¿Es necesario esterilizar los biberones?

¿Te resultó útil?
(Total: 0 Promedio: 0)

Cuando eres madre, y sobre todo primeriza, te obsesionas con la limpieza y desinfección de cualquier cosa que esté en contacto con el bebé.

Lavas cada manta, cada juguete, compras purificadores de aire y desinfectas el suelo hasta casi desgastarlo. Lo mismo ocurre con todos los objetos que utilizas para alimentarlo. Después de todo, la salud y seguridad del bebé es nuestra responsabilidad y prioridad.

Aunque muchos opinan que lavar los biberones con agua y jabón es suficiente, los bebés necesitan una protección adicional pues su sistema inmunológico todavía no se ha desarrollado del todo. De ahí, la necesidad de esterilizar los biberones.

Cualquier resto de leche puede desarrollar bacterias o gérmenes fácilmente, por lo que se recomienda desinfectar todo lo que esté en contacto con la leche o con la boca del bebé.

Si damos el biberón cada dos o tres horas, lavar todas las piezas puede convertirse en una tarea tediosa, especialmente si los biberones tienen un montón de partes intrincadas para reducir la ingesta de aire.

Por eso es mucho más sencillo y cómodo esterilizarlo todo de una vez. Además de limpiar, elimina cualquier microorganismo indeseable y así mantenemos a nuestro bebé sano y protegido de infecciones.

¿Qué se puede esterilizar?

Prácticamente cualquier objeto que se lleve a la boca o que esté en contacto con el alimento: biberones, tetinas, chupetes, juguetes resistentes, sacaleches, etc.

Si optas por comenzar a alimentar a tu bebé con alimentos sólidos antes de los seis meses, también necesitarás esterilizar las cucharas y los cuencos o platos que utilice.

Tipos de esterilizadores

Existen 4 tipos de esterilización:

En agua hirviendo: hervir los biberones es una de las formas más antiguas y baratas de esterilizar. Para ello no hay que invertir en ningún aparato. Simplemente hay que hervir todas las piezas dentro de una olla tapada durante 5 minutos. Después de los 5 minutos, hay que dejar que enfríen a temperatura ambiente. No es el método más fiable, pero es el más barato.

En frío: Este método utiliza agua fría junto con una solución esterilizante, en tableta o líquido. Los biberones y demás artículos, tienen que estar sumergidos en esta solución durante un mínimo de 30 minutos, permaneciendo estériles mientras estén sumergidos (hasta 24 horas). Lo malo es que hay que aclarar todas las piezas antes de utilizarlas.

Con microondas: Si tienes un microondas, este esterilizador es la opción más barata y más fácil. Puedes esterilizar varios biberones a la vez, ahorrando tiempo. Simplemente tienes que introducir todas las piezas en el recipiente, agregar agua en la parte inferior y calentarlo a máxima potencia durante cinco minutos. Generalmente, disponen de pinzas para poder sacar los biberones sin quemarte y sin que se vuelvan a contaminar.

Al vapor eléctrico: Es el método más cómodo, pues simplemente hay que ponerlos dentro del recipiente, encenderlo y esperar. La cantidad de tiempo varía con cada aparato, pero en menos de 15 minutos estará todo esterilizado. Al ser eléctrico, se apaga automáticamente al finalizar, por lo que no hay que estar pendiente de él. Alcanza temperaturas altas, eliminando todas las bacterias, por lo que resulta muy efectivo y preciso.

¿Hasta cuándo hay que esterilizar los biberones?

Es recomendable seguir esterilizando los biberones hasta que el bebé tenga al menos un año. ¿Por qué? Porque de pequeños son más vulnerables a los microorganismos que causan diarreas y vómitos y éstos se pueden desarrollar fácilmente en la leche.

Los biberones y las tetinas tienen muchos recovecos donde se puede quedar la leche, por eso la esterilización es la única manera de asegurarnos de que los biberones estén desinfectados.

¿Cada cuánto hay que esterilizar los biberones?

Durante sus primeros meses de la vida, se recomienda esterilizar todas las piezas antes de su primer uso y después de cada utilización.

Después, se puede esterilizar solamente cuando el niño esté enfermo, el biberón entre en contacto con otros niños que estén enfermos o antes de su primer uso.

Es una cuestión de elección personal. Cada madre es diferente. A mi me gusta esterilizar los biberones diariamente, mientras que otras madres lo hacen semanalmente.

Las madres que utilizan leche de fórmula deben esterilizar los biberones más a menudo que las que dan leche materna, pues nuestra leche es rica en células que combaten enfermedades e infecciones.

La frecuencia de esterilización dependerá de varios factores: la edad y salud del bebé, si estás utilizando leche de fórmula o materna, los componentes de los biberones, si alguna pieza cae al suelo o se mancha, etc.

About the Author

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies