañalitis o rozaduras de pañal

Se conoce como una pequeña alergia originada por la irritación en la ingle y el área genital, siendo bastante común en los bebés que usan pañal. No se considera una enfermedad grave,  pero sí suele causar cierta incomodidad si no se trata adecuadamente. La pañalitis comienza con un pequeño enrojecimiento en el área, con inflamación y comezón, la cual hace que el pequeño llore cada vez que se le va a cambiar el pañal.

Para evitar este tipo de alergia es preciso cambiarle el pañal periódicamente, colocárselo de la manera correcta y usar la talla adecuada. También es cierto que, en ocasiones, puede deberse a causas diferentes como una mala reacción al tipo de pañal o demasiado tiempo de exposición a un ambiente excesivamente húmedo.

Para tratar la rozadura de pañal existen cremas específicas, aunque todo dependerá de las indicaciones del pediatra.

Gripe

La gripe es una enfermedad bastante común debido a la enorme cantidad de virus que se encuentran deambulando en el ambiente, estando los pequeños totalmente expuestos  debido a que su sistema inmunológico aún está en desarrollo. Además, sabemos de sobra lo curiosos que son los niños, tocando todo lo que les llama la atención, y es ahí donde pueden llegar a coger los gérmenes causantes de la gripe.

Reconocer los síntomas es un poco complicado por el comportamiento que tienen los bebés. Pueden llegar a comenzar con pérdida de apetito, irritabilidad y algunos estornudos para luego continuar con tos y fiebre prolongada, la cual rara vez falta dentro de los síntomas.

Para tratar la gripe, no se requiere de fármacos en primera instancia, excepto los indicados por el pediatra que normalmente suele ser paracetamol o ibuprofeno para controlar la fiebre. Por nuestra parte, podemos proporcionarle fruta para fortalecer el organismo, realizar lavados nasales para despejar las vías respiratorias  y renovar el aire de la habitación cada cierto tiempo.

Los tratamientos naturales además de ser bastante efectivos, son numerosos, lo que duplica las posibilidades de mejorar su salud si se aplican correctamente.

Infecciones en la piel

Estas afectan directamente a la piel del bebé y son fáciles de identificar debido a las diferentes reacciones que presenta el tejido blando. Entre las causas, hay mucha variación debido a la sensibilidad que poseen los infantes en su piel, lo que los hace propensos contraer este tipo de enfermedades. También debemos recordar que hay enfermedades que se dan en cierto periodo de vida, así que no debemos alarmarnos.

En cualquier caso, lo mejor es consultar con el pediatra. Él te recomendará el tratamiento más adecuado para la infección en concreto.

Recuerda que ningún bebé está a salvo de las enfermedades. La mayoría de ellos están expuestos a cualquiera de las antes mencionadas, así que, como madres, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para curarlos lo antes posible.

Los mejores juguetes para bebés de 6 a 12 meses

De los seis a los doce meses los niños logran hitos de desarrollo que los llevan desde el juego con sus deditos de manos y pies en su cuna a descubrir su entorno y las más variadas destrezas y habilidades. Desde el gateo hasta sus primeros pasos.

Desde los seis meses empiezan a mostrar interés en interactuar con lo que les rodea. Uno de los mayores logros y que cambia su manera de percibir el mundo es la capacidad de sentarse y manipular objetos.

Los niños juegan por diversión, pero además forma parte de su manera de aprender, expresarse y es una señal de equilibrio emocional.

El juego, por lo tanto, forma parte del proceso de aprendizaje y el desarrollo social y los juguetes deben adaptarse a sus necesidades y al momento evolutivo propio de su edad. Pero, ¿cuáles son los mejores juguetes para este tramo de edad?

Los 7 mejores juguetes

Pelotas

Grandes, medianas, de tela o de plástico, la pelota es uno de los juguetes más sencillos, pero más divertidos.

Con una pelota, tu bebé aprenderá acerca del movimiento, la acción-reacción, nociones de distancia, velocidad y desplazamiento.

Lo más importante es el tamaño, mejor pelotas medianas y grandes, nunca pequeñas porque en este período el bebé se lleva todo a la boca.

Piezas para construir

Las más famosas son las de la reconocida marca LEGO, pero las hay de diferentes marcas y son una opción divertida que alentará a tu bebé a manipular, encajar y desarrollar su creatividad.

Alfombras y centros de actividades

Además de ser divertidos, estos juguetes le permiten experimentar y descubrir. Fomentan la exploración y el desarrollo sensorial de tú bebé con sus diferentes actividades, detalles coloridos y sonidos que, además de mantener entretenido a tu bebé, le ayudarán a descubrir su entorno.

Juguetes sonoros

Con música y colores que se activan al tacto, este tipo de juguetes de acción-reacción serán los favoritos de tu bebé incluso más allá de los 12 meses.

Cochecitos

Los coches son excelentes para estimular la movilidad del bebé y fomentar el gateo y su curiosidad por el entorno.

Además, suelen incorporar actividades, luces y sonidos para hacer la experiencia más interesante y divertida.

Saltadores de bebés

Tu bebé amará este juguete que resulta una combinación de centro de actividades y asiento (para que mami lo tenga a la vista). Además, el protagonista del movimiento es él que puede experimentar con la sensación de estar de pie y comenzar a descubrir la noción del equilibrio.

Los saltadores de bebé resultan muy estimulantes del desarrollo motriz y le permiten al bebé descubrir su entorno de manera segura.

Existen diferentes modelos adaptables, no sólo a las necesidades de tu bebé, sino también a las dimensiones de tu hogar y al espacio que tengas para almacenarlo.

Libros infantiles

Además de contribuir a su interés posterior por la lectura, los libros infantiles propician el intercambio con los padres quienes al leer a su bebé en voz alta, favorecen el desarrollo del lenguaje, describen el mundo y refuerzan el vínculo emocional.

Los temas para esta edad se relacionan con colores, sensaciones, números, forma y letras. Conceptos que reforzarán su visión del mundo.

Cómo escoger los juguetes para mi bebé de 6 a 12 meses

Seguridad ante todo

Los juguetes de buena calidad están elaborados a partir de materiales seguros e inocuos para tu bebé. En el paquete suele describir las normas de la Comunidad Europea según las cuales ha sido fabricado y además el rango de edad de sus pequeños usuarios. Con mirarlo, sabrás si el juguete es para la edad de tu bebé.

Revisa el juguete

Siempre antes de colocar un juguete en las manos de tu bebé, revisa detalladamente su solidez e integridad: si tiene piezas pequeñas que puedan desprenderse y ser inhaladas o ingeridas por tu bebé, si la pintura se despega de las superficies, si tiene bordes agudos con los que pueda lastimarse, etc.

Siempre con supervisión

En la medida en que el bebé va creciendo, aumenta el tiempo que permanece despierto y su capacidad de desplazamiento a la par que su curiosidad.

Por más seguro y de calidad que sea un juguete, nunca debe ser utilizado sin supervisión de un adulto.

Recomendaciones finales

El juego fomenta la creatividad y tiene un efecto reforzador de lo aprendido. Durante este período, los niños comienzan a desarrollar su lenguaje y la capacidad de expresar sus sentimientos y necesidades verbalmente.

Los juguetes son esenciales para el desarrollo del bebé y todas las edades tienen sus necesidades, pero de los 6 a los 12 meses es un período crítico de madurez que debe ser acompañado con los mejores juguetes para estimularle a alcanzar todo su potencial.

Los mejores juguetes serán aún más efectivos si tú interactúas y participas con él. Juega con tu hijo, háblale, describe todo lo que le rodea, cántale y pon música.

¡Disfruta mucho de esta etapa que se pasa pronto!

Los mejores juguetes para fortalecer y favorecer el desarrollo de tu bebé

El crecimiento de los pequeños es un factor importante que no se debe descuidar en ningún momento. Desde el nacimiento, nuestro bebé está listo para ir creciendo poco a poco bajo las prácticas adecuadas. Como madres, debemos asegurarnos de que nuestro bebé crezca fuerte y saludable en todos los aspectos, siendo su anatomía y musculatura uno de los más importantes.

Los padres representamos una gran ayuda en el crecimiento de nuestros hijos. Es crucial que pongamos mucha atención al crecimiento de sus músculos y huesitos, siendo claves los ejercicios y juguetes para su propio desarrollo. Por esa razón, en este artículo te facilitaremos los juguetes que más le ayudan a fortalecer sus músculos y a estimular poco a poco su crecimiento.

Primeros meses de vida: Gimnasios para bebés

Son los meses más complicados para fortalecer la musculatura del recién nacido. En sus primeros meses de vida poseen un cuerpo sumamente delicado y, cuando los cogemos,  dan mucha sensación de fragilidad, lo cual hace sentir inseguridad a algunos padres. En este punto, es crucial que estés calmada ya que los ejercicios naturales juegan un papel fundamental.

Estos ejercicios son bastante sencillos y prácticos y poco a poco ayudaran al bebé a desarrollar y fortalecer sus músculos. Puedes encontrar algunos de estos ejercicios aquí.  Estos ejercicios los podemos complementar con el uso de un gimnasio para bebés.

Los gimnasios son juguetes orientados en mejorar la coordinación del pequeño y fortalecer su musculatura mediante el movimiento de diferentes extremidades. Además, mientras ejercitan su delicado cuerpo se divierten muchísimo.

5-6 meses en adelante: Juguetes para estimular el gateo y Saltadores de bebé

Cuando tu hijo tenga 5 o 6 meses, tendrá un cuerpo un poco más robusto y menos delicado, por lo cual se empezará a moverse mucho más de lo habitual. Como padres, debemos estimular los movimientos de nuestro pequeño con un poco de ayuda, siendo el movimiento de rodillas el más importante, ya que este sirve para enseñarlo a gatear.

Hay cientos de juguetes que sirven para estimular el gateo. Los más habituales son los ruedan por el piso con diferentes sonidos y colores, ya que incitan a los niños a que los persigan gateando, cosa que les encanta.

Otro juguete excelente para fortalecer su musculatura son los saltadores para bebés. Este juguete asegura al pequeño por la cintura, quedando a una altura que le permita al niño rozar el piso para dar pequeños saltitos, lo cual es excelente para fortalecer sus piernas. Aunque parezca poco ortodoxo, a los bebés les encanta:

Casi el año de vida: correpasillos

Al acercarse al año de vida, la actividad de los pequeños es mucho mayor. Se mueven con mucha más fuerza, se vuelven bastante curiosos y hasta comienzan a decir sus primeras palabras.

También comenzarán poco a poco a intentar caminar y como padres debemos ayudarles en este proceso. En este momento, los correpasillos son juguetes indispensables. Además, son excelentes para fortalecer sus extremidades inferiores debido al movimiento constante que debe hacer el bebé para impulsar el juguete.

Además, algunos incluyen centro de actividades, por lo que multiplicará su diversión por dos.

No te olvides de ejercicios específicos

Estos son los juguetes que más ayudan a fortalecer su musculatura durante el primer año de vida, aunque recuerda que también lo podemos complementar con ejercicios como hemos visto anteriormente.

 

 

Consejos para proteger a tu bebé del frío en Invierno

Las bajas temperaturas de invierno son todo un dilema para el bienestar de los bebés. Los recién nacidos poseen un 40 o 60 % menos de masa muscular, así que como madres debemos protegerlos de todos los riesgos que trae esta estación.

Muchos personas evitan salir a la calle en invierno, sobre todo con un bebé, sin embargo lo mejor que podemos hacer es adaptarnos a la situación y tomar las precauciones necesaria. El invierno puede ser muy frío, pero no deja de ser sola una estación. A continuación te enseñamos todo lo que necesitas hacer para mantener a tu bebé protegido de las bajas temperaturas.

¿Cómo vestir al bebé en invierno?

A simple vista, se puede pensar que abrigándolo lo suficiente es la manera adecuada de protegerlo, sin embargo es uno de los primeros errores. El método adecuado consiste en vestir al bebé por capas, tres para ser exacto (si la ropa es de algodón mucho mejor). La distribución seria de la siguiente manera:

  • Primera capa: consiste en utilizar ropa flexible, que se adapte a su cuerpecito fácilmente. Esta capa ayuda a alejar el sudor del cuerpo del bebé, ya que si el sudor se enfría, se correría el riesgo de que termine cogiendo un resfriado.
  • Segunda capa: la segunda es una vestimenta un poco más abultada y gruesa que la primera, manteniendo así el calor corporal.
  • Tercera capa: la última consiste en colocar prendas de ropa que sean una o dos tallas mayores que la habitual, protegiéndolo así de la humedad y de cualquier tipo de ventisca.

Se deben analizar muy bien las situaciones para no abrigar en exceso al pequeño. Otra opción sería solo vestirlo con dos capas y utilizar un saco para sillas de paseo que lo abrigue del viento y del frío mientras está en su silla.

También debemos tener en cuenta que la hidratación es un tema importante. Con tantas capas de ropa lo ideal es mantener la piel de bebé hidratada constantemente, por lo que las cremas neutrales para recién nacidos son perfectas.

Protege las zonas importantes

Sus extremidades son la zonas más importantes que debemos abrigar, ya que son extremadamente sensibles. Las orejas, la nariz, las manos y los pies se enfrían más rápido que el resto del cuerpo, por lo cual debemos mantener estas áreas protegidas.

Hay muchas prendas que son perfectas para proteger al bebé, sin embargo, las básicas son los gorros grandes que suelen cubrir las orejas, guantes, calcetines gruesos y algún atuendo que cubra su cuello, ya que algunas bufandas pueden incomodarle o llegarle a asfixiar.

¿Cómo saber si el bebé tiene frío?

Las extremidades son las zonas más propensas a enfriarse. Por esta razón no debemos confiar mucho en ellas para verificar la temperatura del recién nacido. Los lugares más adecuados para identificar la temperatura corporal son la nuca, la frente y el cuello.

Debemos estar atentas y chequear constantemente si las zonas señaladas están frías o sudadas para, luego, actuar en consecuencia.

La temperatura ideal en el hogar

Una temperatura de 23°C o 24°C es la ideal para protegerlo de las bajas temperaturas que trae la estación. Sin embargo, el sistema de calefacción tiende a resecar la piel y las fosas nasales, lo cual puede ser nocivo para el pequeño. Un humificador es suficiente para solventar esta situación.

Reduce la frecuencia y el tiempo de baño

Es muy aconsejable teniendo en cuenta las bajas temperaturas habituales de la temporada. Un baño al día de unos diez minutos o menos es lo ideal.

Una muy buena práctica es templar un poco el pijama antes de colocárselo. Sabemos que con todo el tema del invierno la ropa guardada tiende a ponerse más fría de lo normal. El cambio de temperatura no es bueno, así que ponerle ropa calientita es una muy buena opción.

Evita cambios bruscos de temperatura

Hay que evitarlos en la medida posible, pero no solo los cambios que se podrían producir al salir a la calle con el pequeño, también se deben evitar los cambios de temperatura en el hogar. El momento del baño es uno de ellos.

Las primeras horas del día y la noche es cuando normalmente la temperatura es mucho más baja, así que durante esas franjas debemos abrigar muy bien al bebé siguiendo el consejo de las capas de ropa, a la vez que chequeamos su temperatura corporal a menudo. Si observamos que nuestro hijo tiene calor, podemos retirarle una capa.

Presta atención a su piel

Lo que puede parecer exagerado, está lejos de serlo. Los casos de hipotermia en infantes son toda una realidad. Estos normalmente se deben a la exposición de bajas temperaturas sin el abrigo correcto.

Una de las maneras de identificar si el bebé posee una temperatura demasiado baja es chequear rápidamente su piel, la cual se pone fría, de un color rojo o extremadamente pálida.

El invierno a pesar de traer temperaturas muy bajas y un frío abrumador, no deja de ser una estación, la cual se puede disfrutar si tomamos las precauciones necesarias.

¿Cómo evitar que tu bebé se resfríe o caiga enfermo?

Por muy cuidadosas que seamos respecto al tema de la salud de nuestro bebé, es casi imposible evitar que nuestro pequeño se resfríe en algún momento. Involuntariamente, cualquier persona puede contagiarle, aunque también se puede constipar sin haber tenido contacto con ningún extraño.

Los virus están en todas partes, así que debemos estar al tanto de todos los consejos y prácticas que hay para mantenerle sano.  Dejarlo en casa no garantiza que esté fuera de peligro. Por esta razón, en este artículo te damos la información que necesitas para reducir las posibilidades de que se constipe.

Cuida la Higiene de sus manos

Si deseamos que nuestros hijos tengan un buen estado de salud, la higiene debe ser permanente, sobre todo la de sus manos ya que los niños después de los 5 meses suelen tener curiosidad por casi cualquier objeto, por lo que terminan agarrándolo todo e inclusive llevándoselo a la boca. Por eso, debemos mantener sus manos limpias en todo momento. El agua y el jabón son perfectos para mantener sus manitas limpias.

Limpia sus Juguetes

Sus juguetes deben estar limpios siempre, así que mucho cuidado si se caen al suelo o pasan mucho tiempo acumulando polvo. Es necesario también que se esterilicen todos los accesorios con lo que entra en contacto su boca tales como los chupetes y biberones.

No le dejes mucho tiempo en lugares cerrados

Los lugares cerrados que frecuentan muchas personas es el ambiente habitual para los gérmenes y bacterias, por lo que se deben evitar en la mayor medida posible. Cualquier extraño que provenga de un día atareado con ganas de coger a nuestro bebé podría ser un manojo de gérmenes, así que debemos ser muy recelosas en ese aspecto. La salud es lo primero.

Evita Cambios Bruscos de Temperatura

Cambiar a nuestro bebé de temperatura bruscamente tampoco es recomendable, mucho más cuando hablamos de temperaturas bajas. Por eso se recomienda bañar a los recién nacidos en una habitación de temperatura agradable.

No le Abrigues en Exceso

Cuando se trata de sacarlos de paseo tampoco es recomendable abrigarlos en exceso, así que debes encontrar el equilibrio. Por ejemplo, si deseas pasear un rato con tu hijo podrías ponerle ropa un poco ligera y abrigarlo con un saco para sillas de paseo, de esta manera lo mantendrás abrigado de manera adecuada.

Controla la Calefacción

La calefacción del hogar debe estar a una temperatura moderada, evitando cualquier tipo de extremo.

Ventila su Habitación

El lugar donde más tiempo pasa tu bebé debe ser ventilado periódicamente para renovar el oxígeno y eliminar la acumulación de polvo. Todo recién nacido necesita aire limpio y fresco. Además, el dormitorio debe mantenerse en un ambiente húmedo, así sus vías respiratorias no se resecarán y estará menos propenso a resfriarse.

Ponle las Vacunas

Aunque no existe vacuna contra los resfriados, mantener a tu bebé vacunado es otra manera muy efectiva de protegerlo ante ciertas enfermedades mucho más graves que un constipado. Habla con tu pediatra para que te informe de calendario de vacunas

Señales de que tu Bebé puede estar Acatarrado

Aparte de seguir estos consejos, es importante que estés atenta a las siguientes señales:

  • Respiración: si notas que se empieza a agitar más de lo normal puede que sea un indicio de resfriado
  • Hundimiento abdominal: debe ser el habitual en el momento de respirar. Si notas algún cambio, sobre todo en la parte de las costillas, es probable que el pequeño manifieste un resfriado próximamente.
  • Debilidad, desánimo y agotamiento no relacionados con fiebre: síntomas bastante frecuentes en los resfriados de invierno. En este caso, te recomendamos ponerte en contacto con tu médico de confianza, ya que podrían ser varias las causas.

Si finalmente se constipa, es importante mantener sus fosas nasales lo más descongestionadas posible usando alguna solución salina indicada para bebés, así como un aspirador nasal.  Adicionalmente, una buena alimentación, bastantes líquidos y el descanso necesario ayudarán al bebé a curarse lo antes posible.

El resfriado en los recién nacidos no es un tema grave, pero si se debe actuar cuanto antes para mejorar su estado de salud. El estado emocional también influye mucho. Es crucial que los bebés sientan las muestras de amor constantemente.

Al final, lo único que necesitan los pequeños para curarse de un resfriado son los cuidados adecuados y mucho cariño.

¿Cómo crear buenos hábitos de sueño en tu bebé?

Crear buenos hábitos de sueño en un bebé no es cosa fácil, pero te podemos asegurar que no es imposible. Como madres debemos asegurarnos de que nuestro bebé tenga las horas de sueño necesarias para descansar adecuadamente, ya que es un proceso vital para su crecimiento. Olvidarnos de esta tarea sería un craso error.

Normalmente, cuando no se habitúa al bebé a descansar correctamente, se le dificulta mucho conciliar el sueño o se levanta en repetidas ocasiones por la madrugada, cosa que a ninguna madre le gusta. Para evitar ambas situaciones, en este artículo encontrarás algunos consejos bastante útiles que te ayudaran a crear los hábitos necesarios para que tu hijo duerma sin problemas.

Claves para crear buenos hábitos de sueño

De 0 a 3 meses

Para comenzar, los bebés en sus primeros meses de vida duermen bastante, así que será un poco complicado crear un hábito. En este rango de edad, debemos desarrollar la capacidad de captar cualquier señal que nos indique que nuestro bebé tiene sueño: bostezos, fácil irritabilidad, mirada fija en un punto o si el pequeño se toca mucho los ojos. Todos estos son indicios de que tiene ganas de dormir.

Al tener una frecuencia de sueño tan alta (16 a 18 horas al día), debemos poco a poco entender cuál es su comportamiento a la hora de dormir. Por ejemplo, hay bebés a los que les encanta dormir después de comer o bañarse, así que debemos estar muy pendientes de lo que hace justo antes de conciliar el sueño.

Una vez hayamos identificado sus patrones de sueño, podremos comenzar a calendarizar y a anticipar las horas de sueño de nuestro bebé, por lo que ya podremos empezar a crear sus hábitos nocturnos.

Aquí es crucial que lo ayudemos en todo lo posible. Con tan pocos meses de vida es aun complicado que el bebé reconozca la hora de dormir, así que es nuestro deber ponerlo cómodo y mantenerlo calientito justo antes de acostarse. El objetivo es que cuando sienta su pijama cálido y su cómodo colchón de su cuna, poco a poco vaya entendiendo que ya es la hora de dormir.

3 a 6 meses

A esta edad, los pequeños empiezan a reconocer cuándo  es la hora de bañarse, comer y dormir, por lo que las rutinas se vuelven muy importantes. Podríamos decir que aquí empiezan a dar resultados todas las acciones que hicimos los meses anteriores.

Para crear buenos hábitos la consistencia debe estar presente, los rituales son buenísimos para esto, ya que al repetir una serie de pasos un día tras otro nuestro bebé comprenderá enseguida cuándo es su hora de dormir.

Darle un baño por la tarde, ponerle su pijama, acomodar la cuna con sus juguetes favoritos, darle de comer o contarle un cuento, cualquiera de estas acciones fácilmente puede formar parte del ritual de sueño de tu bebé.

También es cierto que a esta edad los bebés notan mejor la luz y la oscuridad, eso quiere decir que empiezan a diferenciar el día de la noche. Es muy importante hacerle entender que el día es para jugar y divertirse y la noche es para descansar. Esto lo puedes lograr haciendo que tu bebé tenga una mañana y una tarde bastante activas, para que cuando llegue la noche, sea el momento para descansar y relajarse.

También es importante tener en cuenta lo siguiente cuando llegue la hora de dormir:

  • Debe existir un ambiente en silencio
  • Las luces deben estar apagadas, sin embargo el dormitorio no debe estar en total oscuridad. Una luz tenue cerca del bebé le dará tranquilidad
  • El bebé debe escuchar cómo los integrantes de la familia se desean buenas noches y se van a sus respectivas camas

Inclusive, a esta edad algunos padres se plantean la posibilidad de pasar al bebé a su propio dormitorio

6 a 12 meses

Cuando los bebés están cerca de cumplir el año de vida, no necesitan comer tan frecuentemente como los recién nacidos, así que poco a poco darle pecho dejará de ser parte del ritual de sueño.

En esta etapa, ya reconocen perfectamente la hora de dormir. Si al bebé se le inculcaron buenos hábitos de sueño no presentará ningún problema. Además, a esa edad ya no suelen levantarse por las noches.

Pasados los 6 meses deben dormirse por su propia cuenta, aunque eso no quiere decir que se deban eliminar los rituales. Si antes solías contarle un cuento y esperabas a que se durmiera, ya no tienes que esperar. Después de leerle el cuento, puedes darle un beso de buenas noches y retirarte, ya que es necesario que el bebé se empiece a quedar dormido por sí solo. De esta forma,  evitarás la dependencia nocturna.

Llegados a este punto, el pequeño ya podría tener su propio espacio para descansar, un dormitorio cerca de la habitación de los padres viene perfecto. De esta manera, tantos los padres como el niño pueden llegar a conciliar un sueño mucho más profundo.

Crear hábitos en los recién nacidos es una tarea sumamente importante, más aun cuando nos referimos a los hábitos de sueño. Aunque parezca complicado al principio, con la práctica irás cogiéndole el truco y, sin darte cuenta, muy pronto tu bebé se irá a dormir sin problema.

 

8 Mitos sobre el Sueño de tu bebé

Sobre el sueño del bebé hay mucho escrito. Aun así siguen existiendo una serie de mitos dentro del imaginario popular que es conveniente desmitificarlos para ayudar a nuestro bebé a adquirir unos hábitos de sueños saludables.

En este artículo, vamos a tratar 8 de esos mitos.

8 Falsas creencias sobre el sueño del bebé

1. Si el bebé duerme por el día, no tendrá sueño por la noche

No es del todo cierto. En este apartado influye mucho la edad del bebé ya que los recién nacidos llegan a tener una frecuencia de siesta elevada por el día.  Además, si se encuentra demasiado cansado tendrá dificultades para dormir por la noche.

En otras palabras, eliminar siestas durante el día no evitará que el bebé se despierte por la noche, ya que es bastante común que lo haga durante los primeros meses.

2. Hay que cansar a los bebés para que duerman más

Totalmente falso. El cuerpo de los recién nacidos funciona de manera diferente al de los adultos ya que no está completamente desarrollado. La fatiga no debe ser considerada como factor excluyente para conciliar el sueño en los bebés.

3. Los bebés que toman biberón duermen mucho más que los que toman el pecho

De los mitos más controvertidos que existen y es que, a ciencia cierta, aun no queda del todo claro. Lo único que quedan claro según los estudios realizados es que es mucho más saludable y natural darle pecho al bebé que darle biberón a temprana edad.

 4. Los niños menores no saben dormir solos.

Falso. Los bebés están en plena capacidad para dormir por voluntad propia, el problema está en que muy pocas veces sucede.

Es común ver a una pareja de padres luchando para que su hijo se duerma. Aun así, muchos especialistas sostienen que lo único que necesitan los pequeños es estar entre 25 y 30 minutos despiertos, entre intervalos de 2 y 3 horas. De esa manera, podrán conciliar el sueño por si solos.

5. Los bebés pueden dormir tranquilamente en su hamaca o balancín

Es cierto, poco recomendable. Los bebés después de los 4 meses se suelen mover mucho mientras duermen, lo que hace que las hamacas o balancines sean ideales solo para una pequeña siesta.

Cuando se trata del sueño nocturno o siestas más prolongadas, la mejor opción es un buen colchón de cuna para que duerma cómodo y seguro.

 6. Los bebés no tienen horario para dormir

Falso. Es cierto que la frecuencia con la que duermen los bebés depende de varios factores como su edad, su peso o modo de alimentación; ninguno de ellos es motivo para no crear una rutina o hábito nocturno. Es totalmente valido hacerlo, sobre todo a temprana edad.

Definir la hora de dormir es muy importante, en especial la nocturna. De no hacerse así, será casi imposible hacerlo cuando el niño sea más mayor.

7. Debes tener contadas sus horas de sueño.

Otro mito totalmente falso. Ningún bebé es igual a otro en cuanto a genética y comportamiento, por lo que hay niños que duermen mucho más que otros.

Con el tiempo, las madres vamos creándoles un hábito de sueño y, a su vez, vamos comprendiendo cómo es su comportamiento a la hora de dormir. Todo esto nos permite anticiparnos ante cualquier situación para garantizar el descanso que necesitan nuestros hijos.

Como dijimos anteriormente, si no se crea un hábito para dormir, será muy difícil identificar los horarios y el tiempo que necesitan descansar nuestros bebés.

8. La luz del televisor lo mantienen calmado

Es cierto, pero que los mantenga calmados no quiere decir que sea sano. La luz del televisor es contraproducente para los bebés menores de 6 meses, ya que no pueden identificar aun los movimientos que emite la TV.

Estos son sólo 8 mitos de los muchos que hay. Espero que esta información te haya ayudado en tu objetivo de crear hábitos saludables de sueño en tu bebé. En cualquier caso, para cualquier duda relacionada con el sueño de tu bebé, lo mejor es que consultes a tu pediatra.

 

 

Los 8 Imprescindibles para bañar a tu bebé

El baño  puede ser uno de los momentos favoritos del día para tu bebé y la oportunidad ideal para compartir y afianzar su vínculo contigo.

No sólo tiene la función higiénica de mantenerlo limpio y cómodo, sino que también le permitirá experimentar nuevas sensaciones en un entorno líquido diferente al del embarazo, cuando aún estaba dentro de ti.

Además, el momento del baño resulta útil para marcar la rutina diaria del bebé antes de la comida o de ir dormir, le permitirá una mejor adaptación al entorno y familiarizarse con la dinámica de su hogar.

Las primeras veces pueden ser desconcertantes no sólo para el bebé, sino también para las madres primerizas por, entre otros, no estar muy segura de cómo sostenerle adecuadamente, por el temor de dañar su ombligo mientras cicatriza o por no saber si el agua está muy caliente para su piel delicada.

Por razones como esta existen artículos que facilitan enormemente el baño del bebé y son los que nosotros llamamos “los imprescindibles”

Bañera de bebé

Este artículo es fundamental y existe una gran variedad de opciones para escoger:

  • Plegables
  • Plásticas
  • Inflables
  • Con o sin cambiador
  • Algunas vienen incorporadas en un mueble cambiador con gavetas y compartimientos para almacenar toallas y todos los artículos necesarios para el baño del bebé.

La selección de una u otra dependerá de tu presupuesto, del espacio del que en casa y de la edad de tu bebé.

Asiento de baño para bebés

Un asiento de baño es otro accesorio imprescindible para hacer más cómodo el momento del baño. Ofrece mayor libertad de movimientos tanto a la madre como al bebé.

Los modelos para recién nacidos protegen su cabecita de golpes y le permite mecerse suavemente como cuando estaba dentro de ti, lo cual contribuirá a mantenerlo contento y relajado.

Cuando crece, los modelos trono le mantendrán sujeto dentro de la bañera para evitar deslizamientos. Además, muchos de estos asientos tiene accesorios para que el bebé juegue y se divierta mientras le bañas.

Cambiador

Algunos modelos incorporan la bañera, otros son muebles independientes con una superficie suave sobre la que colocar al bebé después de bañarle.

Suelen tener compartimientos y gavetas para guardar los artículos del bebé. Son muy prácticos y cómodos. Eso sí, nunca le dejes solo sobre el cambiador mientras le cambias.

Toallas

No sólo para secarle, sino también para protegerle de los cambios de temperatura una vez lo saques del agua.

Necesitarás una toalla con capucha y otra más pequeña para secar su cara, todos sus pliegues, el cuello y las manitas.

Toallitas húmedas

Para limpiar sus genitales y su culito antes de bañarle. Y si deseas ir un poco más allá (hay quienes consideran este un consejo de madre maniática obsesionada con la higiene), después de esta limpieza con las toallitas, puedes lavar esta zona con jabón en el lavabo antes de ponerle en la bañera. De esta forma, evitarás que el agua del baño se contamine con posibles restos de heces y éstos puedan entrar en contacto con sus ojos o su boca.

Jabón y Champú para bebés

Hay gran variedad para escoger aunque pronto identificarás cuál le viene mejor a su piel. Opta por los productos hipoalergénicos y sin fragancia durante los primeros meses.

Algunas marcas ofrecen líneas de aromas relajantes para bebés con hábitos de sueño difíciles.

Termómetro

La temperatura ideal que debe tener el espacio en donde bañas al bebé debe oscilar entre los 22º y 25º. Cierra las puertas y ventanas para proteger al bebé de las corrientes de aire.

El agua debe estar a la temperatura de su cuerpo, unos 36º o 37º. Muchas madres prueban con su codo o el dorso de la mano la temperatura, pero para estar más segura puedes usar un termómetro específico de baño.

Juguetes de baño

Para los bebés más mayores será la parte más divertida. Las pelotas, sonajeros, muñecos y cuentos sumergibles harán la diferencia entre un mero trámite de higiene y una experiencia lúdica para compartir.

Puedes variarlos para que nunca se aburra o si tu bebé no disfruta mucho del baño, consolarlo con su juguete favorito para que esté más feliz.

Otros accesorios

Los mencionados anteriormente son los elementos básicos para el momento del baño, sin embargo para algunas madres también resultas imprescindibles otros artículos aunque para después del baño:

  • Cepillo y peine
  • Crema para evitar la dermatitis
  • Crema o loción hidratante para la piel del bebé
  • Cortaúñas

Recomendaciones finales

Los primeros días puedes bañar al bebé aunque aún no se le haya caído el cordón. Eso sí, asegúrate de secar muy bien la zona para evitar infecciones.

Al principio, el baño sólo debe durar unos pocos minutos (5-7) ya que su mecanismo de regulación de la temperatura aún está aún adaptándose al entorno. Con el tiempo podrás ir extendiendo su duración.

Y lo más importante para evitar accidentes: ten a mano todo lo necesario mientras bañas al bebé. Nunca le dejes solo sobre el cambiador o en la bañera aunque uses un asiento de baño.

 

Las Preguntas más Frecuentes sobre el baño del bebé resueltas

Bañar a nuestro bebé siempre será una tarea importante, mucho más si es la primera vez que lo hacemos, ya que los nervios se duplican. La nula experiencia previa y el tamaño tan reducido de nuestro pequeño nos generan un montón de preguntas en nuestra cabeza, y es que lo único que deseamos es asearlos correctamente sin afectar su bienestar.

En esta ocasión, responderemos las preguntas que hacemos todos los padres referentes al baño del bebé, así estarás mucho mas preparada cuando llegue tu turno.

1. ¿Cuándo debo bañarlo por primera vez?

Él bebé normalmente es bañado luego del parto, así que su primer baño o lavada ya estaría hecha desde el primer día de nacimiento.

Desde el primer día puedes comenzar a bañarlo sin problemas, no obstante, también puedes decidir darle su primer baño luego de que se le haya caído su cordón umbilical.

2. ¿Cómo sostengo al bebé en la bañera?

La pregunta mas frecuente entre los padres primerizos, aunque es totalmente entendible. En los primeros meses de nacimiento el cuerpo de los bebés es muy delicado, dando la sensación de ser extremadamente frágiles, situación que no ayuda para nada a controlar los nervios a la hora del baño.

Con mucho cuidado:

  • Coloca tu mano como apoyo para sostener su cabeza y espalda
  • Mantén una inclinación equilibrada. Él bebé no debe estar totalmente acostado ni totalmente sentado
  • Con la otra mano, procede a bañarlo con cuidado. Conviértelo en una práctica agradable
  • Con sumo cuidado, dale la vuelta a tu bebé y apoya su pecho y pancita en tu mano (La misma que usaste para apoyar su cabeza y espalda) Aprovecha esta posición para lavar toda su espalda y la parte trasera
  • Ten la toalla a la mano para sacar al niño de la bañera, así evitaras que pase frío mientras la ubicas

De todas formas, si quieres estar más cómoda a la hora de bañarlo utiliza un asiento de bañera para bebés adaptado a su rango de edad.

Bañar al bebé es una práctica placentera, mantente calmada mientras la dominas. Mira este vídeo:

3. ¿Cuánto debe durar?

Los primeros 2 meses el baño no se debe extender más de 15 minutos, por lo que 7 o 10 minutos serían suficientes. Pasado algunos meses, puedes prolongar su tiempo de baño.

4. ¿Con qué frecuencia debo bañarlo?

Otra pregunta bastante frecuente. Algunos especialistas recomiendan bañar a los recién nacidos dos veces a la semana, aunque muchos padres no están del todo de acuerdos con esa recomendación.

En todo caso, el primer mes deberías bañar a tu bebé una vez al día. Pasados esos treinta días, puedes comenzar a bañarlo dos veces diariamente.

5. ¿A qué hora debo bañarlo?

El baño debe realizarse en una hora la cual la temperatura sea amigable para el pequeño, evitando las horas nocturnas de ser posible. Esto se debe a que habitualmente las noches tienen temperaturas menores que el día, y por ende, hace más frío.

Las 11:00 y las 16:30 son buenas horas para darles un baño, aunque, también depende mucho del lugar de residencia y las estaciones. El objetivo es evitar que el recién nacido se vea expuesto a un ambiente de bajas temperaturas.

6. ¿A qué temperatura debe estar el agua?

Al igual que la hora del baño, la temperatura también debe ser agradable.

Una temperatura tibia entre 36°C y 38°C grados es la adecuada. Si no tienes termómetro, usa tu codo para verificarla.

7. ¿Debo bañarlo por completo?

Claro que si. El objetivo del baño es poder lavar por completo a nuestros hijos, así que debemos aprovechar para limpiar cada rincón de su pequeño cuerpo.

A pesar de que no vamos a sumergir por completo al niño en el agua (un error bastante obvio), si debemos tener cuidado con ciertas partes que son muy delicadas. Debemos evitar mojar su cordón umbilical, estar atentas a que no le entre champú en sus ojos y tener mucho cuidado con sus orejitas.

Recomendamos también tener las uñas cortas a la hora de bañar al bebé y quitarse cualquier tipo de prenda como anillos o accesorios, ya que estos podrían hacerle daño en cualquier momento.

8. ¿Cuáles son las partes mas importantes que debo lavar?

Debajo de su cuello, las axilas, sus manos, entre los dedos de sus manos y pies, sus genitales, su parte trasera y detrás de sus muslos.

Hazle pequeños masajes en los brazos y la panza para mantenerlo calmado mientras lo aseas.

9. ¿Qué jabón y champú debo utilizar?

Todas las lociones, cremas y objetos del cuidado personal que se vayan a utilizar deben estar dentro del rango de edad específica. La piel de los recién nacidos es muy sensible, así que para evitar incidentes debes utilizar los productos correspondientes.

10. ¿Debo bañar al bebé antes o después de comer?

Lo más recomendable es bañarlo antes de comer, aunque, sabemos que es complicado debido a la frecuencia con la que se alimenta al niño. Si tienes calculada de alguna manera la toma de alimento de tu pequeño, será una gran ventaja, ya que lo podrás bañar justo antes de darle pecho.

Es muy recomendable también bañarlo justo antes de una siesta, así podrá dormir mucho mas relajado

Bañar a los pequeños debe ser un momento de disfrute, ya que es la mejor manera que tienes para comenzar a conectar y crear lazos con él. Mantente serena, háblale mientras lo aseas, olvídate de los nervios y disfruta del baño con tu bebé.

 

1 2 3 8

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies