Los mejores juguetes para bebés de 0 a 12 meses

Durante los primeros años de vida de los niños, el juego es una actividad sumamente necesaria para desarrollar diversas habilidades que necesitaran en el futuro. Posiblemente, cuando muchos de nosotros éramos niños, estábamos limitados a jugar con muy pocos juguetes, pero en la actualidad todo ha cambiado. Ahora, nuestros hijos pueden disfrutar de divertidos juguetes que les ayudan a estimular su creatividad para que su capacidad de aprendizaje se vea reforzada.

Para que sepas cuáles son y puedas planificar tu próxima compra de juguetes para tu bebé, hemos preparado una lista con los mejores juguetes para bebés de entre 0 y 12 meses de edad. Puedes estar seguro de que no hay mejores juguetes para fomentar su desarrollo y fortalecer las principales habilidades que le harán un niño sano física y mentalmente.

Juguetes de 0 a 12 meses

Carruseles y sonajeros

Durante sus primeros días de vida, no tiene sentido comprarle juguetes ya que no cuenta con la fuerza suficiente para sujetar o jugar con nada. En esta etapa de su vida, apenas comienza a desarrollar sus sentidos y ni siquiera podrá controlar muchos de ellos.

Una vez el niño cumpla un mes y medio o así, comenzará a identificar sonidos y tendrá suficiente fuerza en las manos como para sujetar algo. Los carruseles y sonajeros son excelentes juguetes para ayudarle a desarrollar sus sentidos por completo. Los llamativos colores harán que comience a enfocar mejor las cosas a su alrededor y los sonidos agudos le ayudarán a mejorar su audición.

Mordedores

Puede que no consideres que el mordedor sea un juguete, pero sí lo es.  Estos artículos son indispensables para comenzar a desarrollar ciertas habilidades sensoriales del niño. Un mordedor le ayudará a identificar texturas por primera vez en su vida y comenzará a despertar su curiosidad por el mundo que le rodea.

Algunos expertos opinan que el mordedor es perjudicial ya que provocará que sus dientes crezcan torcidos, sin embargo todo depende de la regularidad con la que se use. Siempre que le permitas jugar con él en cortas sesiones, de menos de una hora, no habrá nada de qué preocuparse en este sentido.

Gimnasios para bebés

Cuando el niño alcanza los tres meses de vida, sus músculos ya están un poco más desarrollados y sus sentidos de la vista, tacto y oído son mucho más potentes. Un gimnasio para bebés es el juguete ideal para ayudarle a terminar de desarrollar sus habilidades psicomotrices.

Los gimnasios para bebés o alfombras de juegos son uno de los juguetes más necesarios antes de que comience a gatear. Con ellos, podrá ejercitar sus extremidades, comenzar a identificar nuevas texturas y establecer por primera vez una relación acción-reacción.

Pelotas, peluches y mordedores

Pasados los seis meses, el niño ya cuenta con músculos mejor desarrollados y es capaz de apretar cosas con suficiente fuerza como para no soltarlas fácilmente. En esta etapa de su vida, sus dientes están comenzando a crecer, por lo que querrá llevarse todo a la boca.

Esta es una edad en la que los peluches y mordedores son muy útiles. Tener varios de estos artículos le ayudará a identificar nuevas texturas y comenzar a reaccionar ante estas. Las pelotas de material blando y ligero son ideales para que comience a lanzar los primeros objetos y se fortalezcan más aún sus brazos.

Juegos de encaje

Aproximadamente a los 8 meses, el niño ya tendrá mayor control sobre sus extremidades y podrá identificar perfectamente todo tipo de formas. Además, esta es una edad en la que su capacidad de razonamiento está en pleno desarrollo.

Para ayudarle a fortalecer varias de sus habilidades cognitivas, los juegos de encaje son esenciales. Estos juegos le obligan a tomar decisiones acertadas para poder incrustar las diferentes formas donde corresponde. De este modo, fortalecerá su atención y memoria, dos factores indispensables para estimular su capacidad de aprendizaje en el futuro.

Correpasillos

Entre los 10 y los 12 meses de edad, el niño ya cuenta con piernas fuertes y su atención es mucho más aguda. Es posible que ya haya comenzado a gatear por toda la casa y, en algunos casos,  incluso a pararse y dar sus primeros pasos debido a que su sentido del equilibrio está mejor desarrollado. Los andadores o correpasillos son el mejor juguete que puedes comprarle para que termine de perfeccionar las habilidades que necesita para empezar a caminar.

Los mejores juguetes para potenciar su imaginación

Durante los primeros años de vida de los niños es indispensable estimular su creatividad para que también sean potenciadas varias habilidades cognitivas. La creatividad es la base de casi todo cuando son pequeños y, en gran medida, determinará su capacidad de aprendizaje en el futuro.

Es bien sabido por todos lo importante que es estimular la creatividad de un niño. Por ello, se han creado cientos de juguetes enfocados en potenciar esta habilidad. A continuación, te presentamos una lista de los mejores juguetes para potenciar su imaginación.

Juguetes caseros

No todos los juguetes tienen  por qué ser comprados en una tienda. Te sorprenderá la cantidad de objetos que puedes tener en tu casa que podrán utilizar como juguetes para estimular su creatividad.

Sábanas

¿Recuerdas cuando eras niño que te encantaba hacer fuertes con las sabanas de la habitación de tus padres? Pues ahora es momento de que tus hijos hagan lo mismo. Parece increíble, pero son muchas las cosas a las que se puede jugar con un par de sábanas y algunos muebles. Lo más importante de todo es que este tipo de “juguetes” forzarán a tu hijo a convertirse en un agente activo en el que deba utilizar su imaginación para crear escenas divertidas.

Uno de los juegos clásicos con sábanas son el antes mencionado fuerte de aventuras, pero con algo de imaginación, tu hijo podrá convertirse en muchas otras cosas: desde un fantasma aterrador hasta un superhéroe con su capa. De modo que la próxima vez que veas a tus hijos jugar con tus sábanas, no los castigues, solo déjalos divertirse y prepara un poco de detergente pues posiblemente quedarán bastante sucias después de la diversión.

Cajas de cartón

Si tuviste una buena infancia, es posible que después de las sábanas, las cajas de cartón hayan sido uno de tus juguetes favoritos. Al igual que las anteriores, estos objetos exigen al niño convertirse en un agente activo que idee una manera de utilizarlos para divertirse. Son muchas las cosas que puede hacer un niño con un par de cajas de cartón: desde armar su propia casa o castillo hasta hacer coches artesanales o una armadura que le convierta en todo un guerrero. Lo mejor es que no tendrás que gastar prácticamente nada.

Envases de plástico

Los envases se plástico también son objetos con los que tus hijos pueden jugar y estimular su imaginación. Con un poco de ayuda de tu parte podrá reciclar el envase de una gaseosa y convertirlo en un coche de fórmula uno, un barco pirata e incluso en un avión. Aquí tienes algunas ideas de juguetes que puedes hacer con envases de plástico.

Juguetes de fábrica

Ahora que conoces varios “juguetes” caseros para estimular la creatividad de tu hijo, es momento de que conozcas las alternativas que hay en el mercado. Estos juegos han sido especialmente fabricados para estimular la creatividad del niño, así que toma nota y elije el que mejor te guste.

Casitas infantiles

Las casitas infantiles son uno de los juguetes más comunes para estimular la creatividad de los niños en sus primeros años de vida. En ellas pueden jugar juegos de rol y comenzar a exteriorizar diversas conductas que adoptan de sus padres y de los adultos a su alrededor. Nuevamente, el niño tendrá que convertirse en un agente activo para divertirse, lo que automáticamente estimulará su imaginación hasta más no poder.

Juegos de construcción

Posiblemente uno de los juegos para niños más completos que hay. Con ellos, no solo estará estimulando su imaginación, sino que también deberá utilizar su ingenio para encajar cada pieza y armar una estructura. Los juegos de construcción le ayudarán a fortalecer sus habilidades cognitivas, especialmente la memoria y la atención, lo que posteriormente repercutirá positivamente en su capacidad de aprendizaje.

Disfraces

Por último están los disfraces. Estos permitirán a tu hijo meterse en la piel de sus personajes favoritos e imaginar sus propias aventuras. Al igual que las casitas infantiles, los niños tendrán que asumir roles en los que estimularán su creatividad y mejorarán sus habilidades para socializar.

 

El juego en los niños: ¿por qué es importante?

Los juegos son un factor importante en el desarrollo del niño, en especial para su aprendizaje y crecimiento. Jugar es una de las actividades más significativas, sobre todo porque es un método ideal para que pueda descubrir el mundo que lo rodea. Además, es una de las mejores formas para que el niño vaya desarrollando sus habilidades para socializar con otras personas.

El juego adquiere un valor educativo trascendental. No solo les enseña conductas, sino que también despierta la curiosidad en ellos y desarrolla su imaginación. Este es un motor sumamente importante para el aprendizaje, ya que los juegos y juguetes actúan como un estimulante de muchas de sus habilidades cognitivas.

Asimismo, tener buenas experiencias jugando les ayudará a forjar una autoestima sólida y a fortalecer su confianza, evitando problemas a futuro como la depresión.

Tipos de juegos

Para saber cuáles son los tipos de juegos y juguetes más apropiados para estimular su aprendizaje, existe una teoría llamada “Las cuatro fases de Piaget”. Esta explica y divide las etapas del desarrollo cognitivo perfectamente, dándole una relevancia trascendental al juego desde los primeros años de vida hasta la pre-adolescencia.

Basándose en esta teoría, se han clasificado los juegos en 4 grandes grupos:

Juegos funcionales

Este tipo de juegos ayuda a desarrollar el lenguaje y los cinco sentidos del niño mediante la utilización de juguetes o ejercicios corporales. El objetivo de estos es desarrollar la psicomotricidad y coordinación, permitiendo que el niño experimente con su cuerpo y con elementos externos. Este tipo de juegos son indispensables para comenzar a desarrollar ciertas habilidades cognitivas del niño.

Juegos simbólicos

Los juegos simbólicos o también denominados imaginarios, son aquellos donde los niños utilizan su capacidad para recrear una escena en un juego. Un ejemplo sería la casita infantil, donde imaginan y adoptan conductas de adultos. Esto le permite la exteriorización de conductas previamente observadas o aprendidas, así como también el desarrollo de habilidades de socialización.

Juegos de reglas

Los juegos de reglas se basan en seguir una serie de instrucciones y normas para lograr un objetivo. Este tipo de juegos les facilita el desarrollo de capacidades de planificación, estrategia y competición, adaptándose a las exigencias de su entorno.

Juegos libres

En estos juegos no existen normas, sino que el niño es quien diseña y establece sus propias reglas. Esto favorece la espontaneidad y la creatividad, favoreciendo que tomen decisiones de acuerdo a sus necesidades. Este tipo de juegos son ideales para apreciar la personalidad y los ideales del niño en sus primeros años de vida.

Beneficios de los juegos                                                 

Los juegos infantiles aportan beneficios únicos para el desarrollo físico y mental del niño. Esto se debe a que son las principales actividades que le permiten relacionarse con su entorno, así como conocer sus debilidades y fortalezas.

Beneficios de los juegos de construcción

Los juegos de construcción son los juegos más comunes para niños y uno de los que más ventajas tiene con el paso del tiempo. Esto se debe a que en sus primeras etapas lo ven como un proceso de manipulación, pero más adelante forma parte de la construcción de objetos y escenarios. De este modo, se van desarrollando destrezas como la percepción y la motricidad. Si a esto se le añade un parámetro de tiempo, se estará trabajando la velocidad de procesamiento del niño y su capacidad para solucionar problemas.

Beneficios de los juegos de mesa

Los juegos de mesa ayudan al niño a adaptarse a nuevas situaciones y escenarios. Este tipo de recreación fomenta la agilidad mental, la concentración, la paciencia, la lógica y otras habilidades cognitivas.

Beneficios de los juegos al aire libre

Los juegos al aire libre constituyen una aventura real en contacto con la naturaleza. De este modo, el niño estimula su ingenio, creatividad y autonomía, creando lazos y vínculos con su medio ambiente. Además, se verá forzado a desarrollar nuevas formas de divertirse debido a la ausencia de juguetes. Esto no solo hará que desarrolle muchas de sus habilidades, sino que hará que nazca en él un sentimiento de amor por la vida y la naturaleza.

Es importante que juguemos constantemente con nuestros hijos ya que, además de obtener todos los beneficios mencionados, fortalecerá nuestra relación con ellos y ayudará aumentar su confianza en nosotros.

¿Cómo realizar las tareas de casa con un bebé?

Los bebés requieren atención y cuidado constante, 24 horas al día, 7 días a la semana. Cuidar a un bebé es un trabajo a tiempo completo, por lo que no es de extrañar que los nuevos padres se olviden de las tareas domésticas durante las primeras semanas después del nacimiento del bebé.

Pero, cuando los platos empiezan a amontonarse y te estás quedando sin baberos limpios, es hora de ponerse las pilas y hacer que las tareas domésticas vuelvan a formar parte de tu vida cotidiana. Pero, ¿cómo?

El primer paso es poner las tareas domésticas en perspectiva. Ten en cuenta que la casa no va a volver a estar como antes de la llegada del bebé y puede que una limpieza exhaustiva no sea posible en estos momentos, pues no es una prioridad.

Sin embargo, es posible tener una casa limpia y recogida, aunque no esté cien por cien perfecta. ¿Cómo? Con la ayuda de algunos artículos de los que vamos a hablar a continuación. Ellos te van a facilitar la realización de las tareas domésticas, mientras sigues prestando el cuidado adecuado para tu bebé.

6 artículos que te ayudan a compatibilizar las tareas domésticas con el cuidado de tu bebé

Mochila portabebés

Hacer las tareas de casa cuando el bebé se pone a llorar o reclama tu atención cada minuto, no es viable, así que lo mejor es colocar al niño en un portabebés. De esta manera, podrá estar a tu lado y tú tendrás las dos manos libres para doblar la ropa, limpiar el polvo o pasar la aspiradora.

Si tiene hambre, podrá mamar cuando quiera, y con el movimiento se dormirá más pronto y durante más tiempo que si lo acuestas sólo en la cuna. Con la mochila portabebés también podrás salir a hacer la compra, por ejemplo, sin tener que montar el cochecito del bebé.

Por suerte, la mayoría de portabebés se van ajustando al tamaño del bebé a medida que va creciendo, por lo que lo puedes utilizar durante mucho tiempo.

Andador

¿Tu bebé ya da sus primeros pasos? Entonces querrá seguirte allá donde vayas por toda la casa, algo que puede resultar peligroso si todavía no tiene una buena estabilidad. ¿Solución? Ponle en un andador y así podrá desplazarse con total seguridad mientras planchas la ropa o haces la cama.

Como podrá seguirte, lo tendrás siempre vigilado y podrás interactuar con él mientras limpias.

Vigilabebés

Un aparato que sirve para controlar al bebé tanto cuando está dormido como cuando está despierto. Aunque hay modelos básicos que sólo emiten sonido, es mucho más práctico comprar un modelo con cámara para obtener imagen y audio y así poder ver todo lo que hace tu hijo, en cualquier situación.

Se puede utilizar en la cuna, cuando lo acuestas, para ver cuándo se despierta o utilizarlo mientras está jugando en el parque infantil o en la alfombra de actividades.

Hamaca

Un accesorio muy útil para colocar al bebé cuando está relajado, pero despierto. En la cuna seguramente empezaría a llorar, pero la hamaca le proporciona un lugar cómodo, desde el que poder ver todo lo que le rodea, y que además tiene un movimiento suave y relajante.

Lo bueno de las hamacas es que se pueden poner fácilmente en cualquier habitación y que gracias a su sistema de seguridad, el bebé no se caerá por mucho que se mueva. Lo utilizarás durante bastante tiempo, hasta que el bebé ya no quepa.

Gimnasio de actividades

Este área de juegos es ideal para estimular al bebé y mantenerlo entretenido durante un buen rato. Está repleto de juguetes, muñecos y sonajeros con los que tu bebé jugará y aprenderá.

Elige un modelo que tenga paredes independientes, que se puedan subir y bajar, para que el bebé no pueda salir si ya empieza a gatear, así podrá estar un rato solo mientras tú haces las tareas de casa.

Parque para bebés

Si ya es un poco más mayor y el gimnasio de actividades se le queda pequeño, el parque infantil es el lugar perfecto en el que poder jugar a sus anchas, mientras tú estás tranquila sabiendo que está cómodo, protegido y seguro.

Los parques para menores de 12 meses suelen parecerse a una cuna, pero más amplio y con las paredes de malla para que puedas ver a tu hijo en cualquier momento. Otro artículo que te permitirá tener un rato libre para poder adecentar la casa.

Si no han sido suficientes, aquí tienes más trucos y consejos para realizar las tareas de casa con un recién nacido.

sacaleches electrico o manual

Los 6 artículos que te ayudan a tener controlado a tu bebé

A lo largo del embarazo haces todo lo necesario para que tu bebé esté seguro, cómodo y sano. Algo relativamente fácil, puesto que lo llevas a todos sitios contigo, pero una vez que nace, protegerlo ya no es tan sencillo.

Habrá veces en las que necesitarás dejarlo solo en una habitación, mientras tú te duchas, haces las tareas de casa o simplemente descansas un rato, pero para ello necesitas tenerlo controlado o vigilado, en un lugar seguro, de forma permanente.

Por suerte, justo para esos momentos, tienes a tu disposición diversos artículos que te ayudarán a mantener a tu bebé controlado y a salvo, durante un tiempo.

Los 6 artículos que mantienen a tu bebé protegido y a salvo

Vigilabebés

Un vigilabebés es un aparato imprescindible que puede ayudarte de muchas maneras. No solo evita que te tengas que levantar de la cama para ir a ver a tu bebé cada vez que oyes un ruido cuando está durmiendo, también puede ayudarte a controlarlo durante el día.

Hay básicamente dos modelos de vigilabebés: los que sólo emiten sonido y los que ofrecen vídeo y sonido. Además, pueden tener funciones adicionales como termómetro (que indica la temperatura de la habitación), luces o música, que dan mucho juego.

Los modelos con imagen y sonido son los que más control ofrecen, ya que puedes ponerlo en su habitación o en la sala de juegos y vigilar lo que hace sin tener que estar en la misma habitación. Probablemente, puedas oír por ti misma los ruidos del bebé, pero ver lo que tu hijo está haciendo puede darte mucha tranquilidad.

Parque infantil

Es un espacio protegido en el que dejar al bebé para que juegue solo, sin que tengas que estar vigilándolo constantemente.

El diseño más habitual para bebés menores de 12 meses es el que se parece a una cuna, pero más amplio y con las paredes laterales de malla para ver claramente lo que hace el bebé.

La mayoría tiene ruedas para poder desplazarlo de una habitación a otra, así que puedes ponerlo donde quieras.

Gracias al parque, tu bebé estará entretenido durante un buen rato en un lugar controlado y protegido. Para un mayor control, puedes colocar el vigilabebés en la misma habitación que el parque para ver lo que hace en todo momento.

Hamaca

La hamaca cumple la misma función que el parque infantil: ofrecer una zona segura y confortable en la que el bebé pueda estar a solas durante un rato aunque, a diferencia del parque, la hamaca no le va a dejar mucha libertad de movimiento.

Por eso, es más recomendable para los bebés de 0 a 6 meses, que apenas se mueven. Hay hamacas que tienen función balancín o columpio; otras cuentan con móviles con juguetes y música para mantenerlos entretenidos.

Barrera de seguridad

Es muy similar al parque infantil, ya que crea una zona de juego para que el bebé pueda moverse libremente, pero al mismo tiempo está controlado en un área delimitada.

Lo bueno de las barreras de seguridad es que tienen la posibilidad de ampliarse o reducirse, añadiendo o quitando piezas, por lo que puede servirte hasta que tenga varios años.

Puede ponerse en cualquier estancia e incluso puedes colocarlo en el jardín.

Cojín antivuelco

Es un artículo que va a ayudarte a mantener al bebé en posición dorsal y lateral sobre cualquier superficie blanda, sin que sufra ningún accidente o daño. Se suele utilizar durante los primeros meses de vida del bebé, ya que cuando el pequeño empiece a rodar solo, la protección del cojín antivuelco será insuficiente.

Trona

Y para mantenerlo controlado durante la hora de comer, nada mejor que una trona con arnés de seguridad que lo mantiene en la posición correcta para comer y evita que se caiga si tienes que levantarte de la mesa.

Es importante mencionar que aunque estos productos pueden tener controlado y seguro a tu bebé, esto no significa que pueda estar en ellos horas y horas o sin supervisión. Recuerda que los bebés son impredecibles y puede ocurrir un accidente en cualquier momento.

Los 11 productos imprescindibles cuando estás embarazada

Durante el embarazo, tu cuerpo pasará por cambios y experiencias asombrosas, emocionantes, hilarantes e increíbles.

Afortunadamente, hay una gran variedad de productos que hacen que esta etapa sea lo más fácil, cómoda y llevadera posible.

Los 11 productos esenciales que toda futura mamá debería tener

Almohadas de embarazo

Después del primer trimestre, tu floreciente barriga hará que te sea casi imposible sentirte cómoda. Olvídate de poner varias almohadas debajo de tus rodillas y alrededor de tu vientre para poder dormir. Las almohadas de embarazo son la respuesta a tus plegarias.

Las mamás experimentadas saben que es un producto imprescindible durante todo el embarazo y después él.

Ideal para poner entre las rodillas, sostener el vientre o elevar las rodillas.

Cinturón para embarazadas

Muchas embarazadas no son conscientes del daño que el cinturón de seguridad del coche puede causar a un bebé nonato en caso de accidente. Por suerte, el cinturón de seguridad para embarazadas está diseñado para que los viajes en coche sean más seguros, tanto para la futura madre, como para el feto, ya que evitan que la cinta inferior del cinturón repose sobre el abdomen.

En caso de accidente, la presión se transfiere de manera más efectiva y segura a través de la pelvis y las caderas en lugar de al abdomen y el útero. Es adecuado desde los dos meses de embarazo, hasta el parto.

Balón de ejercicio

Siéntate sobre esta pelota de ejercicio para aliviar la tensión y el dolor en las caderas. Pruébalo justo antes de acostarte para que estés más cómoda y pases una buena noche de sueño.

Extensor para sujetador

Cuando estás embarazada, lo primero que cambia es la talla de sujetador, no tanto de copa como de contorno. Por esto, es casi imposible encontrar una talla de sujetador que te quede bien, incluso en los sujetadores de maternidad.

Una gran solución a este problema es el extensor para el sujetador, una manera fácil y barata de añadir unos cuantos enganches extra a tus sujetadores.

Loción, crema o aceite para masajes

Tus pies, manos, tobillos y rodillas se secarán más de lo normal durante el embarazo y, por supuesto, no podrás llegar a ciertas áreas fácilmente. El masaje en las extremidades es importante para mantener la circulación. Elige uno que sea refrescante y/o calmante, con ingredientes como la menta, el limón, el jazmín o la manteca de cacao.

Jengibre

El jengibre es un superalimento maravilloso para lidiar con las náuseas matutinas, ¡especialmente las que parece que nunca desaparecen! Si es tu caso, puedes tomarlo fresco, en infusión, confitado, añadirlo a los platos o en comprimidos.

Aceite o loción anti-estrías

A medida que la piel se estira, daña las fibras de colágeno que le dan elasticidad. Esto provoca tirantez, comezón, picor ocasional y se forman las antiestéticas estrías.

Puedes minimizar el daño utilizando un buen producto anti-estrías regularmente (no vale aplicarlo solo una vez). Si prefieres algo natural, prueba la manteca de cacao, la manteca de karité o el aloe vera.

Pantalones de maternidad

¿No entras en tus vaqueros favoritos? No te preocupes, no tienes porqué llevar los típicos pantalones elásticos durante todo el embarazo. Invierte en uno o dos pares de jeans de maternidad para ir cómoda pero arreglada a cualquier lugar.

Bandas o cintas de embarazo

El propósito principal de las bandas de embarazo es apoyar la parte baja de la espalda y el abdomen en crecimiento durante el embarazo, lo cual tiene muchos beneficios para las mujeres activas que están embarazadas, especialmente durante el segundo y tercer trimestre.

Las bandas hacen que el embarazo sea más cómodo, estimulan la postura correcta y previenen la sobreextensión de la parte baja de la espalda, reduciendo las molestias y el dolor en general.

Zapatos cómodos

Estar embarazada te hace sentir torpe. Tus articulaciones están más débiles, tu centro de gravedad se desplaza, tienes dolores y espasmos extraños y no puedes ver bien por donde estás caminando. Los tacones altos causan dolor de espalda, cadera, rodillas y tobillos, por eso necesitas un apoyo cómodo para el día a día.

Libros sobre embarazo

Aunque durante el embarazo recibes más consejos de los que quieres, necesitas o pides, cuanta más información tengas sobre el embarazo, el parto y la crianza de tus hijos, más preparada estarás. Por lo tanto, cómprate uno o varios libros sobre el embarazo como “Qué se puede esperar cuando estás esperando”, “La Biblia del embarazo” o “Nueve meses de espera”.

Embarazada al volante: todo lo que necesitas saber

Desde el momento en que te enteras de que estás embarazada, te obsesionas con lo que puedes o no puedes hacer en estos nueve meses que te quedan por delante, como, por ejemplo, si podrás hacer running, comer sushi o bañarte en un jacuzzi.

Una de las cuestiones que más dudas suscita es la conducción. Por eso, en este artículo queremos contarte todo lo que necesitas saber de la conducción y el embarazo.

¿Se puede y/o debe conducir cuando estás embarazada?

En principio, estar embarazada no supone ningún riesgo a la hora de conducir, siempre que no haya ninguna razón médica que lo desaconseje, ni tampoco existe una prohibición explícita al respecto en la normativa. Mientras tengas un embarazo normal, puedes seguir conduciendo durante el embarazo, todo va a depender de ti y de cómo te sientas.

Sin embargo, en la recta final del embarazo (de la semana 30 en adelante), pueden aparecer señales que te indiquen que no es aconsejable conducir, tanto desde el punto de vista de la comodidad, como de la protección de tu salud y la de tu bebé.

¿Cuándo no es aconsejable conducir estando embarazada?

Cuando te sientas cansada: no sólo cansa la tensión que genera la dimensión de tu abdomen, sino que también tener una temperatura corporal elevada (el aumento del volumen sanguíneo del cuerpo durante el embarazo afecta la temperatura corporal) puede hacerte sentir somnolienta.

Si a esto le añadimos el hecho de que por las noches no descansas bien debido a que estás incómoda, puede que por el día te encuentres cansada y no sea buena idea conducir.

Si aun así tienes que hacerlo, asegúrate de hacer descansos regulares y conduce solo cuando te sientas alerta y bien descansada.

Cuando tienes calambres: si sufres de calambres durante el embarazo, ten en cuenta que los viajes largos o con mucho tráfico suponen mantener tu postura en la misma posición durante un largo periodo de tiempo.

Esto también puede producir que se te hinchen los pies y los tobillos o que tengas acidez estomacal. La buena noticia es que con un poco de movimiento, puedes aliviar la incomodidad.

Trata de evitar los viajes largos en coche, sobre todo si vas sola. Es mucho más seguro compartir la tarea de conducir con otra persona. En caso de que tengas que hacer un viaje largo, toma un descanso por lo menos cada 90 minutos para estirarte e ir al baño.

¿Qué normativa hay respecto a conducir embarazada?

El uso del cinturón de seguridad en todos los asientos del vehículo es obligatorio para las mujeres embarazadas desde 2006, cuando se introdujo la norma al respecto en el Reglamento General de Circulación.

Esto es debido a que los riesgos de no llevarlo son mayores que llevándolo puesto. Se ha demostrado que usar el cinturón de seguridad es tres veces más seguro que no usarlo durante el embarazo.

El problema de llevar el cinturón, es que la banda inferior queda justo sobre el abdomen y, en caso de accidente, puede provocar daños y lesiones al feto. Sin embargo, el riesgo de lesiones por no usar el cinturón de seguridad es aún mayor.

Por eso, se recomienda abrocharse el cinturón de seguridad con la banda inferior por debajo del abdomen, de manera que quede ajustado en las caderas; y con la banda diagonal sobre la clavícula y rodeando el vientre.

Mantén el cinturón de seguridad ajustado y asegúrate de que la banda diagonal atraviesa tu pecho. Nunca lo coloques detrás del brazo o de la espalda.

Asimismo, las embarazadas al volante deben procurar ampliar la distancia que las separa del mismo, colocándolo a unos 25 cm del abdomen, así se evitarán posibles daños y lesiones en caso de accidente. Esta distancia se debe de ir ajustando al  transcurrir el embarazo. Además, asegúrate de que el volante está inclinado hacia el esternón y no hacia el abdomen.

La combinación de cinturón de seguridad y airbag ofrece a la embarazada el más alto nivel de protección, siempre y cuando el cinturón esté bien colocado. Por eso, es importante que no desconectes los airbags.

¿Qué artículos existen para facilitarnos la conducción estando embarazadas?

Para evitar la incomodidad de tener que reajustar el cinturón de seguridad cada vez que se mueva, existen cinturones para embarazadas que fijan las bandas en una posición mucho más segura para el feto.

También es útil utilizar bandas o cintas de embarazo, especialmente cuando te encuentres en avanzado estado de gestación. Estas bandas ofrecen un apoyo extra para que te sientas más cómoda y tengas menos dolores.

4 juguetes que puedes hacer tu mismo en casa

¿Quieres hacer una manualidad con tu hijo? ¡Qué mejor que hacer juguetes con materiales reciclados! Aquí tienes 4 juguetes que puedes hacer tú mismo en casa, de manera sencilla y rápida, para que tu hijo pueda divertirse en el parque infantil, en la bañera o desarrolle su creatividad haciendo su propia música.

Ideas de juguetes para hacer en casa

Monstruos con guantes

¿Has perdido un guante de lana y no sabes qué hacer con el otro? Conviértelo en un adorable monstruo blandito.

Para crearlo necesitarás:

  • Guante de lana
  • Guata
  • Máquina de coser o aguja e hilo de colores
  • Fieltro (para ojos y boca)
  1. Dale la vuelta al guante y cose una línea en forma de U desde el principio del hueco para el pulgar, hasta el otro lado del guante, dejando un agujero de un dedo de grosor en la parte superior. Puedes coserlo a mano o con máquina de coser.
  2. Dale la vuelta al guante, poniéndolo de nuevo a derechas, dejando el hueco del dedo pulgar dentro.
  3. Rellena el guante con guata, introduciéndolo por el agujero que has dejado, hasta el final de cada uno de los cuatro dedos (que serán los cuatro pies del monstruo).
  4. Cose a mano el orificio para cerrarlo.
  5. Cose al cuerpo del guante piezas de fieltro para que hagan de ojos y boca, cosiéndolos a mano también.

Barquito para el baño

¿Necesitas un barquito para mantener a los niños entretenidos durante el baño? Puedes hacerlo tú mismo de forma fácil y rápida con unos pocos materiales que puedes reciclar.

Para hacer tu propio barquito de juguete necesitarás:

  • 3 tapones de corcho
  • 1 palillo de dientes
  • 2 gomas elásticas
  • Cordón de algodón
  • Un trozo de papel o cartón
  1. Junta los 3 corchos, uno debajo de otro y mantenlos unidos, envolviéndolos con las dos gomas, hasta que estén fijos.
  2. Ata un trozo de cordón de algodón a una de las gomas para poder mover el barco y evitar que se aleje flotando si lo utilizas en un río o lago.
  3. Inserta un palillo de dientes en el corcho central (entre las dos gomas) para formar el mástil.
  4. Corta un trozo de papel o cartón en forma de triángulo escaleno y atraviésalo con el palillo para que se quede fijado formando la vela.

Tren de juguete

Si a tu hijos le gusta jugar con trenes, le encantará este tren fabricado con materiales reciclados.

Materiales necesarios para hacer un tren con tubos de papel:

  • 6 tubos de papel higiénico
  • 1 tubo de cartón más delgado (como el del rollo de papel de aluminio)
  • 20 tapones de botellas de agua
  • Pinturas
  • Hilo
  • Perforadora o algo para hacer un agujero en el tubo de cartón
  • Pistola de pegamento caliente
  • Tijeras
  1. Pinta los tubos de cartón de varios colores. Corta un tubo por la mitad, pero en vez de recto que tenga forma de C para adaptarlo al otro tubo. La primera mitad es para pegarlo sobre el primer tubo y crear la cabina; la otra mitad es para pegarlo en el último tubo como furgón de cola.
  2. Corta también el tubo más delgado en forma de C para pegarlo en el primer tubo para formar la chimenea.
  3. Una vez haya secado la pintura, pega los tubos de la parte superior del motor y el furgón de cola en su lugar.
  4. Pega también 4 tapones en cada tubo de cartón, haciendo las veces de ruedas de tren.
  5. Haz un pequeño agujero en cada esquina de cada tubo. Estos serán los puntos de unión por los que habrá que pasar el hilo para mantener unidos los vagones. Corta el hilo a la longitud deseada y átalo en cada agujero. Continúa el proceso hasta que todos los vagones del tren estén conectados.

Maracas con botellas

Puedes crear instrumentos musicales, como unas maracas, simplemente con una botella de plástico y cinta aislante. Así, tu hijo podrá hacer su propia música y desarrollar su creatividad.

Para hacer una maraca necesitarás:

  • 1 botella de plástico
  • Varios tapones de plástico de colores
  • Un trozo de cinta aislante
  • Unas tijeras
  1. Corta la botella de plástico con las tijeras de forma que te quedes con la parte superior y la base. Recorta bien los bordes para que queden lisos y rectos.
  2. Introduce los tampones en la parte superior de la botella. Puedes introducir unos cuantos, pero tienes que dejar espacio para que se puedan mover y hacer ruido.
  3. Junta los bordes y pégalos con la cinta aislante de forma que no se separen y los tapones no se salgan. ¡Y ya está la maraca!

Tienes el vídeo de la fabricación aquí:

Mochila portabebés vs Carritos de bebé

Aunque te guste hacerlo, es imposible llevar en brazos a tu bebé donde quieras que vayas. Necesitas tener las manos libres para coger cosas, pagar la cuenta o simplemente tomar un café.

Así que necesitas un apoyo, especialmente cuando tienes que salir sola con tu pequeño a cuestas. Es aquí cuando surge la pregunta ¿mochila portabebés o cochecito?

Es una decisión personal, pero antes de elegir, explora las ventajas e inconvenientes de cada tipo de transporte.

Mochilas portabebés

A los bebés les encanta sentirse protegidos en un ambiente cálido similar al útero materno y esto se consigue con las mochilas portabebés. Al estar en contacto directo con la madre, el bebé puede sentir su olor y el latido de su corazón, al igual que cuando estaba en el útero.

Esto proporciona un buen ambiente para calmar y relajar al bebé para que se duerma y estos efectos calmantes pueden ser instantáneos.

El portabebés permite un contacto visual directo. Tu pequeño puede ver tu cara y mirarte, tiene la posibilidad de estudiar tus expresiones faciales, una parte importante del desarrollo infantil.

Un bebé de pocos meses, solo puede ver las cosas que están a 30-45 cm de distancia, ya que la habilidad de ver de lejos viene con el tiempo. Y, además, necesita una estimulación visual en las distancias cortas.

Cuando va en el carrito, los bebés ven a su madre como una mancha borrosa durante bastante tiempo porque está a mucha distancia.

Además, si estás amamantando, puedes utilizar el portabebés para que tu hijo pueda mamar fácilmente en público y permanecer a cubierto, como recomienda este artículo.

Las mochilas portabebés son una gran opción para ir a lugares donde ir con un cochecito es incómodo, como de acampada, de excursión, a la playa, en el transporte público, en lugares muy concurridos, etc.

Sin embargo, resulta difícil de manejar en otros lugares, como cuando vas de compras. Cuando tienes que agacharte o coger cosas de las estanterías, el bebé se interpone en tu camino y existe el peligro de perder el equilibrio, lo cual no sería bueno para ninguno de los dos.

Por otra parte, a medida que el niño crece, la tela elástica de la mayoría de los portabebés se desgasta y, a menos que la distribución del peso sea correcta, también puede empezar a ejercer demasiada presión sobre el armazón. Lo que puede causarte dolor de espalda y hombros.

Además, algunos modelos de portabebés requieren práctica para aprender a colocarlos y atarlos con seguridad.

Carritos de bebé

El mayor beneficio de los carritos de bebé es la facilidad de transporte y la comodidad. Para ir de compras con tu hijo, el cochecito es ideal, pues requiere muy poco esfuerzo físico para empujarlo y puedes llevar todos los accesorios del bebé y los tuyos propios.

Si tienes gemelos o trillizos, el carrito es imprescindible, pues no vas a poder portear a dos o tres a la vez. En su lugar, hay cochecitos de una, dos o tres plazas, en los que caben de todo.

Muchas mamás prefieren llevar un carrito porque los bebés pueden tumbarse cómodamente y dormitar mientras son arrullados por el suave balanceo del cochecito.

Y cuando sean un poco más grandes, querrán un poco más de libertad de la que ofrece una mochila portabebés.

Además, al poder colocarse en varias posiciones, pueden mirar a su alrededor e interactuar con su entorno, algo que cada vez es más importante. Sentarse en el cochecito estimulará su mente y su curiosidad se verá satisfecha.

Las sillas de paseo son perfectas para dar largos paseos o incluso hacer footing o running, una buena manera de ponerte en forma acompañada de tu hijo.

A medida que crecen, los bebés pesan cada vez más, por lo tanto, es casi inevitable que, con el tiempo, el uso de  un cochecito sea necesario.

Por su parte, un carrito puede ser difícil de maniobrar en lugares concurridos, es voluminoso y puede ser incómodo doblarlo en algunas circunstancias, por lo que no es lo más apropiado para todos los viajes.

Además, el coste del carrito es mucho mayor que el de una mochila portabebés. Lo bueno es que con el modelo adecuado, puede hacerte servicio hasta que el bebé comience a andar por sí solo y si piensas tener más hijos, puedes guardarlo para volver a utilizarlo después.

Incluso si planeas utilizar un cochecito, habrá muchas ocasiones en las que la mochila portabebés será una opción bienvenida.

Creo que ambos accesorios tienen sus ventajas, así que ¿por qué no comprar los dos?

¿Cómo hacer tu propio portabebé?

¿Está buscando una manera eficiente, asequible y con estilo de llevar a tu bebé de un lugar a otro, de manera segura?

Si estás cansado de tener que cargar con  tu voluminoso cochecito a donde quiera que vas, un portabebés es la solución ideal para ti.

Llevar al bebé cargado está lleno de ventajas: es una excelente manera de estrechar el vínculo que tienes con él, a la vez que te permite tener las manos libres, algo muy valioso cuando eres padre o madre.

Pero, ¿qué puedes hacer si no te gusta ninguno de los estilos de mochila bebé disponibles o estás buscando algo un poco diferente? Una opción es ¡hacer tu propio portabebés!

Ventajas e inconveniente de los portabebés caseros

Si decides hacer tú mismo el portabebés, debes saber que hay una serie de ventajas e inconvenientes que tienes que valorar.

Entre las ventajas está el poder personalizar el accesorio. Si te resulta difícil encontrar un portabebés en un tamaño que funcione bien tanto para ti como para tu bebé, hacerlo tú mismo puede ser la solución a tu problema.

Podrás adaptar la tela o la forma a las necesidades de tu cuerpo y ajustarlo a tu cuerpo en caso de que aumentes o disminuyas de peso después de que nazca el bebé.

La personalización también incluye el estilo que quieres. Si los portabebés comerciales no se adaptan a tus gustos o estás buscando algo un poco más original, puedes elegir tela, estampado y cualquier otro accesorio adicional que quieras ponerle.

Otra ventaja es que va a ser mucho más barato que las opciones comerciales. Si tienes las herramientas básicas (máquina de coser, tijeras, etc.), simplemente tendrás que comprar la tela y cualquier otro artículo de costura adicional, como hilo, correas, velcro, etc.

Pero no sacrifiques calidad comprando telas baratas sólo para ahorrar dinero. Tu bebé necesita lo mejor.

Pero no todo son ventajas. Hacer algunos tipos de portabebés no es sencillo. Muchos tienen arneses, correas o cintas que pueden ser difíciles de trabajar. Hay nudos, anillos, cierres y cinturones. Si no sabes, no intentes improvisar.

Además, crear tu propio portabebés casero siempre es más arriesgado que usar un modelo que ha pasado los controles de seguridad. ¿Qué pasa si coses mal un arnés o una cinta?

También puede ser difícil determinar el tamaño correcto para tu bebé o crear un modelo que vaya creciendo a medida que lo hace tu hijo.

¿Cómo hacer tu propio fular portabebés?

Los fulares portabebés son los más fáciles y rápidos de confeccionar. Sigue estos sencillos pasos para crear tu propio portabebés en muy poco tiempo.

Materiales:

  • 5 metros de tela elástica
  • Tijeras
  • Máquina de coser e hilo
  1. Elige una tela elástica que tenga un pequeño porcentaje de lycra o elastano, de esta manera, la tela se puede moldear al contorno del bebé y al tuyo. Empieza con un trozo de 5 metros de largo por 1,20 metros de ancho. Si el bebé es pequeño, puede que solo necesite 3,5 metros de largo, podrás juzgar la longitud correcta basándote en el tamaño de su cuerpo, pero siempre es mejor comprar más y recortar según sea necesario.
  2. Lava y seca la tela antes de empezar a trabajarla, así sabrás el tamaño y tipo de tela que tienes para trabajar.
  3. Estira la tela completamente y dóblala por la mitad por el centro, de modo que tengas una pieza de tela de 5 metros de largo por 60 cm de ancho.
  4. Corta por la mitad, justo donde has doblado la tela, para crear dos piezas separadas (2 fulares de 5 m x 60 cm). Puedes ayudarte de un trozo de tiza para marcar la línea por donde cortar.
  5. Pruébate el fular sin el bebé primero. Si parece demasiado largo, corta la longitud extra. Ten la precaución de cortar unos centímetros cada vez para no arriesgarte a tener que volver a coserlo.
  6. Cose todo el borde del fular para que no se deshilache. Puedes saltarte este paso si utilizas una tela que no se deshilacha. El método más rápido es utilizar una máquina de coser.
  7. Si quieres, también puedes coser una pequeña etiqueta de referencia en el centro del fular, para que te sea más fácil de colocar cuando tengas que poner al bebé.
  8. Coloca el fular como lo harías normalmente y pruébalo con el bebé. ¡Y ya estaría listo para usarlo!

Aquí tienes un vídeo que lo explica mejor:

1 2 3 5

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies