Mi bebé tiene diarrea: ¿qué hago?

¿Te resultó útil?
(Total: 0 Promedio: 0)

Según la ONG Intermón Oxfam, alrededor de 40 niños mueren cada hora en el mundo debido a la diarrea .

Si, la diarrea es un problema de salud frecuente que debe ser atendido a tiempo, especialmente cuando se presenta en niños.

¿Qué es la diarrea?

En la diarrea se altera la consistencia de las heces y la frecuencia de las evacuaciones. También puede aparecer con moco y sangre. Los bebés tienen una dieta líquida y un estómago muy pequeño, por lo que sus deposiciones son frecuentes y, generalmente, pastosas.

A medida que transcurre el tiempo, se suelen ir regulando los hábitos intestinales del bebé y sabrás qué esperar y qué no. Es preciso estar atenta a cualquier cambio en la consistencia y frecuencia de las evacuaciones, sobre todo si viene acompañado de malestar, fiebre, pérdida del apetito, vómitos o irritabilidad.

Uno de los mayores peligros de la diarrea es la deshidratación por su potencial para causar convulsiones y, en casos severos, la muerte.

Causas

Las causas más frecuentes de la diarrea aguda (la que dura menos de dos semanas), suelen ser:

  • Alergias alimentarias
  • Toma de antibióticos del bebé o de la madre que amamanta
  • Gastroenteritis
  • Intoxicación

Si la diarrea es crónica (dura más de dos semanas), podría deberse a:

  • Intolerancia a la lactosa
  • Consumo excesivo de algún alimento
  • Celiaquía
  • Parasitosis

Otras causas pueden ser los cambios en la dieta del bebé o la madre que amamanta o la erupción de los dientes porque el niño tiende a llevarse las manos a la boca con mayor frecuencia.

¿Qué hacer?

Lo primero de todo es no esperar para actuar ya que se corre el riego de que el bebé se deshidrate y, por tanto, pierda peso y minerales.

A continuación, vamos a ver qué podemos hacer.

Observa cuidadosamente a tu bebé

Esto te permitirá notar los cambios en su conducta y sus deposiciones. Pon especial atención a la frecuencia y la consistencia de las mismas o si notas algún olor especialmente fétido que no sea usual.

Si es posible, lleva un registro del número de evacuaciones y sus características. Si vas a consultar al pediatra, ésta información resultará muy útil.

Evita bañarlo en la bañera

Si tu bebé es pequeño y aún lo bañas en la bañera, podrías prescindir de ésta mientras se recupera de la diarrea. Podría tener algún escape de heces durante el baño y volver a contaminarse por el contacto de éstas con el agua.

Prueba a bañarlo en el lavabo por unos días, después podrás retomar la rutina con su bañera o bañera cambiador, lo que tengas.

Alimentación

Ofrece alimentos a tu bebé con frecuencia para reponer los líquidos perdidos, especialmente si todavía se alimenta exclusivamente de leche materna. Si tu bebé toma leche de fórmula, deberías considerar la opción de ofrecerle, temporalmente, alguna leche de origen vegetal que resulte menos irritante hasta que se restablezca.

Para los bebés más grandes que ya han iniciado la alimentación sólida, puedes ofrecer un poco de puré de plátano o de manzana, sin azúcar ni edulcorantes. Lo importante es suministrar pequeñas cantidades con frecuencia.

Temperatura

Vigila su temperatura. Algunas infecciones con parásitos pueden producir fiebre. Utiliza un termómetro y lleva un registro de las mediciones a lo largo del día.

Lavado de manos

El lavado frecuente de manos es una excelente práctica higiénica a la que debes prestar especial atención si tu bebé tiene diarrea, sobre todo, después de cada cambio de pañal.

Mantén limpias las manos del bebé y pide a quienes te visiten que se laven las manos antes de tocarle.

Cambios de pañal con más frecuencia

Para prevenir complicaciones por la dermatitis del pañal, cambia a tu bebé con frecuencia y lava sus genitales. El roce frecuente con las toallitas húmedas podría irritar su piel.

Consultar al pediatra

Las diarreas pueden ser habituales y, por lo general, no duran más de unas 48 horas. Pasado ese período de tiempo y en caso de que el bebé no mejore y se vea muy decaído, debes consultar al pediatra.

Otras señales de alarma incluyen:

  • Moco, sangre o pus en las heces
  • Piel seca y ojos hundidos
  • Llanto persistente e irritabilidad o llanto sin lágrimas
  • Vómito

Tu pediatra evaluará a tu bebé y te indicará los medicamentos y la solución de rehidratación oral en caso de que sea necesario. No le des medicamentos para la diarrea a tu bebé antes de que lo vea el pediatra, se alteraría el cuadro y será más difícil que pueda hacer un diagnóstico preciso.

También debes evitar dar infusiones o tés a tu bebé que pueden ser beneficiosos para los adultos, pero tóxicos para él porque su sistema gastrointestinal e inmunológico aún están en desarrollo.

 

Otras Entradas que te Pueden Interesar...

Consejos para comprar la mejor bañera para tu bebé

About the Author

Hola soy Elena. Soy una madre moderna con pasión por ayudar a los padres a dar el máximo por sus hijos, con una nutrida experiencia en el mundo de los productos para bebés. He gestionado anteriormente una tienda online de productos para bebés y, por tanto, he guiado a innumerables padres en la toma de decisiones informadas para sus pequeños. Mi experiencia práctica no sólo ha sido en el ecommerce para niños y papás sino que también pasé varios años como cuidadora de niños en UK. Esta combinación única de experiencia profesional y personal hace que me haya hecho una persona de confianza en el ámbito del cuidado infantil. Desde hace más de 5 años me dedico al testeo y comparativa de productos de todo tipo en puericultura. Siempre estoy dispuesta a compartir mis conocimientos y experiencia con otros padres. Pincha si quieres saber más sobre mí

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies