Category Archives for "Mochilas portabebés"

Mochila portabebés vs Carritos de bebé

Aunque te guste hacerlo, es imposible llevar en brazos a tu bebé donde quieras que vayas. Necesitas tener las manos libres para coger cosas, pagar la cuenta o simplemente tomar un café.

Así que necesitas un apoyo, especialmente cuando tienes que salir sola con tu pequeño a cuestas. Es aquí cuando surge la pregunta ¿mochila portabebés o cochecito?

Es una decisión personal, pero antes de elegir, explora las ventajas e inconvenientes de cada tipo de transporte.

Mochilas portabebés

A los bebés les encanta sentirse protegidos en un ambiente cálido similar al útero materno y esto se consigue con las mochilas portabebés. Al estar en contacto directo con la madre, el bebé puede sentir su olor y el latido de su corazón, al igual que cuando estaba en el útero.

Esto proporciona un buen ambiente para calmar y relajar al bebé para que se duerma y estos efectos calmantes pueden ser instantáneos.

El portabebés permite un contacto visual directo. Tu pequeño puede ver tu cara y mirarte, tiene la posibilidad de estudiar tus expresiones faciales, una parte importante del desarrollo infantil.

Un bebé de pocos meses, solo puede ver las cosas que están a 30-45 cm de distancia, ya que la habilidad de ver de lejos viene con el tiempo. Y, además, necesita una estimulación visual en las distancias cortas.

Cuando va en el carrito, los bebés ven a su madre como una mancha borrosa durante bastante tiempo porque está a mucha distancia.

Además, si estás amamantando, puedes utilizar el portabebés para que tu hijo pueda mamar fácilmente en público y permanecer a cubierto, como recomienda este artículo.

Las mochilas portabebés son una gran opción para ir a lugares donde ir con un cochecito es incómodo, como de acampada, de excursión, a la playa, en el transporte público, en lugares muy concurridos, etc.

Sin embargo, resulta difícil de manejar en otros lugares, como cuando vas de compras. Cuando tienes que agacharte o coger cosas de las estanterías, el bebé se interpone en tu camino y existe el peligro de perder el equilibrio, lo cual no sería bueno para ninguno de los dos.

Por otra parte, a medida que el niño crece, la tela elástica de la mayoría de los portabebés se desgasta y, a menos que la distribución del peso sea correcta, también puede empezar a ejercer demasiada presión sobre el armazón. Lo que puede causarte dolor de espalda y hombros.

Además, algunos modelos de portabebés requieren práctica para aprender a colocarlos y atarlos con seguridad.

Carritos de bebé

El mayor beneficio de los carritos de bebé es la facilidad de transporte y la comodidad. Para ir de compras con tu hijo, el cochecito es ideal, pues requiere muy poco esfuerzo físico para empujarlo y puedes llevar todos los accesorios del bebé y los tuyos propios.

Si tienes gemelos o trillizos, el carrito es imprescindible, pues no vas a poder portear a dos o tres a la vez. En su lugar, hay cochecitos de una, dos o tres plazas, en los que caben de todo.

Muchas mamás prefieren llevar un carrito porque los bebés pueden tumbarse cómodamente y dormitar mientras son arrullados por el suave balanceo del cochecito.

Y cuando sean un poco más grandes, querrán un poco más de libertad de la que ofrece una mochila portabebés.

Además, al poder colocarse en varias posiciones, pueden mirar a su alrededor e interactuar con su entorno, algo que cada vez es más importante. Sentarse en el cochecito estimulará su mente y su curiosidad se verá satisfecha.

Las sillas de paseo son perfectas para dar largos paseos o incluso hacer footing o running, una buena manera de ponerte en forma acompañada de tu hijo.

A medida que crecen, los bebés pesan cada vez más, por lo tanto, es casi inevitable que, con el tiempo, el uso de  un cochecito sea necesario.

Por su parte, un carrito puede ser difícil de maniobrar en lugares concurridos, es voluminoso y puede ser incómodo doblarlo en algunas circunstancias, por lo que no es lo más apropiado para todos los viajes.

Además, el coste del carrito es mucho mayor que el de una mochila portabebés. Lo bueno es que con el modelo adecuado, puede hacerte servicio hasta que el bebé comience a andar por sí solo y si piensas tener más hijos, puedes guardarlo para volver a utilizarlo después.

Incluso si planeas utilizar un cochecito, habrá muchas ocasiones en las que la mochila portabebés será una opción bienvenida.

Creo que ambos accesorios tienen sus ventajas, así que ¿por qué no comprar los dos?

¿Cómo hacer tu propio portabebé?

¿Está buscando una manera eficiente, asequible y con estilo de llevar a tu bebé de un lugar a otro, de manera segura?

Si estás cansado de tener que cargar con  tu voluminoso cochecito a donde quiera que vas, un portabebés es la solución ideal para ti.

Llevar al bebé cargado está lleno de ventajas: es una excelente manera de estrechar el vínculo que tienes con él, a la vez que te permite tener las manos libres, algo muy valioso cuando eres padre o madre.

Pero, ¿qué puedes hacer si no te gusta ninguno de los estilos de mochila bebé disponibles o estás buscando algo un poco diferente? Una opción es ¡hacer tu propio portabebés!

Ventajas e inconveniente de los portabebés caseros

Si decides hacer tú mismo el portabebés, debes saber que hay una serie de ventajas e inconvenientes que tienes que valorar.

Entre las ventajas está el poder personalizar el accesorio. Si te resulta difícil encontrar un portabebés en un tamaño que funcione bien tanto para ti como para tu bebé, hacerlo tú mismo puede ser la solución a tu problema.

Podrás adaptar la tela o la forma a las necesidades de tu cuerpo y ajustarlo a tu cuerpo en caso de que aumentes o disminuyas de peso después de que nazca el bebé.

La personalización también incluye el estilo que quieres. Si los portabebés comerciales no se adaptan a tus gustos o estás buscando algo un poco más original, puedes elegir tela, estampado y cualquier otro accesorio adicional que quieras ponerle.

Otra ventaja es que va a ser mucho más barato que las opciones comerciales. Si tienes las herramientas básicas (máquina de coser, tijeras, etc.), simplemente tendrás que comprar la tela y cualquier otro artículo de costura adicional, como hilo, correas, velcro, etc.

Pero no sacrifiques calidad comprando telas baratas sólo para ahorrar dinero. Tu bebé necesita lo mejor.

Pero no todo son ventajas. Hacer algunos tipos de portabebés no es sencillo. Muchos tienen arneses, correas o cintas que pueden ser difíciles de trabajar. Hay nudos, anillos, cierres y cinturones. Si no sabes, no intentes improvisar.

Además, crear tu propio portabebés casero siempre es más arriesgado que usar un modelo que ha pasado los controles de seguridad. ¿Qué pasa si coses mal un arnés o una cinta?

También puede ser difícil determinar el tamaño correcto para tu bebé o crear un modelo que vaya creciendo a medida que lo hace tu hijo.

¿Cómo hacer tu propio fular portabebés?

Los fulares portabebés son los más fáciles y rápidos de confeccionar. Sigue estos sencillos pasos para crear tu propio portabebés en muy poco tiempo.

Materiales:

  • 5 metros de tela elástica
  • Tijeras
  • Máquina de coser e hilo
  1. Elige una tela elástica que tenga un pequeño porcentaje de lycra o elastano, de esta manera, la tela se puede moldear al contorno del bebé y al tuyo. Empieza con un trozo de 5 metros de largo por 1,20 metros de ancho. Si el bebé es pequeño, puede que solo necesite 3,5 metros de largo, podrás juzgar la longitud correcta basándote en el tamaño de su cuerpo, pero siempre es mejor comprar más y recortar según sea necesario.
  2. Lava y seca la tela antes de empezar a trabajarla, así sabrás el tamaño y tipo de tela que tienes para trabajar.
  3. Estira la tela completamente y dóblala por la mitad por el centro, de modo que tengas una pieza de tela de 5 metros de largo por 60 cm de ancho.
  4. Corta por la mitad, justo donde has doblado la tela, para crear dos piezas separadas (2 fulares de 5 m x 60 cm). Puedes ayudarte de un trozo de tiza para marcar la línea por donde cortar.
  5. Pruébate el fular sin el bebé primero. Si parece demasiado largo, corta la longitud extra. Ten la precaución de cortar unos centímetros cada vez para no arriesgarte a tener que volver a coserlo.
  6. Cose todo el borde del fular para que no se deshilache. Puedes saltarte este paso si utilizas una tela que no se deshilacha. El método más rápido es utilizar una máquina de coser.
  7. Si quieres, también puedes coser una pequeña etiqueta de referencia en el centro del fular, para que te sea más fácil de colocar cuando tengas que poner al bebé.
  8. Coloca el fular como lo harías normalmente y pruébalo con el bebé. ¡Y ya estaría listo para usarlo!

Aquí tienes un vídeo que lo explica mejor:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies