7 Consejos para salir a correr con tu bebé

¿Te resultó útil?
(Total: 1 Promedio: 5)

Si acabas de tener a tu bebé y eres de las madres que adoran correr, probablemente te estés preguntando en qué momento podrás retomar tus rutinas de entrenamiento.

Tu médico es el más indicado para asesorarte respecto a cuándo volver a correr dependiendo de tu estado, de cómo haya sido el parto y de cómo de bien esté transcurriendo la recuperación. En cuanto al bebé, la mayoría de los pediatras coinciden en que es conveniente esperar hasta que tenga al menos seis meses para salir a correr con él.

Lo bueno de salir a correr con tu bebé es que no tendrás que pedirle a nadie que lo cuide en tu ausencia y, además, te permitirá compartir con él, desde muy temprano, tu amor por la actividad física.

Además, estos paseos fortalecen el sistema inmunológico del bebé, le permiten respirar aire fresco, así como familiarizarse con el entorno físico y social. Puros beneficios por donde se mire.

En este artículo compartiremos contigo los mejores consejos a tener en cuenta para salir a correr con tu bebé.

Una silla de paseo especial

Para correr con un bebé, es necesario usar una silla de paseo que reúna ciertas características que la hagan resistente a la dinámica, al terreno y a la velocidad del desplazamiento. Para ser exactos, lo que se necesita es una silla de 3 ruedas. Las ruedas de estas sillas son más resistentes y tienen un mayor diámetro y son más anchas que las de las sillas de paseo normales. Además, la delantera o es fija o puede bloquearse para tener mayor estabilidad.

El manillar debe adaptarse a tu estatura para prevenir lesiones. Por otra parte, el espacio de almacenamiento te permitirá llevar la mochila con todo lo que puedas necesitar para ti y el bebé.

Muchos de los coches para correr cuentan con un sistema de frenado especial para prevenir accidentes que se puede activar desde el manillar.

La técnica

Para que puedas sacar el máximo provecho a esta actividad física y tengas mayor control sobre el carrito, debes mantener el manillar lo más cerca posible de tu cuerpo y los brazos flexionados mientras corres.

Para evitar que tu bebé pueda marearse o sentirse incómodo, lo mejor que des prioridad a la distancia y la resistencia, en lugar de intentar ganar, cada vez, más velocidad.

Constancia

Para mejorar tu condición física debes ser constante y entrenar con regularidad. Si es posible, a diario.

Tu bebé necesita de sus paseos y no esto no debe limitarte a la hora de llevar una vida activa y saludable. Además, la actividad física te procurará bienestar emocional.

Llevar lo necesario

Para que tú y tu bebé estéis cómodos, debes llevar contigo todo lo que podáis necesitar:

  • Un par de pañales desechables
  • Toallitas húmedas
  • Una manta por si necesitas cambiar al bebé
  • Abrigo para ambos y gorros por si hace frío o llueve.
  • Saco para capazo para evitar que el bebé se desabrigue sin que te des cuenta
  • Protector solar y gorra, si es verano
  • Merienda para ti y para el bebé ya que, a partir de los seis meses, comienza su alimentación complementaria a la lactancia
  • Agua, la hidratación es fundamental

Seguridad

El bebé debe ir bien sujeto con su sistema de seguridad para evitar accidentes y que pueda salir disparado del cochecito.

Opta por rutas con poco tráfico y evita las horas punta para que el aire esté más limpio.

Informa a tus familiares de la ruta que harás y nunca dejes de sostener el manillar mientras corres.

Otro punto a tener en cuenta es que si llevas algún juguete para el bebé, podría perderse durante el recorrido, así como la manta con la que le abrigues.

Compañía

Correr en compañía de otras madres te permitirá ampliar tu círculo social y el de tu bebé, hará más amena la actividad y evitará que la abandones por falta de motivación.

Ropa y calzado adecuados

Además de emplear la técnica adecuada, utilizar la ropa deportiva adecuada en función del clima, así como un calzado especial para corredores, te ayudará a evitar lesiones durante tus entrenamientos.

Vestirse para correr va mucho más allá de una cuestión estética y estilo personal. Se requieren tejidos transpirables en verano y el abrigo necesario en el invierno.

Recomendación final

Ve gradualmente. No pretendas volver a la rutina de entrenamiento que hacías antes del embarazo. Tu cuerpo ha pasado por enormes cambios y requiere adaptarse. Ve sin prisa, pero sin pausa y disfruta del encanto de tu nueva compañía.

 

About the Author

Hola soy Elena. Soy una madre moderna con pasión por ayudar a los padres a dar el máximo por sus hijos, con una nutrida experiencia en el mundo de los productos para bebés. He gestionado anteriormente una tienda online de productos para bebés y, por tanto, he guiado a innumerables padres en la toma de decisiones informadas para sus pequeños. Mi experiencia práctica no sólo ha sido en el ecommerce para niños y papás sino que también pasé varios años como cuidadora de niños en UK. Esta combinación única de experiencia profesional y personal hace que me haya hecho una persona de confianza en el ámbito del cuidado infantil. Desde hace más de 5 años me dedico al testeo y comparativa de productos de todo tipo en puericultura. Siempre estoy dispuesta a compartir mis conocimientos y experiencia con otros padres. Pincha si quieres saber más sobre mí

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies