9 Cosas que no debes hacer a la hora de decorar la habitación de tu hijo

¿Te resultó útil?
(Total: 0 Promedio: 0)

La decoración no se limita al momento en el que diseñamos un espacio ya que, por lo general,  con el tiempo cambiamos cortinas, ponemos fotografías, cojines, accesorios, recuerdos de viajes, por lo que pasa a ser un proceso continuo reflejo de nuestras experiencias y personalidad.

Las habitaciones de los niños son uno de los lugares de la casa que más evolucionan porque deben adecuarse a las necesidades cambiantes de nuestros hijos desde su llegada hasta la adolescencia o hasta que se van de casa. Por ésta razón, es importante que no cometas ciertos errores a la hora de decorarlas. A continuación, vamos a ver cuáles son.

Mala elección de la habitación

Si puedes elegir, intenta que la habitación de tu hijo sea la que tenga mayor luz natural. También es importante que esté cerca de tu dormitorio para que puedas escucharle si se despierta durante la noche, así como estudiar el espacio, dimensión y disposición con la que deberás colocar los diferentes elementos del mobiliario.

Desestimar la importancia de la iluminación

Es uno de los errores más comunes. Las necesidades de iluminación van cambiando a medida que el niño crece. Lo ideal es contar una lámpara ubicada en el techo en centro de la habitación, pero seguramente también necesitarás:

  • Iluminación puntual y tenue cerca de la cuna o el cambiador para cuando sea necesario atender al bebé durante la noche y no sobre estimularlo encendiendo la luz principal
  • Luces quitamiedos para cuando el niño empiece a sentir miedo a la oscuridad, lo cual suele ser una parte normal de su desarrollo
  • Una lámpara infantil cerca del cabecero de la cama

Gastar más de lo necesario

Con el tiempo, tu bebé crece y deberás introducir cambios en la decoración, reemplazar la lámpara infantil, la mecedora para amamantar, el cambiador con bañera, mayor espacio para almacenar juguetes o introducir un rincón de lectura.

Invertir mucho en muebles podría ser una pérdida de dinero, aparte de generarte un problema a la hora de guardar o de deshacerte de un mobiliario que no necesitarás.

La primera vez decorarás la habitación a tu gusto basándote en un presupuesto, pero en cuanto el bebé comience a hablar y manifestar sus preferencias, necesitarán realizar cambios en la decoración. Por eso, lo razonable es no invertir dinero en exceso. Además, actualmente, hay gran cantidad de opciones de “Hazlo tú mismo”, así que decorar la habitación de tu hijo por poco dinero es algo cada vez más fácil.

Mobiliario que no se ajusta a la edad del niño

En el afán de ahorrar, muchas familias destinan a la habitación del niño piezas de mobiliario que ya no usan y no quieren tirar.

Ya sea porque son reliquias familiares o por ahorrar, los escritorios y cómodas deben adaptarse a la estatura y edad de tu hijo. Si por sus dimensiones pueden ser utilizados, entonces deberían ser restaurados y pintados para que combinen con la decoración y no parezcan un pegote.

Mala elección del color

Algunos padres asocian el colorido brillante con las habitaciones infantiles, pero lo recomendable es elegir colores suaves o neutros que hacen que la habitación parezca más espaciosa y, además, reflejan mejor la luz.

Agregar color con los accesorios suele ser la mejor estrategia porque el dormitorio de tu hijo tiene que ser estimulante, pero también es un espacio para el descanso y la relajación.

Habitación monotemática

Las habitaciones de los niños son espacios cambiantes de acuerdo a su edad y gustos, por lo que invertir mucho en accesorios relacionados con un tema muy específico es un error que puede resultar muy costoso.

Centrarse en un personaje animado y ponerlo en las cortinas, la lámpara infantil, la alfombra, muebles, sábanas y tapizados es decorar con un tema que podría dejar de interesarla a tu hijo en cualquier momento. Lo mejor es elegir un estilo neutral que pueda ir cambiando con el tiempo sin invertir mucho dinero y con el que se sienta más a gusto, aunque tampoco pasa nada porque alguno de los accesorios lleve alguno de sus personajes favoritos.

Inseguridad

La habitación de tu hijo debe ser un lugar seguro para él. Limitarse a la parte estética a la hora de decorar es un grave error.

Todos los aparatos y mobiliario infantil que compres deben estar certificados por la Unión Europea. Aparte de eso, cuida aspectos como:

  • La separación entre los barrotes de la cuna
  • La elección del colchón
  • Retirar elementos y colchas de la cuna a la hora de dormir
  • No dejar colgando tiras o cordones como los de las cortinas o aparatos eléctricos
  • Utiliza pinturas no tóxicas para paredes y superficies del mobiliario
  • Airear la habitación con regularidad
  • Obstaculizar el acceso del niño a los enchufes

Olvidarse del suelo

Los primeros días, tu pequeño sólo se alimentará y dormirá, pero pronto comenzará a pasar cada vez más tiempo despierto y empezará a tener una mayor movilidad.

Casi sin darte cuenta, llegará el momento de ponerle en el suelo para estimular su desarrollo neurológico y físico. Es muy importante que el suelo sea de un material cálido y fácil de limpiar para cuando comience a gatear y a caminar porque cuanto más tiempo pase descalzo, mejor.

Para finalizar

Uno de los mayores errores a la hora de decorar la habitación de tu hijo es no destinar un espacio para el almacenaje.

Los bebés desde su llegada comienzan a acumular cosas: ropita, pañales, el cochecito, el moisés, la bañera, la sillita de comer, libros, juguetes, los regalos de la familia y un sinfín de cosas que la mayoría de los padres no prevé. Tener espacio (armarios, estantes, repisas y cajas) para guardar todas estas cosas debe ser una prioridad.

About the Author

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies